miércoles, 1 de junio de 2016

Galletas sanas, sin glunten, sin lactosa, sin huevo


Feliz mes de junio a tod@s y a ver si viene por fin el verano, que por aquí ya apetece. Espero también disponer de más tiempo para compartir y para visitaros, que últimamente os tengo bastante abandonados... pero otras aficiones, como el huerto y el jardín reclamaron mi atención, la primavera es época de plantación, y en ello he estado,  ahora solo necesito que el tiempo ayude y disfrutar viendo como crecen mis plantitas y sus frutos... ya os iré contando!
Y como empezamos mes, sigo con la costumbre de que la primera receta sea de  galletas. Las de hoy son de lo más sencillo, solo tres ingredientes, todos de la naturaleza...  la receta me ha encantado, se la vi el otro día a Andréa, de Quitutes da Andréa,  una querida bloguera brasileña que hacía mucho tiempo que no visitaba y que tiene unas recetas que me gustan mucho, ella a su vez, se la había copiado a otra bloguera portuguesa  Marcia, que cada vez que la visito, salgo babeando... tiene muchísimas galletas en su blog, y si una es rica la otra lo es más... como veis la receta va y viene de un lado al otro del Atlántico.
Le hice un cambio por necesidad, no tenía aceite de coco, así que usé uno de oliva,  un gran selección de aceites Abril. El resultado ha sido estupendo, menos dulce de lo que esperaba, pero con un sabor y una textura muy original... repetiré!



Ingredientes:
1 taza de coco rallado
10  dátiles
1 cucharadita de aceite de  coco (yo  puse de oliva )
Azúcar glas para espolvorear

Elaboración:
Se colocan los ingredientes en un procesador de alimentos y se tritura hasta conseguir que todo esté mezclado. Yo lo hice en la thermomix a velocidad progresiva hasta 7 en 20 segundos.

Queda una pasta blandita, opté por hacer bolas del tamaño de una nuez, unas las hice alargadas otras redondas;  para aplastarlas utilicé el mazo de la carne en el caso de las redondas y un tenedor en el caso de las alargadas, en ambos casos se pegaron, pero se separan sin problemas con cuidado, en el caso del tenedor he optado por pasarlo por aceite y escurrirlo en una servilleta de papel, aún se pega un poco  pero menos. A las redondas les agrandé los agujeros con un palillo.
Se cuecen a 170ºC, Andréa las dejó 10 minutos, a mi me pareció que con ese tiempo aún estaban blandas y a nosotros nos gustan crujientes, así que  las dejé 20, casi me paso, creo que 15 hubiera sido lo correcto, en este horno... ya sabéis que cada uno es un mundo.
Salieron 18 galletas.

 
¡Feliz mes junio!

16 comentarios:

  1. Olá Milia: ficaram lindas as tuas bolachas e fiquei muito contente por teres gostado e experimentado.
    Bjn
    Márcia

    ResponderEliminar
  2. Amiga que ricas y sanas te quedaron, yo me apunto a estas deliciosas galletas.Bsssss

    ResponderEliminar
  3. Hoy coincidimos con galletas las dos!! las tuyas se ven deliciosas y te han quedado estupendas, en casa cuando hago galletas es un sin vivir si entan las peques no duran un susto, es un visto y no visto, para darse un capricho entre horas son ideales, te han quedado preciosas...Bess

    ResponderEliminar
  4. Hoy te voy llevar la contraria, no me gustan los datiles, aunque alguien hay por casa que se los tengo que comprar exclusivamente para el, la verdad que tienen una pinta muy buena, te voy a probar una.... huuuunnnn que ricaaaaa... BIKIÑOS amiga

    ResponderEliminar
  5. Con que pocos ingredientes has hecho estas galletas, !!hay que ver!!.
    Me gustan los dátiles y adoro el coco, así que para mi son un bocadito ideal Milia y además para cualquiera momento del día.
    Bicosss

    ResponderEliminar
  6. Oooh, Milia!!!!!
    Se ven deliciosas estas galletitas y además muyy sanas, me has dejado con ganas de incarles el diente, jaaa, jaaaa
    Me da envidia sana lo del huerto y eso de disfrutar luego sus frutos, mf parece un lujo ;)
    Espero que la cosecha sea buena y geneosa :)
    Y por lo de las visitas, tranquila, todos tenemos momentos en que no se puede..
    Por cierto voy avisitar lis dos blogs que acabas de mencionar :)
    Un abrazo muyyyyy cariñoso y que sigas disfrutando de esa maravillosa tierra que espero visitar pronto!!!

    ResponderEliminar
  7. Solo te voy a poner un pero que me parecen pocas galletas jajaa, tengo que comprar dátiles y las hago más fácil y rápido imposible, te han quedado de relujo.
    Bicos mil wapisima 😘

    ResponderEliminar
  8. Unas galletas que se ven muy buenas y que al no llevar algunos productos típicos de las galletas las podrán comer mucha gente con algunas intolerancias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. hola Milia, que receta más rica que nos traes hoy, especialmente para las personas que no son tolerantes al huevo, lactosa y gluten.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Milia. Acabo de babear yo también. Son unas galletas de lo más originales y sencillas. Tienen que estar muy buenas. Me da rabia que los dátiles no son buenos para mí. Como ves, lo que para ti sí, para mí no.
    Disfruta de tu huerto y ya nos enseñarás tus plantas y tus verduras. Todo un lujo.
    Por cierto, ya probé tu harina de castañas y repetiré en breve. No te digo nada más.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  11. Vaya gozada poder llevarse a la boca un dulce tan sano!!!
    Me encantan los dátiles; tienen un sinfin de propiedades, y unidos al coco... Hummm fantásticas tus GALLETAS.
    Un besin reina y feliz tarde :)))

    ResponderEliminar
  12. Hola Milia, si nos tienes abandonados un poco por esos motivos, bienvenidos sean , si son cosas que te hacen feliz. las galletas están para pedirte un cajita, qué ricas, sanas como todo lo que siempre nos traes. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  13. se ven muy ricas !!me encantan los datiles ,a si que seguro que las galletas mucho mas
    besitos

    ResponderEliminar
  14. Qué maravilloso amiga Milia, tus galletas son perfectas.
    Me alegro de que hiciste la receta.

    Buen fin de semana!
    Un beso grande en tu corazón ♥

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos