viernes, 30 de marzo de 2012

Bandeja pintada


Había una vez, una chica que compró una bandeja, porque le gustaban sus flores. Pero un día se cayó y se rompió. 
Como yo de vez en cuando le hago algún regalo a esta chica, en esta ocasión no tuve que comerme el coco, con hacer una bandeja parecida ¡listo!

Así que manos a la obra. Tenía una bandeja de madera por casa.  La pinté con una laca blanco roto,  transferí el dibujo y me puse a darle a los óleos frenéticamente, 

cuando la cosa me convenció deje que se secara totalmente. 
Una vez seca la barnicé y ese fue mi gran error. Para barnizarla usé un barniz de poliuretano  sintético, lo que hizo que con el tiempo tenga este color amarillento, que no era lo que yo pretendía, pero en fin ¡cosas que pasan!.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos