miércoles, 27 de noviembre de 2013

Baozis, bollos chinos "Reto Bake The World

Hola amigos!  Ya estamos de nuevo en el día de la publicación del reto del pan. Este mes las chicas de Bake The World, nos han llevado a China ¡nada menos! Casi a punto de terminar el año, hemos hecho un buen recorrido por el mundo...yo la verdad, he disfrutado mucho, haciendo  y comiendo pan de otros lugares y conociendo otras culturas, que me resulta muy enriquecedor.
Este pan no lo conocía,  así que fue un descubrimiento total, no tenía ni idea de lo que iba a resultar...no me esperaba para nada una  miga tan tierna y dulce y un relleno con tantos matices... ¡una delicia total!  Y la sorpresa no fue solo mía, en casa fue un éxito.
Para mi gusto la masa está un poco dulce,sobre todo en los tres primeros que los hice más grandes,  aunque con la salsa queda resuelto  el "problema". A los demás, (y alguno no es muy dulcero), les encantó, unos con salsa, (tuve que volver hacer más) y uno dice que más ricos solos...Para todos los gustos como la vida misma!   Me han pedido  que los haga sin relleno, porque el pan está divino...!  Así que creo que habrá pronto más baozis. 
Gracias chicas por esta propuesta tan rica y divertida!
Ingredientes:
Masa
500 g harina
100 g de azúcar
2 cucharaditas de levadura seca
1,5 cucharaditas de polvo de hornear
2 cucharadas de aceite de oliva
250 cl de agua
1 cucharadita de sal
Relleno
1 cucharada de aceite de sésamo
1 cebolla
3 chalotas
75 g de panceta
250 de carne  picada (de cerdo y ternera)
75 g de setas secas
1 cucharada de jengibre fresco  rallado
1 cucharada de  salsa de soja
1 cucharada de sake
1 cucharada de salsa de ostras
2 cuchardtas de fécula de patata
1 clara de huevo
Pimienta negra al gusto 
Papel de horno 
Salsa
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de aceite de sésamo
2 cucharadas de vinagre de arroz sazonado  (usé de sushi)
Una pizca de sésamo
Unas rodajitas de cebolla
Elaboración:
Masa:
En un vaso ponemos 100 ml de agua y la  calentamos 10 segundos en el micoondas. Esparcimos la levadura seca  y una cucharadita de azúcar. Dejamos  reposar 5 minutos, revolvemos para que se disuelva.
Mezclamos la harina, la sal, el polvo de hornear y el azúcar en un cuenco grande. Se hace un hoyo en el centro y se añade la levadura disuelta, el aceite y el resto del agua. Con una cuchara de madera incorporamos poco a poco la harina para mezclarla con los líquidos hasta formar una masa.
Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo y amasamos durante unos 10 minutos hasta que la masa quede homógenea y brillante.
Formamos una bola y colocamos en un recipiente, que tapamos con papel film y la dejamos en un lugar cálido hasta que doble su volumen, el tiempo dependerá de la temperatura ambiente. En este caso tardó 40 minutos.
Relleno:
Ponemos las setas secas en un bol cubiertas por agua tibia.
Picamos la cebolla y las chalotas en brunoise y las pochamos en una sartén, con la cucharada de aceite de sésamo hasta que estén tansparentes, las dejamos enfriar.
En un recipiente ponemos , la panceta cortada en daditos, la carne picada, las setas escurridas y picadas menudas, el jengibre rallado, la soja, la salsa de ostras, el sake, la pimienta negra, la fécula de patata y la clara de huevo, mezclamos todos los ingredientes  con las manos (aconsejable ponerse guantes) añadimos  las cebollas ya frías,  continuamos mezclando asta que esté todo integrado.
Cortaremos  cuadrados de papel de horno para colocar encima los  baozis.
Colocamos la masa sobre la superficie de trabajo y la hacemos rodar hasta formar un cilindro. Lo cortamos en trozos regulares, según el número de piezas que queramos hacer. Yo hice 12; 3 grandes y 9 más pequeñas. 

Colocamos cada trozo sobre el papel y estiramos con las manos hasta formar un redondel. Depositamos en el centro dos cucharadas de relleno, o un poco más si son grandes, como era el caso de esta de la foto. La vamos cerrando formando pliegues en el centro. Una vez formados los colocamos en una bandeja  y las tapamos con un paño húmedo para que no se sequen.

Yo he cocido estos bollos en el recipiente varoma de la thermomix, los tres primeros que eran más grandes necesitaron 18 minutos, los siguientes en tandas de 5 y 4, necesitaron 15, y 14 respectivamente. Interpuse un paño entre los bollos y la tapa,. para que no cayera sobre ellos el agua del vapor.
Salsa:
La salsa de acompañamiento se hace mezclando todos los ingredientes en un cuenco. Los bollos son deliciosos y se comen muy bien solos, pero la salsa le da un contrapunto muy rico.

Fuentes del reto: (Yo me inspiré en los dos últimos enlaces)



jueves, 21 de noviembre de 2013

Otoño en la Ribeira Sacra



Hola amigos! Estoy un poco desconectada, porque una ciática me está dando la tabarra a base de bien,  ya estoy bastante mejor, aunque aún no llevo bien lo de estar sentada mucho tiempo.
En el post anterior ya os he hecho un anticipo de esta entrada. Como os he contado, he estado unos días visitando la Ribeira Sacra (con ciática incluida). Seguramente muchos de vosotros no la conocéis, así que os contaré algo sobre esta maravilla que la naturaleza colocó en  una zona del interior de Galicia,  situado entre las provincias de Lugo y Orense,  en las orillas de los ríos Miño y  Sil.
Recibe ese nombre debido a la abundancia  de monasterios y ermitas que desde el siglo V comenzaron a poblar estas riberas. Actualmente está integrado por veinte ayuntamientos que forman parte del Plan de Dinamización Turística de la Ribeira Sacra, financiado por el Gobierno Central, La Xunta de Galicia y los veinte municipios,  en una apuesta por el turismo de la zona apoyando la calidad y la modernización del sector. Se trabaja también par conseguir, La Declaración de Patrimonio de la Humanidad, que personalmente  creo que se lo  merece.

 Sus excepcionales condicciones naturales crearon un lugar de excepcional belleza. Los profundos valles que los ríos Sil y Miño labraron en  la dura roca granítica, crearon unas paredes que apabullan por sus grandes desniveles y su verticalidad. Son más agrestes y rocosas en el valle del Sil, y más suaves, y más pobladas en el caso del Miño.
La geografía de estos valles propicia la esistencia de un clima más suave del típico de la Galica interior, por lo que esta zona se beneficia de una menor humedad y sus veranos son secos y soleados, con claros matices mediterráneos.
Esto da lugar a una vegetación muy rica y llena de contrastes, así podemos encontrar importantes bosques de especies atlánticas, como roble, abedul, alisos y deliciosos sotos de castaños; 
y  al  mismo tiempo  encontrar  el   toque mediterráneo en los  olivos, algarrobos o madroños,  formando  un rico  y   diverso patrimonio natural

Las carreteras, auténticos túneles vegetales

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil (siglos XIII-XVI) , la iglesia es románica 

Es inabarcable en un post,  hablaros de los muchos monasterios e iglesias que existen en esta zona...algunos de ellos, y ellas... autentica joyas del románico. Me limitaré a dejaros un mosaico de fotos y en otra ocasión hablaré de ellos/as con un mayor detenimiento.


Algunas de las iglesias románicas de la zona
Los paisajes son de una belleza excepcional en cualquier época del año, asomarse a cualquiera de los 20 miradores instalados en puntos estrategicos, es un espectáculo sobrecogedor que cambia según la hora del día.

Además de paisaje y atractivos historic-artisticos, hay una magnifica oferta gastronómica. Las carnes son excepcionales, los productos de la matanza deliciosos, caza mayor y menor (en temporada). Y  de aquí es un conocidisimo, postre...la bica mantecada de Castro Caldelas... ¡legendaria!
Especial mención merecen los vinos de la zona. su cultivo se remonta a más de 2.000 años (fue introducido por los romanos) Fue la clave de la colonización monástica, fueron los monjes quienes lo cultivaron y perfeccionaron, comenzando a modelar el extraordinario paisaje de terrazas que vemos en la actualidad. Desde 1997 existe la Denominación de Origen Ribeira Sacra, que supuso un poderoso estímulo no solo para la cantidad sino de la calidad del vino producido.



El Río Sil, haciendo de orgulloso espejo
El aprovechamiento de los ríos Miño y Sil, a propiciado la construcción de numerosos embalses que  en la actualidad permiten hacer unas rutas fluviales llenas de encanto, a bordo de catamaranes. La mayoría de estas fotos han sido hechas desde  la ruta que parte de Doade y que como podeís ver transcurre por paisajes poblados de viñedos que forman parte de la Denominación de Origen Ribeira Sacra.  Esta ruta está abierta todo el año. Hay otras que solo operan los fines de semana.
Fuentes:

jueves, 14 de noviembre de 2013

Crema de castañas con compota de manzana

Hola amigos! Antes de nada disculparme por no haber pasado a visitaros estos días, pero ha hecho buen tiempo  y he aprovechado para visitar un lugar mágico de mi tierra, que hace mucho tiempo que quería visitar en otoño. Acabo de regresar anonadada con tanta belleza, os dejo algunas fotos para que disfrutéis un poco ¡yo lo he pasado en grande!
Una perspectiva de un rincón  del Río Sil 
El Río Sil desde el barco
El Río Sil, haciendo de espejo


El  Río Sil por la mañana cubierto de niebla

El Río Sil al atardecer
Después de estas imagenes queda claro que estamos en otoño, y por tanto estamos en tiempo de castañas.  A mi personalmente me gustan mucho, tanto acompañando platos salados como haciendo parte de algún dulce. Esta receta lleva en mi carpeta de pendientes, bastante tiempo, en un viejo recorte de  periódico, con ese entrañable color sepia que caracteriza los viejos papeles, solo conservo la receta, no sé quién es su autor/a. De lo que me sorprendió  la compota de manzana con sal, ya os hablé en la entrada anterior. Y  de esta receta solo diré que,  la combinación de estos tres ingredientes, para mi ha resultado sublime.
Ingredientes:
200 grs de castañas cocidas y peladas
250 cc de leche de avena ( yo puse  de soja)
1 cucharada de azúcar moreno (no puse)
2 manzanas en compota
Una pizca de sal
Elaboración:
Mermelada de frutos del bosque con azúcar moreno (yo mermelada de moras)
Las castañas se cuecen al vapor durante 10 minutos (yo las puse en la  varoma,)
Se pelan y se cuecen en la leche, 15 minutos a fuego medio; a veces, dependiendo del tipo de castañas, puede hacer falta más tiempo. Una vez cocidas se trituran, con una batidora o con la thermomix, si se le pone azúcar se le añade en este momento.
Se sirve acompañada de compota de manzana a la que le hemos puesto una pizca de sal, si se quieren más dulces se pueden poner una uvas pasas mientras se cuecen.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Compota de manzana con sal Y visita a Martín Códax

Hola amigos! Esta receta no estaba hecha para publicar,  el que más y que menos sabe hacer una compota, no tiene ningún secreto, pero esta tiene una  novedad...al menos para mi. He hecho muchas veces compota;  con azúcar, con edulcorante, o sin nada, pero lo que no le había puesto nunca es sal. Esta compota hará parte de mi próxima receta y  no es la primera vez que la hago, pero siempre hago la justa, en esta ocasión tenía manzanas de la cosecha a punto de pasarse y decidí hacer más cantidad, eso me  ha permitido disfrutar de la compota en solitario y me enamoró, como unas arenas de sal pueden realzar tanto el sabor de la manzana. Dividí  la compota en dos y le puse a una sal marina y a la otra sal rosa del Himalaya...me gustaron las dos!
Los ingredientes, son sencillos, manzanas, agua y sal, las manzanas las que os apetezcan, agua la que necesiten, cada manzana es diferente, pero es siempre aconsejable ir poco a poco.
Estas están hechas en el microondas y aquí también es preferible ir aumentando el tiempo progresivamente, en este caso necesitaron 3 tandas de 6 minutos.
Ayer 10 de noviembre se celebro el Día  Europeo del Enoturismo, 
Por este motivo he tenido la suerte de encontrarme entre los 50 afortunados que pudieron hacer  una visita a las bodegas Martín Códax,  que además, incluía una cata de vinos y un showcooking a cargo de dos cocineros con  Estrella  Michelin 
Rafael Centeno  -Rte Maruja Limón
Alberto Prelcic  -Rte Silabario
Fue uno de esos días en que todo sale bien... hasta el tiempo se alió con nosotros y comenzó la mañana con lluvia, pero acabo saliendo el sol y pudimos disfrutar de una  tarde muy agradable.


La buena estrella comenzó con nuestra guia por la bodega, María Otero, que fue capaz de transmitirnos su amor, por su trabajo, por el albariño y por nuestra  tierra.





Continuó con Katía Álvarez,  la  enóloga  que fue capaz de conseguir que una profana en esta materia como yo, captara infinitos olores sabores a los vinos que tuvimos la oportunidad de probar.





Y en cuanto a los cocineros, creo que las fotos de sus creaciones hablan por si solas, solo añadir que consiguieron maridar a la perfección sus platos con cada uno de los vinos que lo acompañaban, logrando que se realzaran mutuamente.
En esta foto, vemos  a los dos cocineros, sus dos ayudantes y las dos reprentantes de la bodega, entre todos ellos y los camareros que nos sirvieron, lograron que pasáramos todos unas horas inolvidables.
Muchas gracias Marín Codáx por hacerlo posible.
 para concluir un rincón de Cambados, en cuyo ayuntamiento está asentada la bodega.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Pan de calabacín, limón y menta

Hola amigos! A la única cosa que no le había puesto calabacín era al pan, pero ya está resuelto...ya he hecho  pan con calabacín, y como era de esperar me ha entusiasmado lo mismo que en todas las preparaciones anteriores. Esta cucurbitácea se ha convertido en un imprescindible en mi cocina; y este pan en un habitual...me gusta su sabor y su textura y se mantiene fresco y jugoso varios días.
Ingredientes:
175 ml de agua
2 cucharadas de sal, más 1/2 cucharadita
75 ml de aceite de oliva
1/2 cucharadita de pimienta negra, recién molida
400 g de harina de fuerza   (350 blanca de fuerza+50 integral)
1 cucharada de azúcar  blanquilla   (1/2)
1 1/4 cucharaditas de levadura  (1 sobre)
1 calabacín grande, de unos 225 g
La ralladura de la cascara de un limón
2 cucharadas de menta troceada
3 cucharadas de alcaparras, enjuagadas y escurridas (no puse)
Semillas de amapola para espolvorear el pan
La receta es del libro: 200 recetas de pan. Mis cambios van en distinto color.

Preparación:
Rallamos ligeramente el calabacín, lo colocamos en un escurridor y le ponemos  2 cucharadas de sal. Lo dejamos reposar durante 30 minutos.
Lavamos el calabacín en abundante agua, se escurre bien y se seca con varias capas de papel de cocina.
Extraemos el molde del pan de la máquina, colocamos las cuchillas  y incorporamos los ingredientes al molde  por el orden que se especifica en el manual.
Se encaja el molde en el interior de la máquina y se cierra la tapa, seleccionamos la opción del tamaño del pan de 750 g el programa de pan blanco básico, y la opción que desee para la corteza.
Cuando la máquina pite, añadimos el calabacín, el limón, la menta y las alcaparras si se ponen.
Después de que la máquina haga el último amasado, se extraen las cuchillas de la máquina y con un pincel de silicona o una espátula se le da forma al pan y se espolvorea con las semillas de amapola
Finalizado el programa, se levanta y se extrae el molde de la máquina y se desmolda el pan sobre una rejilla.