viernes, 23 de marzo de 2012

Grecia (III) De Delfos a Epidauro


Después de haber dejado atrás las maravillosas Meteoras y sus monasterios nos encaminamos hasta la mítica Delfos.
Dice la leyenda que Delfos, es el centro de la tierra descubierta por Zeus. al liberar dos águilas desde los extremos opuestos del universo para ver donde se cruzaban. A este lugar se le atribuyen poderes místicos. En la antigüedad las sacerdotisas se comunicaban con el oráculo de Delfos que vaticinaban sus profecías.

En la actualidad como 
casi todo en Grecia, son ruinas, si bien dan una clara idea de la grandeza del lugar, tiene además un interesante museo donde no se pueden hacer fotos.













Estas dos nos han costado una soberana bronca.


Una vista desde el pueblo de Delfos sobre el Golfo de Corinto.


El monasterio de Osios Loukás, es uno de los más bellos de Grecia con hermosos frescos bizantinos, está situado en un bonito lugar que mira a un valle y a la elevada cordillera Elikonas. Sus iglesias datan del siglo XI y están cubiertas de maravillosos mosaicos de mármol y de preciosos iconos.




El canal de Corinto
El pequeño istmo que une  la Grecia continental con el Peloponeso fue un motivo de frustración
para los marineros que se veían  obligados a realizar largos y peligrosos viajes al rededor de la península.
Desde los emperadores romanos hasta Alejandro Magno se intentó abrir un canal, 

 pero solo en el año 1893 los ingenieros franceses dinamitaron un paso en la roca que ha dejado la distancia en 6 km y una hora de travesía.

Acrocorinto. Esta elevada roca en las inmediaciones de Corinto fue la fortificación natural más  resistente de la Grecia antigua. Las construcciones que se contemplan hoy son medievales turcas construidas sobre edificaciones más antiguas. La subida es dura, recompensada por unas estupendas vistas.


Al desplazarnos por la zona contemplábamos estas deliciosas imágenes de los almendros en flor.

Micenas es un yacimiento arqueológico de capital importancia para  entender la historia y el arte griego. La acrópolis tiene forma de triángulo irregular y se adapta a  las formas del terreno con una superficie de 30,000 metros cuadrados.

Para calibrar la grandeza  de Micenas además de conocer un poco su historia es aconsejable visitar el museo Arqueológico de Atenas, las salas dedicadas a los hallazgos del alemán Schliemann dejan claro el poderío de aquella civilización que dio nombre a la cultura de los primeros griegos, allá por el II milenio antes de Cristo. En este yacimiento se encontró la famosa mascara de Agamenón, una pieza única, de belleza inenarrable y de la que soy devota admiradora.





La  puerta de los leones es la entrada principal al recinto arqueológico. Es del siglo XV y tiene dos leones rampantes en relieve frente a una columna.






Este túmulo y esta puerta tan espectacular pertenecen a una tumba llamada el tesoro de Atreo  son unas tumbas que están construidas  fuera de las murallas y reciben el nombre de  los tholoi o también tesoros.
La puerta da acceso a una 
cámara circular cubierta por una falsa cúpula.



La fortaleza de Palamedes en Nauplio en donde se pueden contemplar unas espectaculares vistas sobre el golfo de la argólida y sobre el precioso pueblo marinero de Nauplio en donde la cámara se quedó sin batería y nosotros sin fotos, de todos modos si os interesa en la red hay muchas fotos que os mostraran lo bonito que es el lugar. 


Esta es una vista del pueblo desde la entrada de la fortaleza



Para los aficionados al teatro, entre los que me encuentro, este lugar es mágico no solo por el lugar si no por lo que ha significado en el pasado para el desarrollo del arte teatral.

El teatro data del siglo IV a.C.. Es uno de los mejores yacimientos de Grecia y se conserva en perfecto estado. Se le atribuye el diseño a Policleto el joven.  Es el teatro de la antigüedad con mejor acústica del mundo y sirvió  de modelo a numerosos teatros griegos, convirtiéndose en el símbolo del  teatro griego antiguo.

Como dato curioso aquí se proclamó la independencia de Grecia en 1822.

1 comentario:

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos