domingo, 26 de junio de 2016

Muffins de kéfir y frutas

La de tiempo que lleva esta receta lista para publicar, pero no se muy bien porqué se fue quedando rezagada, y no se lo merece porque son unos bollitos  muy ricos y muy jugosos que con un té o un café, están de miedo.
La receta original lleva yogur, pero en esta ocasión la hice con leche kefirada, me apetecía probarla en algo dulce y el resultado nos gustó mucho... Y como estamos en noche electoral esperemos que el resultado también nos guste, sobre todo esperemos que se pongan de acuerdo nuestros políticos para formar un gobierno... a mi me aburre bastante esta situación de campaña electoral continua!


Ingredientes:
100 g de manzana
50 g de fresas
2 cucharadas de zumo de limón
1 huevo grande
200 g de azúcar
250 g de harina
2 cucharaditas de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
250 g de kéfir 
80 ml de aceite de oliva suave
Mezcla de especies (canela, cardamomo, clavo)
1 pizca de sal
50 g de hijos secos
50 g de orejones
Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ºC
Encajamos  cápsulas de papel en un molde para muffins.
Cortamos la manzana y las fresasen dados pequeños, regamos con el zumo de limón y reservamos.
los higos y los  orejones
Tamizar la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal
Se baten los huevos con el azúcar, añadimos el aceite y el kéfir, removemos hasta que todo esté mezclado. Incorporamos  las fresas, los higos y lo orejones picaditos a la mezcla
Se tamiza la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadimos la mezcla líquida sin batir demasiado hasta que todo esté integrado.
Rellenamos las cápsulas de papel que tenemos preparadas  y las horneamos de 25 a 30 minutos.
Dejar enfriar sobre una rejilla.


Versión Thermomix:
Batir el huevo y el azúcar 3 minutos  a 37º, velocidad 3.
Incorporar el aceite y el kéfir y batir 8 segundos a velocidad 3.
Añadimos la harina tamizada con la levadura, el bicarbonato y la sal, mezclamos 20 segundos a velocidad 3 1/2.
Se incorpora la fruta delicadamente.
Lo demás es todo igual.








¡Feliz semana!






jueves, 23 de junio de 2016

Pollo de la tía Alicia "BBsseo para el veraneo"

Un ves más y ya van 8, mi amiga Marisa González, nos invita a participar en su Reto BBSS  (recetas buenas, baratas, sencillas y sanas). Cada reto  tiene un lema y el del octavo es muy festivo... BBsseo para el veraneo...  A mi el verano siempre me parece una época alegre, divertida y con fiestas por todas partes...  aquí en mi tierra   en verano, todos los días hay alguna celebración en algún sitio, con música, fuegos y muuucha comida!


Como dice Marisa, la palabra veraneo últimamente ha perdido fuerza pero hace años era muy habitual escucharla.  Había dos tipos de veraneo... los que se iban a disfrutar de esos días   a alguna parte...  o los que se quedaban en su lugar habitual  esperando con autentica emoción la llegada de los veraneantes. A estas alturas ya os habréis dado cuenta que yo estaba en el segundo caso. Desde que mis padres se separaron cuando yo tenía 7 años, vivía con mi madre todo el año, tengo un hermano, pero es  mayor y ya  vivía fuera, lo mismo que mis tíos y mis primos, así que no os podéis imaginar lo que significaba para mi el verano y el veraneo de los míos... por fin mi casa era la casa llena de gente  que yo  siempre quería tener!
Ahora que han pasado los años, cuando muchas de esas personas que hicieron parte de aquellos maravillosos veranos ya no están,  me he ido dando cuenta que aquellos veraneos no solo han sido felices, divertidos y festivos... fueron también de basto aprendizaje de muchísimas materias que me acompañan desde entonces. 
Y centrándonos en  la materia que nos ocupa, aquellos veraneos sirvieron par descubrirme nuevos sabores, nuevos olores y nuevas formas de cocinar. Mis tíos venían unos de Barcelona y otros de Lisboa, con ellos descubrí el pan tumaca, los canelos, los mar y tierra, los platos salados con frutos secos, el bacalao a la llauna etc, etc... esto por parte de los  de Barcelona, pero los de Portugal no se quedan atrás, los lectores habituales de este blog, sabéis de mi pasión por la cocina portuguesa, pues allí se forjó... las infinitas  maneras de cocinar el bacalao, esos arroces siempre presentes en las mesas portuguesas, los dulces típicos, mis primeros contactos con las especies más exóticas... y podría continuar  un buen rato... Ya ves Marisa González, para lo que ha dado tu idea... cuantos recuerdos!


La receta también tiene su historia, mi tía Alicia (la de Barcelona) preparaba un pollo de corral que nos encantaba a todos, así que mi madre le guardaba los mejores pollos para hacer esta receta, además de las mejores cebollas y los mejores tomates.... que bueno estaba! Cuando hacíamos este plato había que comprar doble ración de pan, fue uno de los primeros platos que aprendí a cocinar y desde entonces hace parte de mi recetario, procuro hacerlo con un pollo de corral y si no con un pollo campero... Espero que os guste  y que te guste Marisa, me pareció que era un buen BBSSeo para el veraneo.

Ingredientes:
1 pollo hermoso de corral o campero
Aceite de oliva virgen
2  cebollas (yo puse blanca y roja) 
4-6 dientes de ajo
100 ml de brandy
 1  kilo de buenos tomates u una lata de tomate natural triturado de 1 k
Sal y pimienta
Pimentón ahumado (optativo)
Caldo de pollo, o  agua, si fuera necesaria.
Perejil

Elaboración: 
El pollo se limpia y se trocea por las articulaciones, es importante no hacer astillas en los huesos, para luego no encontrarnos algún trocito en la salsa.
Ponemos una cazuela amplia con un  buen chorro de aceite al fuego, dejamos que se caliente bien y doramos los trozos de pollo por tandas. Cuando estén todos dorados los  introducimos de nuevo en la cazuela y le añadimos la cebolla y el ajo cortado en brunoise, dejamos pochar a fuego suave removiendo de vez en cuando, cuando la cebolla este blanda, regamos con el brandy y dejamos un rato hasta que se evapore el alcohol.
A los tomates le hacemos un corte en la piel en forma de cruz, los introducimos en agua hirviendo unos segundos, los pasamos por agua fría y le retiramos la piel, se trocea muy menudo, y se incorpora a la cazuela del pollo.
Salpimentamos, añadimos el pimentón  y cocinamos a fuego muy bajo, vigilando el guiso y girando los trozos de vez en cuando, hasta que el pollo esté cocido... el tiempo depende del tipo de pollo, uno pollo de corral joven necesita de 45 a 60 minutos, uno campero del supermercado necesitará  de 30-40.
Normalmente el jugo que suelta el tomate es suficiente para la cocción del pollo, pero no todos los tomates son iguales, por lo que a veces es necesario añadir un par de cucharadas de caldo o agua.
La salsa de este pollo es una delicia, en casa es habitual servirlo con patatas cocidas y con mucho pan.




¡Feliz jueves!

domingo, 19 de junio de 2016

Pecan pralines "Cocinas del mudo"



Buenos Días! Un mes más nos vamos de viaje virtual a las Cocinas del mundo, en esta ocasión de la mano de Tere,  de Casa Tere,  el destino es Estados Unidos, un país que da para mucho en todo, pero en materia de cocina se supera con creces... hay que tener en cuenta que es  un país que fue poblado  por emigrantes de todas las partes del mundo, lo que hace que su cocina actual sea muy diversa, su gran extensión también se presta a esa variedad. Por la red hay cumplida información sobre el tema... y recetas para dar y tomar, allí he recurrido yo... y mi archivo de pendientes ha engordado una barbaridad!
VEN DE VIAJE CON NOSOTRAS ...
Necesitaba una receta de elaboración sencilla y que pudiera hacer sin gluten ni lactosa, así que cuando vi en la Wiki, estas pecan pralines, fui rápidamente  a ver  recetas y me encontré con un vídeo de Marta Stuar, donde el diseñador Ton Ford prepara este postre sin quitarse su elegante americana... así que decidido, haría este postre tan glamuroso, es justo lo que andaba buscando.

Por supuesto lo adapté a mis necesidades y reduje la cantidad de azúcar... el resultado ha sido... Una auténtica exquisitez!

 Ingredientes:
2 tazas de azúcar... puse 300 g
3/4 cucharadita de bicarbonato
1 taza de crema ligera... usé  200 ml de nata sin lactosa 36% de materia grasa + 25 ml de agua
1 cucharadita de mantequilla sin sal... la usé sin lactosa
2 tazas de medias nueces pecanas... puse 200 g.
Elaboración:
Cubrimos dos bandejas con papel de hornear.
En un cazo ponemos el azúcar y el bicarbonato, añadimos la nata y calentamos a fuego medio alto.
Cocinamos removiendo ocasionalmente, hasta que la mezcla esté dorada... En la receta original utilizan un termómetro, pero  el mío estaba sin pila, así que lo hice a ojo de buen cubero.
Incorporamos la mantequilla y las nueces y mezclamos hasta que la mantequilla se haya derretido y la mezcla esté homogénea.
Con dos cucharas vamos haciendo montoncitos en las bandejas preparadas anteriormente, dejamos que se enfríen... y
 ¡Dios! Que cosa tan rica!







¡Os deseo un buen domingo a tod@s!




viernes, 17 de junio de 2016

II encuentro de gastrobloggers Salimat 2016

Nacho Costoya; Kike Piñeiro; Rita Ardora; Maruxa García Quiroga

E pasado sábado tuve la oportunidad de pasar unas horas (estupendas por cierto), en el 20º Salón de Alimentación del Atlántico, Salimat 2016.
Fue una gozada pasear por los distintos stands y ver con que profesionalidad, imaginación y cariño tratan las distintas empresas gallegas los increíble productos con que esta tierra nos obsequia.

La visita comenzó a las 11, 30 de la mañana, en el marco del II  encuentro de gastrobloggers,  para hacer un recorrido por el espacio de productos innovadores, Alinova,  con el fin de conocer y catar algunas   novedades... todas sería imposible!
Empezamos el recorrido por unas conservas artesanas, Consevas Ares de Burela Lugo,. Todo con un aspecto delicioso, tuvimos la oportunidad de comprobar que no solo era el aspecto, el sabor de su paté de quisquillas estaba totalmente a la altura, y sospecho que lo demás también. Su slogan es "Deja que te conquistemos con nuestros productos. Elaboramos las conservas de forma tradicional, en busca de la máxima calidad, para los paladares más exigentes"  creo que no hay nada que añadir.



Y de Lugo a Pontevedra, a Vigo concretamente, con otras conservas, Conservas Chanquete con una cuidada presentación, y mezclas muy originales; Carabineros, Bonito de Burela, con piquillos, con grelos y Mejillones en escabeche, probamos el de bonito de Burela con grelos, muy rico y con un sabor muy auténtico... totalmente recomendable!
Me apareció muy interesante:
El agua de coccción de pulpo gallego, un fumet que me parece que dará a los guisos marineros un sabor considerable... lo probaré y os lo contaré.
Los adobos criollos, sobre todo porque son sin gluten... para mi perfectos en este momento.
Dulces de todo... de grelos, ya lo había probado y esta muy  bueno,  hay  también de castañas, de algas y por supuesto de todas las frutas habituales.
Mermelada de pimientos de la Denominación de Origen Herbón... los genuinos pimientos de Padrón. Por supuesto la hay dulce y picante... a mi la picante me pareció de lo más original.

La mañana estaba resultando de lo más interesante... ahora tocaba una visita al stand de Pesca de Rias ¿de onde si non? como ya los conozco, me esperaba algo extraordinario, pero como siempre que tengo la suerte de participar en alguna cosa que organizan... se  superan!
Los protagonistas... tres productos emblemáticos de nuestra gastronomía; un pescado, un bivalvo, y un cefalópodo
El título... Panel de evaluacación sensorial "PescadeRías, el mar marca"
La directora de la cata sensorial...  la Dra. Maruxa García Quiroga, convirtió la cata  en lo    que para mi resultó un juego muy divertido y muy instructivo.
El mago del fogón... Kike Piñeiro cocinero de A Horta do Obradoiro,  trató con verdadera pasión,  los tres protagonistas del evento, primero nos los presento al natural, sin ningún condimento, simplemente envasados al vacío y cocidos al vapor, para empezar.. luego los tranformaría en autenticas delicatessen.
Rita Ardora fue la presentadora del hábitat de nuestros protagonista y de las lonjas donde poder adquirirlos. Me encantó oírla hablar de las hierbas y las praderas marinas donde se crían los chocos,  y de los ecosistemas de nuestras Rías.
Y claro para acompañar estas maravillas... habrá que buscar un vino que maride bien, y  de eso se encargó Nacho Costoya, un sumiller muy divertido y muy didáctico, con él las catas son muy entretenidas.
Y para concluir esta experiencia tan gratificante nuestro mago de la cocina Kike Piñeiro, nos preparó una navaja que nos sirvió con un  chupito que fue como darle  bocado y un sorbo al mar.
El jurel, me resulto excelso... que exquisitez ¡por Dios! Venía acompañado por un pan, que otra vez, me pareció estar comiendo un trocito de mar, pero esta vez en seco.
Y para concluir esta orgía de sabores marinos, un choquito fresquísimo presentado sobre una crema de guisantes de temporada... ¡que sabor!
Y como broche de oro una crema de manzana que está para perder el sentido.
Fue una experiencia fantástica, de esas que te dejan con ganas de más.... ¡ENHORABUENA!
A la hora de comer, degustamos un menú elaborado con carnes de razas autóctonas de Glicia.
Por la tarde continuamos conociendo novedades, nuestra primera parada fue A Perla Illas Cies, unos chicos emprendedores que preparan unos exquisitos patés y que se les ha ocurrido una idea buenísima, meter en una lata, el relleno de una empanada, con productos de la mejor calidad y en su mejor momento... sus sardinas son sublimes,  tengo  en mi despensa varias latas... ya os contaré algo sobre ellas.

De allí fuimos a conocer una ginebra de mirabeles Ginabelle, que nos sorprendió por su presentación... la botella es impactante,  y la forma de hacerla con diversos destilados; de alvariño, mirabeles, flor de toxo (alecrín), enebro, regaliz, cilantro y seguramente alguno más que no recuerdo. Mientras nos lo explicaba me recordó a los alquimistas, quizá influida por el halo dorado del stand... No soy muy de ginebras, pero los cócteles que nos prepararon con con ella, eran  ¡maravillosos!


Seguimos:
El bosque otoñal gallego convertido en delicatessen por Souto da trabe, una empresa además comprometida con el  medio ambiente con productos 100% ecológicos... deliciosas todas las combinaciones de castañas, en especial una crema de boletus con castañas que me pareció estupenda para acompañar algún asado.
Era ya bien entrada la tarde cuando asistimos aún a un maridaje de quesos gallegos y vinos.
Y acabamos como se acaban casi  siempre las fiestas... tomándose una copita en un stand con un nombre bien gallego... Habelas Hailas.
Fue una jornada estupenda... Salimat 2016 ha concluido, empieza Salimat 2017... el listón ha quedado muy alto, pero seguro que se superará...                      
           ¡Felicidades a los oganizadores!





¡Feliz fin de semana!




miércoles, 8 de junio de 2016

Mantequilla de marisco, con y sin lactosa


Hace unas de entradas  publiqué como hacer  una mantequilla casera, y ya dije allí que le daríamos unas vueltas... pues bien aquí está una de esas vueltas...  una mantequilla de marisco, así la llaman, aunque marisco lleva más bien poco, es una receta de aprovechamiento total, está hecha con las cáscaras y las cabezas de langostinos en este caso, de este plato...  Eso si, os puedo asegurar que está buenísima, recuerdo perfectamente la primera vez que la probé, como me gustó,  y lo difícil que fue convencerme de que era una receta de reciclaje... tengo que decir en mi defensa que hace de eso uuunos cuantos años!
Y ya que se trata de un reciclaje y  mis amigas   Marisa y Rosalía, tienen un reto de este género de lo más chulo, pues allá que nos vamos a   Reciclando Sabores.
Ingredientes:
250 g de mantequilla normal, o sin lactosa
La cascaras y las cabezas  de 500 g de langostinos
1 copa de brandy
Sal y pimienta:
Elaboración:
La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente, para ello ha de estar varias horas fuera de la nevera.
Las pieles y las cabezas de langostinos se saltean en una cazuela con 50g de mantequilla, cuando todas estén sofritas añadimos el brandy, que previamente habremos calentado en un cazo,  y lo flambeamos. A continuación se trituran... en esta ocasión lo he hecho en la theromomix, pero lo tengo hecho muchas veces con otros procesadores, esta receta la tengo desde mucho antes de comprar la Thermo. La pasta resultante se mezcla con la mantequilla y a continuación se pasa por un tamiz, la moldeamos a gusto (queda muy bien mentida en un  molde pequeño con una forma bonita),  la metemos en el frigo unas horas... hasta que se haya endurecido.
Con una tostadita de un buen pan... está de vicio!

Notas:
La versión sin lactosa es exactamente igual, la única diferencia es que se hace con mantequilla sin lactosa.
La textura es más blanda que la de la mantequilla normal, porque la mantequilla sin lactosa también lo es, pero el sabor es muy rico también.








¡Buenas noches!



lunes, 6 de junio de 2016

Flan libanés de coco y almendra con agua de azahar








Desde hace unos meses, sigo un régimen sin gluten y sin lactosa y desde entonces sé,  lo complicado que resulta encontrar productos que no contengan estos dos elementos, me paso horas leyendo etiquetas para ver la composición de los productos y hasta he  comprobado con agradable sorpresa, la solidaridad de ostras personas que están en la misma situación y que ya tienen más experiencia.
Por eso el descubrimiento de Qué puedo comer y su buscador de alimentos permitidos, ha sido para mi un gran hallazgo. Este buscador facilita la búsqueda de productos aptos para alérgicos, celiacos y afectados de otras intolerancias, dispone además de una app móvil, que incluye un escáner de  códigos de barra que permite obtener información del producto de forma más directa. 
He podido hacer este descubrimiento gracias a QuéBox, una caja sorpresa con nuevos productos libres de gluten y lactosa que me ha permitido conocer nuevas marcas, a la vez que supone un considerable ahorro. Es una caja con productos muy variados que llega a nuestros hogares de manera bimestral, con un precio bastante inferior a su valor real que es de   unos 25-30 €, que puede conseguirse por 19,90... y en estos momentos  y usando mi código QBBLG.. se consigue por 9,90... un precio irrisorio si tenemos en cuenta los productos que contiene... La caja QuéBox de mayo trae:
Bebida de coco almendras, Alpro Asturiana. 
Bebida de chufa light de, Costa
Garbanzos con espinacas, Litoral
Tortillas chips, Zanuy
Colines mediterráneos,Zealia
Magdalenas, Muuglu
Cacao soluble quinoa-Caoflor sport
Bebida Just Calm
Zumo de limón, Solimón
Crema de cacao, Nocilla original
Amaranto Gold
Y para empezar a dar buena cuenta de mi QuéBox de mayo, elaboré una receta con uno de sus ingredientes... La sola mención del coco y las almendras, me transporta a momentos muy agradables porque ambas cosas son muy apreciadas en mi familia y hacen parte de los postres de las comidas familiares, por eso elegí para comenzar la bebida de coco y almendras de Alpro que venía en mi caja.  
Así que he me he metido en la cocina y   decidí adaptar una receta que habitualmente hago con leche, cambiándola  por esta bebida tan refrescante, esta receta originalmente lleva pasas y pistachos, pero decidí añadirle coco y  unas almendras recién tostadas... nos encantó!
La cosa quedó así:

Ingredientes:
1/2 litro de bebida de coco y almendras de Alpro 
30 g de maizena
3-4 cucharadas de azúcar ( yo puse 3 g de sucralin)
15 g de almendras naturales 
10 g de coco 
1 cucharadita de agua de  azahar

Elaboración:
Retiramos medio vaso de leche  y ponemos el resto en un cazo de fondo grueso. lo llevamos a fuego suave y dejamos calentar hasta que este  a punto de hervir.
Disolvemos la maizena en el medio vaso de leche y lo añadimos a la leche que tenemos a punto de ebullición, removemos constantemente hasta que haya espesado.
Cuando la mezcla espese  la retiramos  del fuego, añadimos el agua de azahar, el coco y el edulcorante, mezclamos y repartimos en los cuencos donde lo vayamos a servir.                       Dejamos enfriar  y llevamos a la nevera  2 horas antes de consumir. Trituramos las almendras groseramente con un rollo de madera, las tostamos en una sartén sin nada de grasa  hasta que estén doradas. Reservamos.                                                                                                        
En el momento de servir el flan decoramos con las almendras.






¡Feliz semana a tod@s!






Nº de raciones: 2    Tpo de preparación: 10mn    Tpo de cocción: 3+5    Reposo: 3 h   Dificultar: Fácil


miércoles, 1 de junio de 2016

Galletas sanas, sin glunten, sin lactosa, sin huevo


Feliz mes de junio a tod@s y a ver si viene por fin el verano, que por aquí ya apetece. Espero también disponer de más tiempo para compartir y para visitaros, que últimamente os tengo bastante abandonados... pero otras aficiones, como el huerto y el jardín reclamaron mi atención, la primavera es época de plantación, y en ello he estado,  ahora solo necesito que el tiempo ayude y disfrutar viendo como crecen mis plantitas y sus frutos... ya os iré contando!
Y como empezamos mes, sigo con la costumbre de que la primera receta sea de  galletas. Las de hoy son de lo más sencillo, solo tres ingredientes, todos de la naturaleza...  la receta me ha encantado, se la vi el otro día a Andréa, de Quitutes da Andréa,  una querida bloguera brasileña que hacía mucho tiempo que no visitaba y que tiene unas recetas que me gustan mucho, ella a su vez, se la había copiado a otra bloguera portuguesa  Marcia, que cada vez que la visito, salgo babeando... tiene muchísimas galletas en su blog, y si una es rica la otra lo es más... como veis la receta va y viene de un lado al otro del Atlántico.
Le hice un cambio por necesidad, no tenía aceite de coco, así que usé uno de oliva,  un gran selección de aceites Abril. El resultado ha sido estupendo, menos dulce de lo que esperaba, pero con un sabor y una textura muy original... repetiré!



Ingredientes:
1 taza de coco rallado
10  dátiles
1 cucharadita de aceite de  coco (yo  puse de oliva )
Azúcar glas para espolvorear

Elaboración:
Se colocan los ingredientes en un procesador de alimentos y se tritura hasta conseguir que todo esté mezclado. Yo lo hice en la thermomix a velocidad progresiva hasta 7 en 20 segundos.

Queda una pasta blandita, opté por hacer bolas del tamaño de una nuez, unas las hice alargadas otras redondas;  para aplastarlas utilicé el mazo de la carne en el caso de las redondas y un tenedor en el caso de las alargadas, en ambos casos se pegaron, pero se separan sin problemas con cuidado, en el caso del tenedor he optado por pasarlo por aceite y escurrirlo en una servilleta de papel, aún se pega un poco  pero menos. A las redondas les agrandé los agujeros con un palillo.
Se cuecen a 170ºC, Andréa las dejó 10 minutos, a mi me pareció que con ese tiempo aún estaban blandas y a nosotros nos gustan crujientes, así que  las dejé 20, casi me paso, creo que 15 hubiera sido lo correcto, en este horno... ya sabéis que cada uno es un mundo.
Salieron 18 galletas.

 
¡Feliz mes junio!