miércoles, 31 de julio de 2013

Bizcocho de calabacín, limón y semillas de amapola

Hola amigos! Nunca me imaginé cuando empecé a comer calabacín  (que en principio no me gustaba mucho) que se acabaría convirtiendo en un alimento casi imprescindible, y mucho más desde que he descubierto que hace unos dulces tan jugosos, ligeros y sabrosos. En la entrada anterior os hablé de unos cupcakes , la receta la pondré el viernes, porque aquella receta es hija de esta y este bizcocho es...de momento, mi bizcocho favorito, adoro su jugosidad, su sabor cítrico y encontrarme esas semillitas crujientes por el medio; a mi me encanta con un glaseado de limón; los míos dicen que está también muy bueno sin él (la culpa seguramente la tiene en que a mi me gusta que me sepa a limón, no azúcar...por ello no os pongo cantidad de azúcar glacé, porque yo le pongo muy poquito y los más golosos lo prefieren más dulce)...si alguien lo hace que pruebe de las dos maneras.
Una de mis plantas en plena producción





Ingredientes:

150 g de azúcar de caña bio del Comercio Justo
175 g de harina 
75 g de harina integral
2 cucharadas de semillas de amapola
2 cucharaditas de levadura química
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de jengibre en polvo
350 g de calabacín rallado
1 limón (la ralladura )
3 huevos grandes
100 g de aceite de oliva suave (125 ml)
Paran el glaseado:
1 limón (el zumo)
2 cucharadas de azúcar normal
y azucar glacé al gusto 
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC. Y se engrasa y enharina un molde.
Rallamos el calabacín y lo ponemos en un escurridor, oprimiéndolo un poco para que suelte el exceso de liquido.
En un bol mezclamos las harinas, el azúcar, la levadura, el bicarbonato, las especies, las semillas y la sal.
En otro recipiente mezclamos, el calabacín escurrido, el aceite, la ralladura del limón y los huevos, removemos ligeramente  y añadimos al bol de la harina, mezclamos, (no es necesario remover en exceso), ponemos en el molde elegido y se cuece en el horno 25-30 minutos, o hasta que al introducir una brocheta esta salga limpia.

Durante los últimos minutos de cocción del bizcocho se prepara el glaseado, batiendo el zumo de limón con los azúcares

Dejar que el bizcocho se temple unos 10 minutos, desmoldar, glasear  y dejar sobre una rejilla para que se enfríe.

lunes, 29 de julio de 2013

Tarta de coco y cerezas


Hola amigos! Empezamos una nueva semana y de nuevo nos sobrecogen las imagenes llegadas de Italia...resulta difícil asimilar tanta tragedia; para ellos también mis condolencias y mis deseos de una pronta recuperación de los heridos.
En cuanto a la receta de hoy sigue siendo deudora de mi viaje a Marruecos. Cuando viajo siempre compro revistas y libros de cocina, como de árabe lamentablemente no entiendo ni torta, me fui a lo francés que algo me queda del lejano bachiller. La receta está inspirada en una de las revistas que compré. Ayer tuve una comida con amigos y compañeros voluntarios de Solidaridad Galicia, como siempre llevo algún postre nuevo, y tenía cerezas maduras, me decidí por ella... ¡voló entre exclamaciones!...y atentos al otro postre, unos cupcakes de calabacines que  fueron otro suceso.

Ingredientes:
500 g de cerezas bien maduras
1 paquete de masa brisa
2 huevos grandes
80 g de mantequilla
120 g de azúcar
100 g de coco rallado del Comercio Justo
2  limas 
Preparación:
Las cerezas  se lavan,  se retirar  tallos y  pepitas y las  separamos en dos. Reservamos.
Se funde la mantequilla y dejamos que alcance la temperatura ambiente.
Precalentamos el horno a 180ªC.
Batimos los huevos con el azúcar, añadimos el coco, la mantequilla enfriada y la ralladura de una lima.
Extendemos la pasta brisa sobre un molde de tarta. Yo usé uno desmontable de 26 cm., y usé el mismo papel en que viene envuelta la masa como base, resulta más fácil para desmoldar, esta tarta es muy frágil. La masa en este caso es más grande que el molde, así que retiré la sobrante utilizando el borde del molde como cortador. 
Sobre la masa colocamos las cerezas y vertemos  sobre estas la crema que tenemos preparada.
La cocemos en el horno caliente durante 25 minutos.
Desmoldamos, dejamos enfriar y la cubrimos con coco rallado y la ralladura de la otra lima.
Os aseguro que fue un verdadero placer ver los rostros, y oír los comentarios de los comensales, excepto una que no le gustan los dulces que llevan fruta fresca.
Fuente:  Maxi  Cuixine, junio 2013

viernes, 26 de julio de 2013

Ghoribas

Hola amigos! Desde hace dos días que  me asomé por última vez a esta ventana para celebrar con alegría la fiesta del Galicia, hemos sido azotados por una enorme tragedia que ha dejado un montón de muertos y heridos, y un enorme reguero de dolor en muchísimos lugares de España, e incluso en algunos del extranjero. Desde este pequeño rincón... Mi mas sentido pésame a los familiares de las victimas... Mis mayores deseos de una pronta recuperación a los heridos... Y todo el agradecimiento del mundo a tanta y tantas personas que han volcado en ayudar a los afectados.
Y muchas gracias a muchos de vosotros que os habéis interesado directamente  por mi familia  y por mis amigos, que en esta ocasión, gracia a Dios,   no se han visto afectados.
Y  como la vida continua, os dejo una receta de pastas marroquíes que os había prometido en una entrada anterior. Son unas pastas un poco diferentes a las que estamos acostumbradas, como veréis están hechas con sémola, un ingrediente muy utilizado en la cocina marroquí...el pan por ejemplo lo lleva y es una esquisited, en breve os pondré a receta
Ingredientes:

250 g de mantequilla
125 g de harina 
125 g,  de azúcar glas
300 g de sémola muy fina
2 huevos 
1 cucharada de extracto de vainilla natural
1 clara de huevo
Almendras naturales
Preparación:
Se derrite la mantequilla en un cazo de fondo grueso. Se retira la espuma de la superficie y se deposita en un cuenco; dejar los sólidos blancos en el cazo. Dejar templar.
Tamizar la harina y el azúcar glas sobre un cuenco, incorporar la sémola, una pizca de sal y mezclar bien. Cuando la mantequilla hay perdido temperatura, pero todavía esté líquida, se mezcla con el huevo y la vainilla y se incorpora a los ingredientes secos y mezclar hasta obtener una masa firme ; añadir más harina si fuera necesario (he de decir que si fue necesario añadir bastante más harina, la masa en principio  resulto  demasiado blanda). Se amasa bien, se envuelve en un papel film y se deja reposar 1 hora.
Se precalienta el horno a 180ºC, y se cubren dos bandejas de horno con papel o un tapete de silicona.
Volvemos a trabajar la masa hasta que adquiera una textura homogénea que pueda manipularse. Formamos unas bolas con la masa, las  colocamos en las bandejas sin juntarlas mucho. 
Pincelamos con clara de huevo, colocamos una almendra y presionamos ligeramente.
Se hornean 20 minutos. Una vez frías se pueden espolvorear con azúcar glas. Se conservan en un recipiente hermético.



















Y también quiero agradecer a a tres amigas blogeras que se han acordado de mi para entregarme premios. La primera ha sido Raquel, del blog, En los fogones de Raquel, que tiene una chef que me encanta y unas recetas estupendas, más que aconsejable visitarla, si es que no la conocéis.

 La segunda Belén, del blog, El toque de belén, que puedo deciros de sus recetas... son sencillamente espectaculares, va superándose cada día... supongo que todos la conocéis, si no es así, ya estáis tardando.



Y la tercera, Lolines del blog, Cuina anb la lolines, una catalana entrañable con recetas de aquella tierra que me traen tan buenos recuerdos y con excelentes ideas para las comidas cotidianas, es muy conocida, pero si alguien no la conoce, os la recomiendo.

Muchísimas gracias a las tres por acordaros de mi... Se que los premios llevan aparejada unas preguntas y el entregarlo a otros blogs, pero la falta de tiempo no me permite cumplir con esa premisa.

Un bico enorme


Fuente de la receta: Cocina Marroquí de Blume

miércoles, 24 de julio de 2013

Castañeta con fideos


Hola amigos! Mañana es el día de Galicia y quiero aprovechar para mandar un saludo a todos los gallegos de aquí,  y a todos los que que han tenido que buscarse la vida más allá de nuestra tierra. Tenemos ambiente festivo y  tiempo casi otoñal, definitivamente el verano está un poco raro.
Como no ando muy sobrada de tiempo he recurrido al borrador en busca de alguna receta gallega, esta fue la primera que encontré. Para mi es una receta muy gallega porque la he tomado desde siempre en mi casa;  ya he comentado alguna vez que a mi madre le encantaban los fideos, así que los combinaba con todo y ya sabéis que los platos de las madres son insuperables e inolvidables.
Ingredientes:
1 k. de castañeta  (palometa)
300 g de fideos del nº 4
1 pimiento rojo
1 cebolla 
2 dientes de ajo
200 g de tomates maduros
1 sobre de azafrán
Caldo de pescado
Aceite de oliva virgen
Sal
Preparación:
A la palometa hay que sacarle la piel y la espina central (tarea que suelen hacer en la pescadería), que podemos  aprovechar para hacer el caldo que necesitamos para cocer los fideos. Los dos filetes restantes de la palometa se corta en dados y se le pone un poquito de sal.
Cubrimos el fondo de una cazuela de aceite y rehogamos  la cebolla, el pimiento y el ajo picados, cuando empiecen a dorarse, incorporamos el tomate, dejamos  pochar unos minutos y añadimos los fideos, sofreímos, cubrimos con el caldo caliente y dejamos cocer durante 5 minutos, agregamos el pescado, tapamos la cazuela y dejamos unos 6-7 minutos más, los fideos deben estar al dente y el guiso caldosito.

domingo, 21 de julio de 2013

Marruecos (II) Fez

La Chouara; o barrio de los curtidores
Hola amigos!   Haber si  este  año no  me  ocurre lo   que  en  años anteriores que he publicado la primera tanda de fotos y las demás siguen   esperando...  Por   lo  menos  en  esta ocasión  publico las segunda remesa...y  quiero  llegar a  la tercera, tengo demasiadas cosas en el borrador.
El otro día nos  habíamos  quedado a las puertas  de  la ciudad de Fez,   la  más  antigua   de  las  ciudades   imperiales   marroquíes, emblema   histórico   del  país,  centro  religioso  y   espiritual    y Patrimonio  de la  Humanidad,   fue la   capital   del  primer reino musulmán   de  Marruecos. Es la  tercera ciudad  más  grande  del país  y  está  dividida   en   tres   zonas   Fez el-Bali,  la   histórica 
medina que data del siglo VIII, un mar de tejados del que emergen estilizados  alminares  y  bellas  cúpulas.  Fed  el-Jedid,  la  nueva medina que data  del siglo  XIII, donde destacan el palacio Real  y el   antiguo  barrio  judío  (Mellah). Y  La  Ville  Nouvelle (Ciudad Nueva), los barrios modernos erigidos durante el protectorado, en el que imperan  modernos edificios y amplias avenidas.



La primera visita  nos lleva a la cima de una colina (Borj Sud, el fuerte del sur)  para contemplar una panorámica  de la ciudad que nos da una idea de su magnitud.














Antes de adentrarnos en la medina visitamos un centro alfarero... La cerámica debe ser el producto más típico de Fez, es celebre su cerámica blanca y azul.







 Mosaicos y azulejos son omnipresentes en cualquier edificio de la ciudad y sus platos decorados tienen fama desde el siglo X



Puerta Bab Boujeloud, una bella puerta monumental, entrada principal  a   Fez el-Bali. 

La Medina de Fez el-Bali,  es la mayor zona peatonal del mundo, y lo es por necesidad, sus laberinticos barrios inadecuados para el transporte motorizado solo pueden recorrerse a pie, y los burros son el único medio de transporte de mercancías.












Es de los mayores emplazamientos medievales en el mundo y recorrer sus callejuelas llenas de vida, aportan continuas sorpresas al visitante,   que de repente se siente    trasladado  a épocas pasadas.

El alminar de la Madraza Bou Inania, uno de los más hermosos de Fez. Es uno de los pocos edificios religiosos abierto a los no musulmanes.



La medina también está llena de bellos e históricos edificios que sorprenden constantemente por su belleza



La entrada del Fondac el -Nejarine, con un elegante fuente al lado; es uno de los edificios más famosos de Fez, era un antiguo caravansar que proporcionaba comida, descanso y cobijo a los comerciantes de artículos de lujo, ha sido declarado Patrimonio de la  Humanidad














Zaouia de Mulai Idris II,  aquí está la tumba del hombre al que se le atribuye la fundación de  Fez, es el santuario más venerado del país. A los no musulmanes solo se le permite atisbar el interior. Me ha parecido  impresionante el alicatado.

Mujeres rezando en la Mezquita Karaouyine, aquí tampoco está permitida la entrada. Esta mezquita es una de la más antiguas e ilustres del mundo árabe occidental. Es uno de los centros espirituales y intelectuales del islam, y es la sede de la universidad musulmana de Fez

El día que visitamos Fez, era viernes día de oración para los musulmanes y una calle que a primera hora de la mañana era un hervidero de gente a  la hora de la oración presentaba este aspecto solitario.


Un viernes a la hora del rezo los únicos caminantes de la ciudad son los turistas y los guias que los acompañan, permanece alguna tienda abierta pero son las menos, y por la tarde la ciudad estaría desierta y silenciosa.
El barrio de los curtidores, esa imagen tan repetida de Fez. También aquí se notaba la inactividad, eran pocos los artesanos que permanecían en sus puestos, pero pese a ello el espectáculo es impactante -el olor también-

Aquí siguen usándose técnicas ancestrales. Los artesanos utilizan todavía pigmentos naturales -obtenidos de ciertas plantas- Aunque también usan pigmentos químicos.
Las pieles curtidas se secan en las azoteas. Y a partir de ahí se usan para  fabricar objetos funcionales y decorativos que después se venden en los numerosos zocos de la medina de Fez.
¡Y llegó la hora de comer!
"Los platillos marroquíes, denominado mukabalat, se sirven de mismo modo que los antipasti italianos, es decir, antes de las comidas para abrir el apetito. Sin embargo algunos se dejan sobre la mesa para acompañar la comida especialmente las hortalizas y las ensaladas. Para una gran celebración se preparan hasta veinte platitos diferentes, que se colocan en el centro de una mesa para tentar a los comensales" del libro La Cocina Marroquí, de Blume.
Tajín de carne picada
 Y un cuscús con pollo y vejetales....que estaba ¡divino!

Dar el-Makhzen

Plaza de los Alaouites
Dar el-Makhzen, el palacio real de Fez.
Esta es la entrada principal al complejo real que está rodeado de altas murallas y ocupa más de 80 hectáreas. está situado en la enorme plaza de los Alaouites.
Un mercadillo al lado de las murallas
Las majestuosas puertas árabes del palacio, están profusamente ornamentadas, son de bronce labrado e incorporan elegantes aldabas también de bronce.
El palacio está situado en Fez el-Jedid (Fez la Nueva o Fez Blanca)
  
Una  vista nocturna de la avenida Hassan II  un amplio boulevard la Ville Nouvelle.
Y para finalizar una  imagen diurna  de la Ville Nouvelle. Y no quiero dejar de comentar un detalle que  llamo mucho mi atención en esta ciudad; en la avenida Hassan II un bulevard como el de cualquier ciudad francesa hay muchos bares con terrazas, hacía buen tiempo y estaban llenas...pero solo de hombres...no había ni una sola mujer...en el próximo post os contaré una anécdota muy divertida al respecto

En la próxima entrega: el contraste total... palmerales, ríos, lagos, estación de esquí...desierto.