jueves, 31 de octubre de 2013

Cata de vino y show cooking en #Barro de Tapas

Hola amigos! Hace un par de días tuve la suerte de ser invitada, junto a un grupo de bloggers amigos a disfrutar de una cata de vino y un show cooking, con motivo del Barro de Tapas 3º edición, que se  celebra desde hoy y hasta el próximo día 4 de noviembre. Barro es un concello cercano a Pontevedra con múltiples atractivos turísticos y gastronómicos y para potenciarlos la Asociación Cultural Fervenza de Barosa han organizado este sabroso concurso entre los restauradores del municipio, que ha gozado de notable éxito en ediciones anteriores, y en ésta, a juzgar por el entusiasmo de los organizadores y participantes, promete superarlo con creces.
El evento auna imaginación, entusiasmo,  calidad y precio, como podéis ver en el cartel; una consumición+tapa cuesta 2.5 €, y las tapas están muy bien, en la imagen de la izquierda está una muestra. :
Carrilleras de ibérico con salsa de albariño y castaña, del restaurante El Abuelo Pintos, uno de los participantes en el concurso y donde se celebró el show cooking.
Y antes de hablaros de vino y las tapas, os dejo una imagenes de un rincón de Barro que me encanta y donde están muy presentes tres elementos del paisaje gallego, agua, vegetación y piedra, se trata de "O Parque da Natureza Ría de Barosa" Aquí la naturaleza y la mano del hombre se aliaron para crear un rincón de incomparable belleza


Las edificaciones que vemos son molinos que movía  la fuerza del agua, la llegada de los molinos eléctricos hizo que estos fueran abandonados y algunos casi han desaparecido,
En la actualidad muchos de ellos han sido recuperados y así podemos disfrutar de unas edificaciones singulares de nuestro reciente pasado
La belleza de estas imagenes  creo que es bastante elocuente.
Con estos antecedentes podéis imaginaros lo generosa que es la naturaleza por estos lares y eso se plasma,  en los ricos caldos que se cultivan desde hace mucho por estas tierras. La cosecha de vino de esta zona pertenece a la Denominación de Origen Rias Baixas, un vino blanco que goza de gran prestigio nacional e internacional.
En esta visita hemos podido conocer de cerca como se cultiva, se elabora y se saborea un vino de esta tierra.
Viña Moraima es un proyecto de un pequeño grupo de viticultores, que no poseen grades plantaciones de vino, ni han plantado un viñedo para hacer una bodega. Las tierras  las heredaron de sus antepasados, con cepas centenarias, que han resistido el paso del tiempo y de la filoxera y que conservan la esencia de esta tierra en su material genético. 
Son cepas de pie franco, es decir se reproducen por acodo, sin ningún tipo de injerto y muchas de ellas son  centenarias.
Las instalaciones de la bodega son sencillas, ellos mismos manifiestan su admiración por lo filosofía de los Vinos de garaje, sin embargo el  entusiasmo que le ponen a su trabajo los miembros de la cooperativa, que participan directamente en todo el proceso de elaboración  del vino, está a la altura de cualquier gran bodega... Sus vinos también, sin ninguna duda.
Su vino estrella es El Moraima, Un vino blanco suave, con un delicioso aroma afrutado que deja en el paladar un largo y exquisito sabor frutal,  y sé, de buena tinta que cautivó a mas de uno 

El Aba de Trasumia, es un lucero con mucho brillo, mucho encanto y mucho sabor, que también conquistó a unos cuantos. ¡Sinceramente los dos están muy buenos! Enhorabuena a sus "papas" por haber hecho un vino tan autentico
Para concluir la visita tuvimos la suerte de contemplar en vivo y en directo, a Yayo Daporta, un joven cocinero gallego con estrella Michelín y miembro del Grupo Nove



Nos deleitó con sus con preparaciones, sus consejos y sus tapas, sorprendentes y deliciosas. Como ha sido tan amable de darnos algunas recetas...si me salen bien, las compartiré en breve con vosotros.
Esta copa tan colorista de la izquierda fue una mezcla sorprendente y deliciosa. 


Mousse de coliflor con reducción de café y berberechos
Tartar de navajas con pilpil de su propio jugo 
Empanada rápida de sardinilla con alga parda




Y para concluir de manera dulce y tradicional un postre de siempre,  queso con membrillo, pero...pasado por las manos de un mago de la cocina moderna, se convirtió en una crema de queso y membrillo con reducción de licor café,,,que fue sencillamente ¡deliciosa!


Las firmas colaboradoras han sido:
Muchas gracias a la Asociación Cultural Fervenza de Barosa, por esta oportunidad.
Mucho éxito en este,  Barro de Tapas 3º edición,
Y a los que os coincida cerca no dejéis pasar esta oportunidad...el día 4 se acaba.

martes, 29 de octubre de 2013

Pan de muerto "Reto Bake The World"



Hola amigos! Lo que son las cosas, tengo este pan en pendientes desde que lo vi en un libro de pan que me compré hace ya bastante tiempo, y por poco se me pasa el día de publicación sin darme cuenta, de ahí que publique tan tarde, tenía  la receta copiada y las fotos hechas, pero sin subir al blog. Cuando a la una de la madrugada fui apagar el ordenador vi que era el día 29... ¡que horror...y yo con estos pelos! Mandé rápidamente un correo con las fotos y el enlace, pero acabar la entrada tuvo que esperar...pero aquí está!
Cuando recibí la propuesta de Bake The World de este mes quedé encantada...por fin tenía un pretexto para preparar el pan de muerto ¡que menudo nombrecito! Aunque sin duda, fue la razón por la que me fijé en él en un principio. Como siempre la propuesta venía acompañada de una serie de enlaces con diferentes recetas...menudo lío, todas me parecieron buenas! Al final me decanté por la de You Tube, disfruté viendo  como se hacía el pan. La receta la adapté y la hice a mi aire, al fin y al cabo es un pan parecido a otros que hago de vez en cuando. El resultado fue satisfactorio resultó un pan esponjoso y no muy dulce cosa que  nosotros agradecemos. Como me sobró un poco de masa hice una versión libre de las figuras que vi en el blog de Gabriela clavo y canela, fue muy divertido hacerlas, y aún más comerlas, como esa masa estaba en la nevera para que no creciera, la textura resultó  diferente a la del otro pan.
La propuesta de este mes me ha parecido muy interesante, porque a parte de la receta hemos podido conocer una fiesta muy interesante y saber un poco más de las costumbres de otros pueblos, y eso desde mi punto de vista resulta siempre muy enriquecedor.
Ingredientes:
Para el polish
150 g de harina de fuerza
135 g de agua fría
3,5 g de levadura seca (5,5 de levadura fresca)
Para la masa
500 g de harina
25 g de leche en plovo
1 cucharada rasa de sal
3 huevos
110 g de azúcar
50 ml de leche
La ralladura de una naranja
1 cucharadita de aroma de naranja
1 cucharadita de agua de azahar
10 g de levadura seca
75 g de mantequilla a temperatura ambiente
75 g de margarina a temperatura ambiente
150 g de polish 
Elaboración del polish:
"...El polish se elabora la noche anterior, o como mínimo 6 horas antes de hacer la masa..."
Un un bol mezclamos la harina y la levadura, añadimos el agua fría y mezclamos, tapamos con un papel film y metemos en la nevera. Con estas cantidades se consigue mucho más cantidad de la necesaria
Elaboración de la masa:
En un recipiente adecuado, ponemos la  levadura, añadimos una cucharadita de harina y otra de azúcar, cubrimos con agua tibia y reservamos.
Tamizamos la harina, la leche y la sal, hacemos un volcán sobre la superficie de trabajo.
Mezclamos los huevos con el azúcar, batimos con un batidor de barillas, añadimos un chorrito de leche (yo lo puse todo y me quedó muy blanda la masa y tuve que añadir más harina) removemos; agregamos la  ralladura de la naranja, los aromas y la levadura, mezclamos bien para integrar todos los ingredientes. Vertemos esta mezcla dentro del volcán y unimos la mantequilla y la margarina, comenzamos a mezclar con la harina y vamos integrando todos los ingredientes ayudandanos de una rasqueta frexible; una vez que tengamos todo bien integrado hacemos un agujero en la masa e introducimos el polish, amasamos ayudandonos de la rasqueta hasta tener todo perfectamente integrado, cuando ya todo está mezclado, nos untamos las manos, la masa y la  mesa de trabajo con un poco de aceite de girasol o de oliva suave, seguimos amasando hasta tener una masa lisa y suave que no se pegue a la mesa ni a las manos.
Ahora retiramos un tercio de la masa, las estiramos sobre un plato, la tapamos con papel film y la metemos 10 minutos en el congelador, luego las bajamos a la nevera. El resto de la masa la colocamos dentro de un bol engrasado, la tapamos con papel film y la dejamos en un sitio cálido, por ejemplo el horno que habremos calentado 5 minutos. Esperamos a que doble su volumen, el tiempo dependerá de la temperatura.
Una vez que la masa está perfectamente fermentada, la deshichamos dándole un golpecito con el puño cerrado o un corte para que no siga creciendo. Con la masa que tenemos en la nevera hacemos los adornos del pan que en este caso son unas bolitas y unos huesos, que se forman con unos rulos de masa haciéndolos rodas con tres dedos ligeramente abiertos, estos adornos se guardan de nuevo en la nevera hasta el momento de usarlos con el fin de que no pierdan su forma.
El resto de la masa la colocamos sobre la mesa y amasamos un poco con el fin de quitarle todo el aire y darle una consistencia adecuada. ahora la dividimos en dos partes y formamos una bola con cada una,  la colocamos en una fuente de horno separados entre ellos, y la dejamos en un sitio tibio para que aumente de volumen, es conveniente rociarlos con un espurriador con agua para que no creen costra y puedan subir sin problemas. Cuando ya han crecido, encendemos el horno a 180ºC.
Con una mezcla de huevo,  una pizca y de  de sal y un chorrrito de leche pincelamos, las bolas de masa que ya habrán doblado su volumen y colocamos los huesitos en forma  de cruz, luego pincelamos los adornos y  pegamos la bolita, presionamos ligeramente para que se peguen los adornos, espolvoreamos con azúcar.
Los metemos en el horno caliente y los dejamos hasta que estén dorados, 25-30 minutos. La cocción de las figuras es más breve, están listos en 10-12 minutos.

lunes, 28 de octubre de 2013

Macrolepiotas gratinadas


Hola amigos! Aquí a la derecha os muestro la primera seta de la temporada, la encontré junto con otras tres hace ya una un par de semanas. Para prepararlas me inspire en una receta a de un blog experto en estas lides Cocinando Setas, su autora  Conchi Zúñiga, es una experta micóloga, una excelente cocinera y una persona encantadora. en su receta Conchi, utiliza una macrolepiota entera, y la lleva al horno en crudo, yo como no quería encender el horno  y además mis setas eran más bien pequeñas opté por saltearlas y luego gratinarlas, el resultado nos encantó.

Ingredientes:
4 macrolepiotas medianas
2 dientes de ajo
50 g  de jamón 
1 mozzarella (125g escurrida)
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta

Elaboración:
Limpiamos las setas, con un paño húmedo para retirarles cualquier resto de tierra, desechamos el pié, el sombrero lo troceamos.
Limpiamos los ajos y los fileteamos a lo largo.
Picamos el jamón.
Cubrimos el fondo de una sartén  con aceite y salteamos los ajos ligeramente, añadimos el jamón sofreímos unos segundos, añadimos las setas y salpimentamos al gusto, debemos tener en cuenta que el jamón tiene sal, dejamos que se hagan a fuego vivo removiendo 
constantemente "...se hacen enseguida..."
Volcamos el contenido de la sartén en una fuente de horno, cubrimos con la mozzarella, cortada en lonchas finas y gratinamos; yo lo hice en el micoondas.
¿Una delicia!



jueves, 24 de octubre de 2013

Por tierras de Orense


Hola amigos!  Después de la maravillosa jornada que vivimos el sábado, en la III Xuntanza de bloggers gallegos y que os conté en mi última entrada, nos quedamos a dormir en Orense para disfrutar el domingo con los muchos atractivos que tiene esta ciudad y sus alrededores.
Orense es conocida como la ciudad de las Burgas, que son unos manantiales de aguas termales con múltiples propiedades para diversas enfermedades y que brotan a una temperatura de 64 y 68 ºC. Esta circunstancia, hace que en los alrededores de la ciudad  a lo largo de la orilla derecha del Rio Miño se encuentren diversos balnearios que en los últimos años se han convertido en un importante atractivo turístico.
Así que con una soleada mañana decidimos visitar uno de estos lugares, y escogimos las Burgas de Outaríz. Son unas termas al aire libre, sus aguas manan a 60ºC y son apropiadas para el reúma y la artritis. Hay una pasarela que salva las dos orillas del Miño,
Por la margen izquierda del río,
hay un agradable paseo, que conduce hasta la  pasarela que cruza el ría y desde donde hay unas preciosas vistas sobre el río Miño, las Termas de Outariz y sus alrededores que como podéis comprobar por las  fotografías, son fantásticas. 
Las termas estaban muy concurridas ha esas horas de la mañana

Nuestra siguiente parada fue en el Castro de San Cibrao de Las


Es un poblado fortificado en proceso de excavación de los mas grandes de Galicia.
Los estudios arqueológicos, datan el periodo de ocupación en el siglo II a. C. hasta el siglo II. Fue reconstruido en época romana y es un ejemplo


de perfecta planificación de sus defensas y en la distribución de sus barrios, posee fuentes y calles radiales. Dos de estas calles parten de la puerta oriental y occidental, comunicando el exterior del castro con el centro del recinto
Esta situado en un enclave privilegiado con unas vistas impresionantes
 Y se acerca la hora de comer...después de la  inolvidable comida del día anterior, había que buscar algo que estuviese a la altura,
al    menos    en    cuanto   a    la 

historia y a la cocina, claro que eso en la provincia de Orense no es difícil. El lugar elegido fue un  monasterio cisterciense en pleno corazón del Ribeiro, el monasterio de Santa María de San Clodio de Leiro una tierra muy querida por mi, ya que no muy lejos de este monasterio nació mi padre. Leiro está a medio camino entre Ribadavia, capital do Ribeiro, importante comarca vitivinícola que durante los siglos XV y XVII surtió de vino las mesas de la nobleza laica y eclesiástica de Europa, y 


 O Caraballiñocapital del pulpo a feira o pulpo a la gallega, en este pueblo
se celebra  la fiesta del pulpo, declarada de interés turístico internacional y a la que acuden cada año entre 80.000 y 100.000 personas.

El monasterio es en  la actualidad  un Hotel Monumento...y después de haber comido allí, me atrevo a decir que tiene una cocina monumental en cuanto a la calidad de sus platos, al servicio y además, con un buen precio. 




A la hora de elegir el menú nos dejamos aconsejar por el camarero, un chico extremadamente amable que se puede decir que fue el que escogió el menú:
" 1º Pulpo a la brasa"
       ¡delicioso!




" 2º Arroz con bogavante."
¡Una exquisitez!
Y vivimos  en Las Rías Bajas, donde es un plato muy habitual, que nos gusta, y  tomamos con cierta frecuencia. Éste no tiene nada que envidiare al mejor que he tomado...y con un precio bastante mejor


.
¡El postre! ...palabras mayores! Cuando el camarero me dijo que tenía que probar el postre "...después de lo visto ni lo dudé..."  






"Tempura de chocalate con helado de chocolate blanco"
¡ sin palabras !







El entorno del monasterio
A Ponte da Cruz, sobre el Río Avia
El río Avia
Después de una comida así, imprescindible dar un paseo. El entorno del lugar es tan privilegiado que lo difícil es decidirse por que ruta seguir. Nos decantamos por una que nos apetecía conocer y que nos quedaba camino de casa, está situada en Pazos do Arenteiro,

Puente medieval sobre el Río Arenteiro
Un pueblo que por si solo merece una entrada, gozó de gran esplendor durante la Edad Media, aquí estuvieron asentados los Caballeros de la Orden de Malta y en su pequeño casco histórico cuenta con siete pazos (palacios) a los que debe el nombre, su apellido lo recibe del río, El Arenteiro,  que fue lo que nos llevó hasta allí...una caminata hasta a Poza dos Fumes (Pozo de Humos)
¡una verdadera gozada! 

Creo que viendo las imágenes queda poco que decir