viernes, 30 de septiembre de 2016

Lubina con verduras estofadas



 Buenas noches! Otra semana que se me ha ido sin poder visitaros,  ni poder subir ninguna receta, es una etapa en la que tengo muy poco tiempo, pero vuestros comentarios están en mi correo, y pasaré a visitaros en cuanto pueda, mil gracias por ellos  y por visitarme.
Hoy os dejo una receta super sencilla, pero con un sabor y una textura excepcional... no es barata, la lubina es salvaje, bastante más cara que la  de acuicultura... pero a veces vale la pena hacer un extra y degustar algo tan exquisito. La receta es muy simple, un producto de esta calidad, no requiere grandes elaboraciones.

Ingredientes:
2 personas
1 lubina salvaje de 850 g
1/2 vaso de vino blanco
Sal gruesa
Aceite de oliva virgen
1 cebolla mediana
1 puerro, la parte blanca
1 trozo de penca de apio
1 zanahoria pequeña
1/2 nabo
1 limón
Sal

Elaboración:
Limpiar y trocear las verduras es lo más laborioso de esta receta, yo las preparo antes de meter el pescado en el horno y luego las salteo mientras se hace. La cebolla se pela y se corta en trocitos pequeños. el puerro se corta en juliana, la penca de apio se limpia y se ralla, la zanahoria la raspamos y la cortamos en barritas muy estrechas, con  el nabo hacemos lo mismo.
Precalentamos el horno 10 minutos a 180ºC.
Colocamos la lubina limpia y seca,  en una fuente de horno, sazonamos con sal por ambos lados y regamos con aceite de oliva virgen. Introducimos el pescado en el horno. 
En un cazo ponemos el vino y lo reducimos a la mitad a fuego vivo, regamos con esta reducción la lubina y dejamos que prosiga la cocción, 20-25 minutos, dependiendo del horno.
Ponemos un wok al fuego, añadimos un chorrito de aceite y podemos añadir las verduras y hacerlas a fuego suave durante 20 minutos removiendo  a menudo para evitar que se quemen. Yo prefiero sofreír un poquito la cebolla on una pizca de sal 3 o 4 minutos, luego añado las restantes verduras y hacerlas de la manera que ya expliqué. Cuando ya están casi hechas, se comprueba el punto de sal,  se sube el fuego y se dejan dorar ligeramente, se rocían con unas gotitas de limón y se reservan.
Servimos los lomos limpios de la lubina sobre un lecho de verduras... No tengo palabra  para describir lo buena que está!





¡Feliz fin de semana!







miércoles, 21 de septiembre de 2016

Sopa fría de pera y pepino con queso sin lactosa



Estamos ya en las últimas horas del verano, en pocas horas cambiáremos de estación...  así que me voy a despedir con una receta muy veraniega, de la que  disfruté mucho este año, en esos días tan calurosos que tuvimos y que lo único que apetecía eran cosas frías,  para mitigar el calor esta sopa es maravillosa, es además muy rica, se hace en un suspiro, no necesita fuego, es ligera  y no tiene lactosa, por eso creo que  tiene méritos suficientes para ver la luz y  no quedar olvidada en el borrador hasta la próxima temporada estival.

Ingredientes:
1 pepino
1 pera
1 yogur sin lactosa 0 %
1/2 rama de apio
150 ml de caldo de verdura
1/2 diente de ajo
25 g de queso sin lactosa
Unos tallos de cebollino
Unas ramitas de eneldo

Elaboración:
Pelamos el pepinos, quitamos las puntas, le retiramos las semillas y lo troceamos. Pelamos la pera, le retiramos el corazón y la cortamos en trozos. Al apio  se le retiran las hebras duras, se lava y se pica.

Colocamos todas las verduras en un bol,, agregamos el caldo de verduras, el ajo picado, el yogur y salpimentamos. Trituramos hasta obtener una sopa cremosa. Tapamos y reservamos en la nevera.

Lavamos y secamos el cebollino y el eneldo, los picamos muy finos. Servimos la crema muy fría y repartimos por encima el queso desmenuzado y las hierbas picadas





¡Bye, Bye Verano. Bienvenido Otoño!

domingo, 18 de septiembre de 2016

Banh Xeo, crepes y tortitas vietnamitas para Cocinas Del Mundo



Buenos días! Ya ha pasado el verano y aquí estamos de nuevo como alumnos aplicados dispuestos a comenzar el  nuevo curso.  Como la materia  es de cocinas del mundo... a viajar se ha dicho! El viaje es largo, nada menos que Vitnan y a su cocina, . En esta ocasión la dirección del viaje corre a cargo de Concha Bernal, de Cocina y Aficiones, con ella nos vamos.

logoY tras dar unas cuantas vueltas por la red en busca de información sobre las costumbres gastronómicas de este país -lo que se aprende en estos viajes virtuales- he llegado a la conclusión de que tienen una dieta variada  y rica y de que muchos de sus platos  los puedo adaptar a mis costumbre tranquilamente... hay unos poquitos que no, que tendría que estar muy desesperada para comerlos. Pero como puedo elegir, me quedo con los que me gustan, y me gustan bastantes, de hecho tenía uno elegido desde hace tiempo, era de pescado  (que lo haré en cuanto tenga tiempo de buscar el pescado adecuado),  el último mes para mi ha sido muy complicado en materia de tiempo! Visto que de pescado no podía ser, busque una alternativa accesible y que me fuera fácil de hacer, encontré estos crepes, y como es una cosa que se me da muy bien ni lo dudé... que equivocada estaba! Se me dan bien las filloas, que las he hecho cientos  de veces y ya se cual es su punto, pero amigos... con harina de arroz , sin huevos, sin leche... nunca las hice, desconozco su textura, no se nada de cantidades, tengo que fiarme de una receta que no se si está bien... y la cosa,  no salió precisamente como yo quería, no me salió ni uno entero... 

Eso si, estaban buenos, buenos, con un contraste de sabores exquisito, no quedo ni una miga... las fotos ya las veis, cada ramita de menta y albahaca es una rendija. La receta está en este enlace, la hice casi igual, la única diferencia es que la carne estaba cruda y la salteé de la misma manera que la receta que os pongo, y a la masa de las crepes le añadí 2 cucharadas más de agua, aún así estaba excesivamente espesa y el crepe salió muy rígido de ahí que se rompieran todos al darle la vuelta.
Pero los "fracasos" a mi no me desaniman, al contrario  me motivan, y me di otra vueltecita por la red y esta otra receta me hizo tilín... y no me equivoque....! Y a ella vamos, que ya vale de prosa!


La receta la he hecho a mi manera y lo primero que he preparado fue la salsa.
2 personas
Salsa
Ingredientes
1/4 de zanahoria
1 diente de ajo
Un trocito de chile y un trocito de pimiento rojo
1/2 lima, usé un limón pequeño casero
10 ml de salsa de pescado
10 cucharadas de agua caliente
Una pizca de sal
Una pizca de azúcar
Elaboración:
La zanahoria se corta en brunoise muy pequeñita, hacemos lo mismo con el ajo, con el chile y con el pimiento rojo.
Ponemos una cucharadita de azúcar (yo usé mascobado) en un bol y le añadimos el agua caliente, removemos hasta que se disuelva. Añadimos las verduras, la salsa de pescado (que como sabéis es muy salada, por lo que es recomendable ponerla poco  a poco e ir probando, yo no he usado toda la cantidad),  y el zumo de lima o limón, también aquí es aconsejable ir probando.
La salsa me ha sorprendido gratamente, las verduras le dan un toque crujiente muy rico, he añadido pimiento rojo, que no está en la receta, porque el chile era demasiado picante y me apetecía ese toque rojo, pero no estar resoplando dos horas, así que puse un 1 cm de chile y el resto pimiento rojo...  quedó un poquito de salsa colada...  nada más!




Relleno
Ingredientes
200 g de gambas en este caso peladas
150 g de lomo de cerdo Selecta
Sal
Aceite vegetal
40 g de brotes de soja
Elaboración:
Cortamos la carne en tiras, la colocamos en un bol y la aliñamos con sal, se deja macerar durante 10 minutos. con las gambas podemos seguir el mismo procedimiento, aunque yo no lo he hecho, lo mismo que no le he puesto azúcar como en la receta original.
Salteamos la carne en un wok, cuando está hecha añadimos las gambas y dejamos cocinar un par de minutos y cuando estén rosaditas retiramos del fuego  y reservamos.

Tortitas:
Ingredientes:
150 g de harina de arroz
2 cucharadas de Maizena
Una pizca de sal
2 cucharadas de leche de coco
2 huevos
150 ml de agua templada
Un puñadito de cebollino
5 ml de aceite
Elaboración:
En un bol mezclamos la harina de arroz, la Maizena y la sal. añadimos la leche de coco,  los huevos batidos y un chorrito de agua, mezclamos hasta que todo esté integrado, quedará una mezcla espesa que iremos aligerando con el resto del agua.
Cortamos y añadimos el cebollino a la masa.


Calentamos un poquito de aceite en una sartén y añadimos unos trocitos de carne,  gambas y brotes de soja, poquitos, si se ponen muchos luego resulta difícil volver la tortita.
Volcamos un cacito de masa que cubra el fondo de la sartén, debe quedar una tortita fina, dejamos que se cuaje la masa , plegamos la tortita por la mitad y retiramos de la sartén, hacemos lo mismo con las demás.
En la receta original estas tortitas rellenas, se toman con obleas de arroz y lechuga. Nosotros prescindimos de las obleas y las tomamos con una ensalada de lechuga, tomate y cebolla... repetiremos!
Salieron 4 rellenas y sobró masa para hacer una tortita sola... también sola está buenísima, y si la rellenamos con un filetito  de lomo y unas hojas de lechuga... superior!
Todo un descubrimiento la cocina vietnamita.





¡Feliz semana amigos!






viernes, 16 de septiembre de 2016

Ensalada de judías verdes


Con el calor que ha hecho este verano, me imagino que lo que triunfó a la hora de comer en todas las casas fueron los platos fríos, en la mía por lo menos fue así, y la  reinas de los patos fríos son sin duda las ensaladas... crudas, cocidas, mezcladas, como fuera, con tal de tomar algo fresco. Esta es una de tantas que hice, no tiene ninguna particularidad, salvo que está hecha con verduras de mi huerta, excepto las patatas que son compradas, lo demás es de mi cosecha... que por cierto este año fue bien escasa y quizá por eso, todo nos sabe mejor. Es un plato que está muy  bueno en verano, pero sin duda en este otoño incipiente también, por eso la comparto y,  porque voy todavía muy pillada de tiempo, espero que a partir de la semana que viene  disponga ya de un poco más par visitaros a todos. Muchas gracias por vuestras visitas y por vuestros comentarios, esto sin vosotros no sería igual.

Igredientes:
(2 personas)
300 g de judías verdes
Una hojas de lechuga
3 patatas medianas cocidas
2 tomates
Salsa vinagreta
1 huevo duro
1 chalota,  o una cebolla francesa,  o media cebolleta
1 tacita de aceitunas negras
Vinagre
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta

Elaboración:
Cocemos las judías verdes, con un chorro de aceite de oliva, hasta que estén al dente, el tiempo dependerá de lo frescas que estén las judías, estas son de mi cosecha y recién cosechadas con 20 minutos fue suficiente. podemos aprovechar ya para cocer el huevo. Dejamos que se enfríen.

Mientras preparamos la vinagreta. Empezamos picando menudito la chalota, las aceitunas y la clara de huevo. Reservamos
En un bol colocamos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen, 1 cucharada de vinagre y una pizca de sal, batimos todo hasta conseguir una mezcla cremosa.
Chafamos la yema de huevo con un tenedor y se incorpora al batido de aceite y vinagre, agregamos las verduras picadas, sazonamos, y mezclamos bien

Montamos el plato con un poco de lechuga en el fondo, colocando las hojitas más grandes alrededor del plato. En el centro del platos colocamos las patatas cortadas en en rebanadas, alrededor colocamos el tomates, regamos con un poquito de salsa.  Ahora colocamos las judías sobre las patatas y salseamos con el resto de la salsa... sencilla y buenísima!






¡Feliz viernes, el finde ya está ahí!




domingo, 11 de septiembre de 2016

Dulce o membrillo de manzana y corteza de sandia

Desde que tengo blog, todos los años he publicado alguna receta de dulce de frutas, excepto el año 2015... no porque no haya hecho el experimento de turno,  y aquí está la muestra, pero no la publiqué en su momento, quedó en el borrador... y hasta hoy. Desde que tengo la thermomix todos los veranos hago membrillos de fruta, para aprovechar la enorme cantidad  que madura  al mismo tiempo, suelo regalarlo a familiares y amigos y guardo para todo el invierno... Este año no tengo este problema, no hay casi fruta, el tórrido verano que hemos tenido junto a la ausencia de lluvia, ha mermado considerablemente la producción, pero me daré por satisfecha si salvo todos lo árboles que también están sufriendo de lo lindo con tanto calor.
Esta receta nació a consecuencia de este Chutney de sandía que tanto nos gusta... si la corteza de sandía queda tan bien en esta receta, porque no añadírsela a los dulces de fruta... el resultado a la vista está.
Y como la cosa va de reciclar, comparto esta receta en el Rciclando Sabores de  Marisa y Rosalia... Espero que os guste chicas!


Ingredientes:
600 g de manzanas
300 g de corteza de sandía
100 g de ciruelas
1 limón
500 g de azúcar
Elaboración:
Las manzanas se lavan y se trocean con la piel,  las rociamos con zumo de limón,  retiramos la parte verde de la sandía y la cortamos en trocitos. hacemos lo mismo con las ciruelas y con el limón, ponemos todo en el vaso de la thermomix y trituramos 30 segundos a velocidad 5-7   incorporamos el azúcar,  y trituramos de nuevo de igual manera, ayudándonos de la espátula bajamos lo que ha quedado en las paredes y en la tapa, para que no quede crudo. 
Programamos 30 minutos, velocidad 5, temperatura varoma, sin cubilete y tapado con el cestillo, si este acumula mucho vapor de agua,se le retira con una, o varias servilletas de papel.
Transcurridos  los 30 minutos, se abre  la thermomix y ayudándonos de la espátula bajamos lo que esté en las paredes y en la tapa y programamos  5 minutos más con la misma temperatura, comprobamos  el punto del dulce,  tiene que estar espesito, e no ser así habrá que darle más tiempo... aquí y aquí en este enlace tenéis fotos del proceso.
Lo volcamos en un cuenco de cristal y dejamos enfriar.
Una vez frío lo ponemos en un taper, lo cubrimos con papel sulfurizado, cerramos, etiquetamos y guardamos en el frigorífico. Se conserva muchísimo tiempo.




¡Feliz domingo!



martes, 6 de septiembre de 2016

Galletas de harina de maíz y castañas al limoncello

Y ya estamos en septiembre...  sigue haciendo calor y encender el horno no apetece nada, pero por volver a la costumbre que establecí a principios de año de comenzar con una receta de  galletas...  y porque me apetecían... me puse a ello el otro día por la noche. Es una receta que  hago hace tiempo, sobre todo desde que no puedo tomar ni gluten ni lactosa y de paso tampoco le pongo azúcar, para que puedan tomarla las personas que no le conviene. Estas  galletas las hice para el día de el Comercio Justo de este año, para las personas intolerantes, aún tengo las demás sin publicar, pero todo se andará.

Ingredientes:
165 g de harina de maíz 
100 g de harina de castañas
10-12 g de sucralin
Una pizca de sal
1 sobre de gasificante y 1 sobre de litines de (Hacendado)
60 ml de aceite
30 ml de limonccelo
2 huevos medianos

Elaboración:
Precalentar el horno 180 °C
Mezclamos las harinas, el sucralin, los sobres de gasificante-litines y la sal, incorporamos el aceite, el limonccelo y los huevos, mezclamos todos  los ingredientes con una palita o una cuchara de madera. Esta masa se pega mucho a las manos, así que lo mejor es no tocarla.
Cubrimos una bandeja con papel de horno.
Nos calzamos unos guantes, los untamos con una gota de aceite, y hacemos unas bolitas del tamaño de una nuez, que vamos colocando, sobre la bandeja hasta terminar la masa. 
Ahora toca darles forma, y hay dos maneras, puede ser con un tenedor que habremos humedecido en aceite o bien con un molde que también se pintará con aceite para que no se pegue la masa. Hay fotos del resultado de las dos técnica, con el tenedor las hice para el día del Comercio Justo, quedaron más finas y más tostadas, estaban muy ricas! Las de la foto de inicio quedaron más gorditas y más blanda, pero igual de ricas... con dulce de frutas (membrillo) están de vicio.
Se cuecen en 20-25 minutos la más finas y 25-30 las más gorditas.






¡Feliz semana!