lunes, 16 de enero de 2012

Fabas de Lourenzá con almejas de Carril






Hace un par de meses visite Villagarcía, ciudad, a la que durante los cinco años que viví en Catoira, estuve muy vinculada. ¡Fue estupendo!  Encontré viejos amigos, recorrí lugares que me traen muy buenos recuerdos;  y ¡oh casualidad! descubrí las fabas de Lourenzá.
De regreso a casa decidimos comer en un churrasco que visitábamos muy a menudo  cuando vivíamos allí.  El Churrasco de Rubianes, como todo en este país en los últimos años, ha mejorado mucho,  en sus instalaciones y en  su oferta gastronómica;  en la carta llamaron mi atención las citadas fabas. Decidí probarlas, estaban buenísimas, así que siguiendo mi costumbre cuando algo me sorprende. pregunté por tan exquisito manjar.
Nos atendió un joven muy amable, que sería un niño cuando nosotros íbamos por allí, estuvimos hablando de aquellos tiempos en que era su abuelo el que regentaba el local;  no sólo nos contó como descubrió las fabas, sino que además nos regaló una bolsita,  que son estas que veis aquí fotografiadas. En su honor busqué unas almejas de Carril  que también me traen buenos  recuerdos culinarios y preparé este delicioso plato.
Al respeto de las fabas he de decir, que es un producto con denominación de origen, tiene un museo y un centro de interpretación;  aquí os dejo  la dirección  Lourenza
 Las he encontrado con facilidad aquí en Pontevedra, las venden en un par de tiendas de delicatessen, en una en bolsas de 1kg. y en la otra las venden al peso. Ya os contaré.

















Ingredientes:
1/4 k. de fabas de Lorenzá
1 kg. de almejas de Carril
1 cebolla
2 dientes de ajo
50 ml de aceite de oliva virgen
1 cucharada de harina
1 cucharadita de pimentón
una puntita de pimentón picante (optativo)
1 trozito de guindilla (optativo)
2 cucharadas de perejil picado
1/2 vaso de vino blanco de buena calidad
2 hojas de laurel
sal

Preparación:
Las fabas se ponen en remojo durante 12 horas.
Se lavan y se cubren con gua fría. Se ponen  a fuego suave con 1/2 de cebolla y 1 hoja de laurel se vigila su cocción y se asustan de vez en cuando con un chorrito de agua fría. Tardan en cocerse una hora y media aproximadamente.
Las almejas se lavan minuciosamente. Un par de horas antes se ponen en un recipiente amplio con un puñado de sal y se le cambia el agua tres o cuatro veces para que vayan  bebiendo y soltando la arena, después las lavaremos concienzudamente frotando unas con otras hasta que el agua salga limpia. En una cazuela se pone medio vaso de agua y una hoja de laurel, cuando hierba añadimos las almejas tapamos y dejamos que se abran. Una vez abiertas se retiran con una espumadera y se reservan.
En una tartera de barro ponemos la cebolla y el ajo y la guindilla, todo  muy picadito.   cuando esté pochado añadimos el pimentón y removemos brevemente a fuego bajo para que no se queme.
Espolvoreamos con la harina removemos y mezclamos bien. cocinamos hasta que se dore ligeramente.
Añadimos el vino removemos y dejamos reducir ligeramente. Añadimos el agua de las almejas y dejamos cocer unos minutos para que espese la salsa.
Agregamos las almejas las mezclamos suavemente para impregnarlas de la salsa. Probamos y compramos el punto de sal, probablemente tengan suficiente con el de las almejas.
Ahora procedemos a mezclar las almejas con la fabas estofadas , añadimos el perejil y removemos muy suavemente.  Dejamos hervir un par de minutos apagamos el fuego dejamos reposar 2 minutos más y servimos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos