miércoles, 30 de abril de 2014

Tortilla de trucha

Hace más de veinte años que tengo guardada esta receta en mi carpeta de pendientes, la recorté de una revista del año 85, que desapareció hace una eternidad... ¡son las ventajas de hacerse mayor!  Pero a lo que iba, la receta me pareció muy rica entonces,  y ahora sé, que estaba en lo cierto... el porque no la hice antes, porque mis carpetas están a rebosar... el porque la hice ahora... muy sencillo, los del  Recetario Mañoso, la tienen 
como ingrediente del mes. Cuando vi la propuesta en el blog Cuina amb la Lolines pensé que había llegado la hora de la tortilla de trucha... y aquí está, y de veras, que me alegro mucho, está muy buena ¡repetiré! 
En esta ocasión la tutora de Lolines es Marisa, del blog; Cocinando en Mislares
Ingredientes:
La receta es para 2 personas
2 truchas
1-2 dientes de ajo
Unas ramitas de perejil
1/2 limón
Aceite de oliva virgen
3 huevos
Sal y pimienta en este caso 5 bayas
Preparación:
En este caso las truchas las traje ya limpias, sin cabeza y sin espina, así que lo único que tuve que hacer fue sacar la piel y las espinas. La piel es muy fácil de retirar, con una palita de madera se separa muy bien la carne de la piel, con un cuchillo o con una pinza retiramos las espinas. 
Cortamos los filetes en trocitos menudos y los ponemos a macerar durante media hora con el ajo, las ramitas de perejil, unas gotas de zumo de limón,  y la pimienta que previamente habríamos majado en el mortero con dos cucharadas de  aceite.
 Sazónamos con sal y salteamos brevemente en la sartén con su propio jugo.
Escurrimos y mezclamos con tres huevos batidos.
Cuajamos la tortilla como si fuera una tortilla española.
Está exquisita con una salsa de tomate casera y con unos pimientos asados.














Buena tarde para todos

martes, 29 de abril de 2014

Pizza de atún y pimiento "Reto Bake The World"

Buenos Días! Hoy toca pizza, así que habrá variedad de ellas por la red, para que todo el mundo encuentre alguna a su gusto. La culpa de esto es del Reto de Bake The World, la propuesta de este mes, versa sobre este popular bocado... sano, nutritivo, completo...  ¡Y riquíííísimo! 
El fin de semana casi invernal ayudó a mis propósitos de hacer pizza al completo, porque hacía bastante tiempo que no hacía la masa, pizzas si que hago de vez en cuando, pero con masa comprada... ¡y no hay diferencia ni nada! 
 Como pasé el fin de semana en la aldea y la cocina de leña era absolutamente imprescindible ¡hacía frío! Por tanto que estar en la cocina era una actividad de lo más agradable. Tenía varias recetas de pizzas pendientes de probar, así que aproveché la ocasión y me puse manos  a obra, preparé tres variedades diferentes y las hice tamaño pizzeta, todo fue hecho en la cocina de leña, desde los  rellenos, hasta la cocción de las pizzas... ¡que cosa más rica!  
Hoy comparto con vosotros la más colorista, más adelante pondré las otras dos.

Ingredientes:
 Masa
(Estas cantidades son para dos pizas familiares o 6 pizzetas como las que yo he hecho)
200 ml de agua
1 cucharadita de azúcar
10 levadura fresca
1cucharada de aceite de oliva
6 g de sal
400 g de harina
Relleno
(Yo usé la mitad de estas cantidades para 2 pizzetas)
1 taza de salsa de tomate   (1/2)
1 lata de  atún en aceite    (pequeñita)
1 pimiento asado              (1/2 pimiento)
1 mozzarella                    ( la mitad)
Orégano
Preparación:
Mezclamos la levadura con el agua tibia y el azúcar. Dejamos reposar 15 minutos.
Agregamos el aceite de oliva y mezclamos.
Poner la harina y la sal tamizada en un bol, hacer un hueco en el centro y agregar la mezcla preparada, mezclar con una cuchara o con una palita de madera, hasta formar una bola que no se pegue al recipiente.
Volcamos sobre la encimera y amasamos hasta conseguir una nasa suave. Tapar la masa y dejar en un lugar templado durante 1 hora, o hasta que haya doblado su volumen, que como sabemos, el tiempo de levado depende mucho de la temperatura ambiente.
Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo, amasamos ligeramente para desgasificar, hacemos un  rulo y dividimos la masa en 6 trozos y voleamos con la manos hasta formar 6 bolas.
Para conseguir un grosor uniforme colocamos  el rodillo en el centro de la bola de masa extendemos hacia fuera, después con  las manos golpeamos la masa hasta que tenga el grosor que deseemos. Colocamos las bases sobre una bandeja cubierta con papel de horno, pinchamos con un tenedor.
Mezclamos la salsa de tomate con el atún escurrido y cubrimos la superficie de las pizzetas, ponemos los pimientos por encima, cubrimos con la mozzarela a gusto y espolvoreamos con orégano.
El tiempo de cocción dependerá de vuestro horno, yo en esta ocasión las hice en el horno de leña, y cuatro se hicieron en 25 minutos.

http://www.missmigas.com/2011/11/la-mejor-pizza-basica-casera.html

viernes, 25 de abril de 2014

Tortuguitas de nueces y avellanas

Después de una ensalada... podremos permitirnos el lujo de tomarnos unas pastitas... el único problema es que son unas de las pastas más aditivas que conozco, pero también  creo que todos los aficionados a estos dulces  deberían probarlas, porque saborear una galleta de estas es una experiencia inolvidable... crujiente la base, etéreo el relleno y las avellanas tostadas... el contraste total!  
Eran las pastas que más le gustaban a mi madre, por eso estuve muchos años sin prepararlas. Las pasadas Navidades decidí volver a hacerlas... no le pasaron inadvertidas a nadie! Y eso que en esas fechas hago muchos tipos de pastas. En aquella ocasión apenas pude hacer fotos (la foto que está aquí debajo es la única decente), así que las repetí para compartirlas con vosotros  y para una reciente reunión (que no  se si porque fueron hechas con más calma, o porque no había el exceso de dulces de las Navidades, estaban todavía más ricas) y de nuevo consiguieron  el mismo resultado...  "esas de la avellanas, están riquísimas"


Ingredientes:

Masa: 
250 g de harina
100 g de mantequilla
3 huevos 
2 cucharadas de vino blanco
100 g de azúcar
Relleno:
125 g de azúcar
125 g de nueces molidas
1 cucharadita de cardamomo
1 paquetito de azúcar vainillado
1 naranja (la ralladadura) 
Además: 200 g de avellanas tostadas
Preparación:
Masa:
Mezclamos la harina con la mantequilla blandita, formando copos. Separamos las claras de las yemas. Añadimos las yemas, el vino blanco y el azúcar a los copos. Removemos todos los ingredientes, formamos una bola, la envolvemos en papel film y la guardamos 1 hora en la nevera.
Precalentamos el horno a 175ºC
Cubrimos la bandeja de horno con papel de hornear o con un tapete de silicona.
Estiramos la pasta hasta dejarla con 1/2 centímetro de grosor. Cortamos las pastitas con un cortador redondo, o con un vaso. Batimos una clara de huevo, pincelamos con ella las pasta y reservamos la que sobre. Colocamos las pastas en la bandeja del horno.
Relleno:
Batimos 2 claras de huevo a punto de nieve, añadimos el azúcar poco a poco y seguimos batiendo unos 5 minutos o hasta que estén bien firmes . Mezclamos  las avellanas, la ralladura de naranja, el cardamomo y el azúcar vainillado y añadimos con movimientos envolventes a las claras batidas. Depositamos una cucharadita de la mezcla sobre cada pastita y levantamos hacia arriba los borde  por tres lados,
y pegamos con clara de huevo una avellana en cada uno de ellos.
Las cocemos unos 15 minutos o hasta que estén doradas

Y voilá.... ¡Exquisitas!
Hace un par de días, María del blog CON GORRITO Y DELANTAL, me ha concedido el premio de ¡Este blog sí que mola!   Pese a que tengo ya unos cuantos premios, este me ha encantado... Un millón de gracias María. Si no la conocéis, os recomiendo su blog, tiene unas excelentes recetas, pero sobre todo tiene una simpatía contagiosa...  siempre me hace reír.



¡Os deseo un buen fin de semana!


lunes, 21 de abril de 2014

Ensalada de gambas, judías y tomate














Seguramente estos días de fiesta el que más y el que menos  ha hecho algún exceso... yo confieso que unos cuantos! Por eso no quiero poner ninguna receta excesiva... ya habrá tiempo! así que di una vuelta por el borrador y encontré esta ensalada de judías que me pareció bien adecuada para aligerar la conciencia. La receta es de mi admirado Martín Berasategui y está muy buena.
Ingredientes:
1 k de judías verdes (las mías recién recogidas)
500 g de gambas peladas
1 tomate maduro
1 cebolleta
6 cucharadas de aceite de oliva virgen
2 cucharadas de vinagre de sidra
1 diente de ajo 
Sal
Elaboración:
Limpiar las judías verdes, retirándoles los nervios y los dos extremos, y cortarlas en tiras. Cocerlas en abundante agua hirviendo con con sal, sin taparlas, por espacio de siete u ocho minutos. Escurrirlas y refrescarlas en abundante agua salada helada, en la que nadarán cubos de hielo. De esta forma se refrescan y mantienen su color verde vivo. Escurrilas y reservarlas en un bol. pelamos entonces el tomate, lo despepitamos y lo cortamos en dados muy pequeños. Hacemos lo mismo con la cebolleta, pero picándola muy menuda.
en el momento de servir la ensalada preparamos una vinagreta con el aceite, el vinagre, la sal y el ajo, batiéndolas con las púas de un tenedor. Añadir la salsa al bol en el que tenemos las judías verdes escurridas y frescas y dar un buen meneo para que se impregne bien todos los ingredientes. añadimos también los dados de tomate y la cebolleta.
Salteamos entonces, solo ahora las gambas, para que no se sequen y lleguen tibias a la mesa. Primero las sazonamos. Luego añadimos una pizca de aceite de oliva en una sartén antihaderente y, cuando humee, echamos las gambas peladas. Damos unas vueltas de unos segundos, justo para que cojan color y temperatura; deben quedar bien jugosas.
Finalmente las retiramos del fuego y las añadimos a la ensalada. Servimos.


                                             ¡Os deseo una feliz semana!

viernes, 18 de abril de 2014

Nidos de chocolate con huevos de Pascua


El otro día vi estos  " huevos de Pascua en sus nidos"  y me cautivaron enseguida, los preparé para regalarle a mis sobrinos y ya quedé prendada para siempre; son muy fáciles de hacer, están buenísimos y resultan preciosos, así que he prepardo unos cuantos para regalar el domingo de Pascua... si os gustan aún astáis a tiempo, porque se hacen en un santiamén.

Ingredientes:
200 g de chocolate negro 
100 g de choco krispies
Coco rallado 
Palitos de almendra
Preparación: 
Fundimos el chocolate, o en el microondas ( yo lo fundo a 650 W, unos 3 minutos) o al baño maría.
Disponemos sobe la superficie de trabajo unas cápsulas de magdalenas o de cupcakes. Yo he usdado las de cupcakes y con estas cantidades me salieron 6 nidos generosos.

Cuando tengamos el chocolate fundido, añadimos los cereales y mezclamos bien con una espátula  los dos ingredientes. Con una cuchara vamos rellenando las cápsulas dándole forma de nido. Lo espolvoreamos con coco rallado y palitos de almendra. 

Dejamos enfriar a temperatura ambiente. 
Una vez fríos yo los rellené con huevos de colores y los puse en una bandeja  para mis sobrinos. el resultado me gustó tanto que acabo de preparar otra tanda, para regalar individualmente.

                                                   ¡Feliz Pascua!



lunes, 14 de abril de 2014

Makisushi de bacalao


Estamos en Semana Santa y el bacalao es un ingrediente muy ligado a esta celebración,  aunque en nuestra casa es un alimento que se come todo el año, por eso de vez en cuando me gusta probar nuevas formas de prepararlo. Como la mezcla bacalao+arroz me gusta mucho he decidido prepararlo en plan sushi, el resultado nos ha gustado mucho, tanto desde el punto de vista cromático como gustativo... ¿haber que os parece a vosotros?
Ingredientes:
150 g de arroz para sushi
Vinagre de sushi
2 láminas nori especial sushi
1 cucharadita de wasabi
2 trozos de bacalao 
6 tiras de cebollino
1 pimiento rojo asado
1 diente de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 cucharada de perejil picado
Salsa de soja 
Esterilla especial para sushi
Elaboración:
Hace algún tiempo asistí a un curso de sushi impartido por Marián Rodriguez,  las explicaciones para cocer el arroz provienen de aquel curso.
"El arroz para sushi hay que lavarlo muy bien, hasta que el agua salga limpia. Se deja que seque y se hinche durante 1 hora.
1. Se necesita un recipiente cuya tapa cierre herméticamente.
2. Por cada taza de arroz 1 taza de agua ( o una taza y un poquito más) "... yo tengo que ponerle una taza y un poquito más..."
3. Con el recipiente abierto llevar el arroz a la ebullición a fuego medio.
4. Cerrar herméticamente el recipiente
5. Cocer a fuego máximo durante 2 minutos
6. Bajar a fuego medio y cocer 5 minutos
7. Bajar el fuego al mínimo y cocer 15 minutos aproximadamente para
 que el arroz absorba el agua restante. 
8. Se pueden oír las diferentes etapas de la cocción del arroz. Al principio, el arroz burbujea y, cuando ha absorbido toda el agua, empieza a silbar. Si se quiere conseguir un buen arroz, no se debe retirar nunca la tapa durante la cocción.
9. Una vez cocido, se quita la tapa, se cubre con un paño y se deja enfriar durante 15 minutos.
10. Poner el arroz en un recipiente que no sea metálico. Los japoneses utilizan el hangiri, un recipiente redondo y con fondo de madera de cedro.
11. Se extiende uniformemente con una espátula o con una cuchara de madera.  Los japoneses utilizan el shamoji.
12. Se pasa la cuchara o la espátula por el arroz constantemente, primero de izquierda a derecha y después de arriba abajo. Esto ayuda a separar los granos de arroz.
13. Mientras se realiza esta operación, añadimos el sushizu (vinagre para sushi). La proporciones son: 150 mililitros por cada 750-1000 g de arroz. Con cuidado de no pasarse. El arroz deberá quedar pegajoso, pero no pringoso.
14. Al mismo tiempo se debe abanicar el arroz, para que se enfríe, se separen los granos y el arroz quede brillante."
Y ya está el arroz listo para trabajar con él. Hay que recordar que es necesario mojarse las manos y los utensilios con agua fría, frecuentemente, para que el arroz que el arroz no se pegue a las manos y a los utensilios.
El vinagre de sushi se puede preparar en casa de la siguiente forma:  2 cucharadas de azúcar; 5 cucharadas de vinagre, si puede ser de arroz mejor y de 2 a 4 cucharaditas de sal. Calentar el vinagre y disolver el azúcar. Dejar reposar."
Esto parece muy engorroso, pero una vez que se saben los pasos a dar, es lo mismo que preparar cualquier otro plato.
El bacalao se pondrá a remojo 36 horas antes, cambiándole el agua varias veces.
En una cazuela se pone el bacalao, se cubre con agua, se acerca al fuego y se permite que de el primer hervor, retirándolo a continuación. Se limpia de piel y espinas y se dehace groseramente. Se reserva.
Majamos el ajo y el perejil en un mortero, cuando esté hecho una pasta le añadimos el aceite y lo mezclamos.
Colocamos el alga nori con el lado brillante hacia abajo sobre la esterilla en sentido horizontal.
Con las manos humedecidas extendemos la mitad del arroz sobre la lámina dejando un reborde de 1 cm en el extremo más alejado.
Extendemos una fina hilera de pasta wasabi, por el extremo más cercano a nosotros,  sobre el arroz. Colocamos  bacalao desmenuzado, tiras de pimiento, la mitad del cebollino y ponemos la mitad de la salsa de ajo y perejil por encima formando una fila.
Con cuidado enrollaremos el alga con el fin de formar un rollo compacto.Dejaremos un trozo de alga sin rellenar, que es el que sellará el rollo para cerrarlo, para ello hay que humedecerlo con agua y presionar. Para que no se abra hay que poner esta parte hacía abajo y refrigerar de modo que acabe de sellarse del todo.
Cortamos el rollo por la mitad y los trozos restantes en pequeños trozos iguales.


                        ¡Os deseo una buena semana santa!

viernes, 11 de abril de 2014

Torrijas con crema zabaione al microodas






















¡He visto por la red tantas torrijas, que no he podido resistirme! 
Hacía tiempo que no las hacía, porque me van a costar alguna que otra lorza... pero he disfrutado tanto con ellas que  ya me las apañaré. Durante mi infancia las torrijas nunca tuvieron una época determinada, mi madre las hacía cuando había sobrado mucho pan, era por tanto un plato de aprovechamiento... A mi raramente me sobra pan, así que lo compré para hacer las torrijas, pero he sustituido el vino que lleva esta receta por mi aguardiente de frutas  (había que reciclar algo) y a raíz de eso se me ocurrió hacer un zabaione con el mismo aguardiente y el resultado...  al menos para mi  ¡ha sido espectacular! 
Ingredientes:
Para las torrijas
1 barra de pan del día anterior
1 litro de leche (yo desnatada)
Un palito de canela 
200 g de azúcar
2 cucharadas de vino  blanco (yo puse aguardiente de frutas
4 huevos
Aceite de oliva
Para el zabaione
6 yemas de huevo
75 g de azúcar
250 ml de Marsala u otro vino dulce (y usé de nuevo aguardiente de frutas)
Canela y ralladura de limón (optativos)
Preparación:
Cortamos el pan en rebanadas de un centímetro de grosor, lo colocamos en una fuente una al lado de otra.
Calentamos la leche con el palito de canela y cuando empiece a hervir, añadimos el azúcar poco a poco.
Removemos con una cuchara de madera hasta que se disuelva el azúcar y agregamos el licor. Retiramos del fuego y colamos el líquido sobre las rebanadas de pan para que se empapen.
Una vez que el pan remojado esté templado, batimos los huevos en un recipiente amplio. 
Ponemos en una sartén de bordes altos, abundante aceite de oliva y la ponemos al fuego medio-alto.
Rebozamos las rebanadas en el huevo batido y las doramos en el aceite que debe de estar caliente pero no humeante. Una vez fritas se van colocando sobre papel absorvente par que escurran el exceso de grasa.
Pasamos las torrijas a una fuente y se pueden espolvorear con azúcar y canela (yo no lo hice)
Crema zabaione en el microondas
En un cuenco apto para microondas batimos las yemas con el azúcar  hasta que nos quede una crema blanquecina. Incorporamos  el licor removiendo  poco a poco, añadimos canela y ralladura de limón, si la usamos.

Metemos en el microondas 30 segundos, batimos y volvemos a dejarlo otros 30 segundos, volvemos a batir y de nuevo metemos en el horno 20 segundos, sacamos del micro removemos y en este caso había alcanzado la textura idóneo, de no ser así podríamos darle unos segundos más.


 Antes de que se enfrié se cubre cada torrija con dos cucharadas de crema, extendiéndolas sobre ellas, se espolvorea con canela molida y se sirve. 
                 
  ¡Buen fin de semana y buenas vacaciones para los afortunados!

miércoles, 9 de abril de 2014

Pans de l´Horta



















Hola amigos! Hoy toca pan, y no es un pan cualquiera es, son: pans de l´horta, o lo que es lo mismo, panes típicos de la huerta valenciana, propuestos por nuestra amiga Marisa del blog Thermofan, con motivo de su tri-aniversario. Marisa es una panarra empedernida, así que no podía celebrar esta efeméride con otra concurso  más adecuado... yo este pan, de hecho, ya lo tenía en pendientes, así que recibí la propuesta encantada y tengo que decir que después de probar el pan... lo estoy más todavía, con él, me he hecho uno de los bocatas más ricos que recuerdo.
Ingredientes:
Prefermento
100 ml de agua
50 g de harina de fuerza
15 g de levadura fresca
1/2 cucharadita de azúcar
Masa del pan
450 g de harina de fuerza
200 ml de agua
10 g de sal (yo 7)
Todo el prefermento
Harina para espolvorear
Preparación:
Prefermento:
En un bol mezclamos bien el agua y la levadura. Añadir la harina y el azúcar, mezclar bien, tapar con un papel film y dejamos reposar en la nevera 12 horas como mínimo, puede estar hasta 48 horas.
Masa de pan:
Retiramos el fermento de la nevera.  Lo dejamos tapado a temperatura ambiente, al cabo de una hora estaba lleno de burbujitas.
Ponemos la Harina en un bol, hacemos un agujero en el centro y le añadimos todo el fermento y el agua tibia, mezclamos los ingredientes con una cuchara o una espátula de panadero.
Cuando tengamos una masa homogénea, la volcamos sobre una superficie de trabajo sin espolvorearla con harina, amasando un poco.

Empezamos amasar durante 10 minutos,  añadimos la sal (yo la sal la espolvoreo sobre la mesa y voy amasando sobre ella para que se vaya incorporando a toda la masa) seguimos amasando hasta conseguir una masa elástica.
Dividimos la masa en porciones ( yo hice 5, de algo más de 160 g.) Boleamos la masa y la dejamos reposar tapada hasta que doble su volumen.
Nuestra anfitriona Marisa  en este enlace nos explica como dar forma a estos panes característicos de la huerta valenciana, con sus propias imagenes y con dos vídeos que grabó a Vicente Sancho, un panadero profesional. 
Después de formadas las pataquetas y los rotllos, se dejan en reposo nuevamente tapados, para que doblen su volumen. Una hora más o menos.
Calentamos el horno a 200 ºC.
Metemos los panes en el horno con vapor. Yo siguiendo los consejos del Libro del Pan:  "se introduce una fuente con cubitos de hielo sobre la rejilla inferior o sobre el suelo del horno mientras se calienta justo antes de hornear. Introducimos el pan en el horno antes de que el hielo se derrita por completo. Cuando los cubitos están desechos, se retira con cuidado la fuente del horno. Ocurrirá en los primeros 15 a 20 minutos"  
Transcurridos 30 minutos el pan presentaba este aspecto tan doradito, Así que se saca del horno y se deja sobre una rejilla para que enfrie.
"...Confieso que no lo dejé enfriar del todo... y con la mitad de una pataqueta me hice un bocata... ¡ que Dios del cielo, que bueno estaba! " Mas tarde hubo quien me imitó, esta vez con un rotllo entero... y la conclusión fue la misma ¡estaba muy bueno!
¡Gracias amiga Marisa, por una propuesta tan rica !





El comcurso dura todavía hasta el 13 de abril, así que aun hay algo de tiempo.
El pan es fácil de hacer y muy rico.
El jurado está formado por profesionales.
Y los premios son muy interesantes, colaboran:








Con un lote de productos  y con un libro 

Con un lote de productos


Y la autora de todo esto, con este libro.

                    ¡Que la Diosa Fortuna nos acompañe!

Aquí se pueden ver las recetas participantes:

lunes, 7 de abril de 2014

Gallina con fideos




Hola! Hoy traigo una receta de mi infancia. Me crié en una casa donde siempre había gallinas, así que de vez en cuando mi madre preparaba este guiso, del que tengo unos buenísimos recuerdos, porque está francamente bueno. Hacía muchísimo tiempo que no lo hacía, pese a que de vez en cuando, mis cuñados me regalan gallinas caseras. 

Tengo que agradecer al Recetario Mañoso la recuperación de esta receta. Como ya sabéis este mes de la mano de Antonia, del blog cocina_sos_antonia con la tutoría de Mariví, del blog Cuchiflitos, tienen como producto estrella estos animalitos domésticos, así que para mi segunda aportación, he elegido la gallina y he disfrutado de lo lindo con la elección ¡gracias mañosos!

Ingredientes:
(Yo prepare solo la mitad e a receta)
1 gallina
3 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen
1 cucharada de manteca de cerdo
1 cebolla
1 pimiento rojo
75 ml de vino blanco
1 tomate pequeño
Un atadillo de hierbas  aromáticas (romero, tomillo, perejil)
Unas hebras de azafrán
Unos clavos de olor
Caldo de pollo 
Sal y pimienta
400 g de fideos nº 5
Preparación:
Cortamos la gallina en trozos regulares y la adobamos con   sal, pimienta ajo y perejil. La dejamos  en reposo una hora.
Picamos la cebolla,  y el pimiento en brunoise.
Cubrimos el fondo de una cazuela de barro con aceite de oliva y la cucharada de manteca de cerdo, rehogamos la gallina. Una vez dorada, bajamos el fuego y agregamos la cebolla y el pimiento picado, dejamos dorar ligeramente. Añadimos el vino, subimos un poquito el fuego y dejamos consumir un poco. Ponemos el tomate picadito y dejamos sofreír unos minutos, añadimos el atadillo de hierbas, los calvos y la sal.
Cubrimos con el caldo y dejamos cocer. (El tiempo de cocción en este caso fue de 2,30 minutos, más los 10 minutos de los fideos).
A la 1/2 hora de cocción agregamos el ajo y las hebras de azafrán majadas en el mortero.
Cuando esté cocida la gallina, añadimos los fideos a la cazuela y dejamos cocer unos 10 minutos, controlando la cantidad de líquido, si fuese necesario agregamos caldo caliente, hay que tener en cuenta que este guiso debe resultar algo caldoso.
Se sirve con una lonchas de jamón frito. Yo los hice a la plancha.


                             ¡Que tengáis una buen semana!