martes, 28 de julio de 2015

Crucero Noches Blancas, Moscú II. El Metro




Aquí estoy después de un montón de días ausente, pero es que aquí mi amigo...  tuvo un "ligero" empacho  y he tenido que someterlo a una severa dieta de adelgazamiento, a costa de engordar la papelera y un nuevo disco duro... tanta foto tantas recetas pendientes... y que ya va teniendo una edad, producen estas patologías.
Por otra parte hacer esta entrada también me ha costado lo suyo, porque el metro de Moscú  tiene tela,  mucha tela... en todos los sentidos, aquí me centraré solamente en el artístico.
Las estaciones de metro de Moscú, son increíblemente bellas, auténticos palacios bajo tierra donde no se ha escatimado en ningún detalle para que luzcan espectaculares... forjas, mármoles, vidrieras de colores, estatuas de bronce, frisos, bajorrelieves, y un sinfín de mosaicos de clara inspiración bizantina, hechos con vidrio, mármol o granito y  lamparas de araña grandiosas (he leído en algún sitio, que tiene más lamparas que el palacio de Buckingham... y me lo creo), todo está cuidado al detalle... 
Además de su belleza, me sorprendió su limpieza, está siempre
impecable, no se ve un papel en el suelo, ni manchas de ningún tipo...  Y es uno de los primeros del mundo en densidad de pasajeros, lo utilizan 9,5 millones de personas cada día.  He tenido la oportunidad de usarlo varias veces en mis dos viajes a esta ciudad, en ocasiones como pasajera para trasladarme de un lado a otro  y evitar los innumerables atascos de Moscú,  y en otras tres como admiradora de tanta belleza ¡siempre está perfecto! Y  nunca vi a nadie limpiando... allí recordé  aquella máxima de que "no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia"
Os muestro las estaciones en el mismo orden en que las he visitado en este último viaje.



Mayakoskaya,  hermosa estación que data de 1938 y debe su nombre al poeta ruso Vladimir Mayakosvky. Está a 33 metros bajo tierra y sirvió de refugio durante la Segunda Guerra Mundial. Es obra de Alexey Dushkin en estilo Art Deco con agraciados pilares enfrentados con acero inoxidable y rosa rhodonite, las paredes y suelos están acabados con granito y mármol en cuatro tonos diferentes, el techo está coronado por mosaicos de Alexander Deineka y representan "un día en el cielo soviético"


La estación fue galardonada con el Gran Premio de La Feria Mundial de Nueva York en 1939.


Belorusskaya,  blanca,  luminosa,  con   techo  abovedado,  donde destacan los mosaicos florentinos realizados en piedras naturales en   lugar de vidrio  o  esmalte.  y  llena  de bellos  detalles...  (me encantaron sus apliques!  Son de destacar los grupos escultóricos que representan  a  partisanos  bielorrusos. Data  de  1938  y   su nombre  se  debe  a que está cerca de la estación de trenes que se dirigen hacia Bielorrusia.


Novoslobodskaya... bellísima decoración! 32 vidrieras con motivos florales y geométricos, enmarcadas en elaborados marcos de latón e iluminados desde dentro, impactan por su belleza. Pilares y arcos decorados por mármol de los Urales y rematados con molduras de latón.  Y en el extremo de  un andén, un impresionante mosaico (que elegí como foto de portada) con una
preciosa maternidad, a la que sobrevuelan unas palomas  y con una cinta en la que puede leerse "paz por todo el mundo", todo ello sobre una estrella dorada de 5 puntas y las siempre presentes, hoz y martillo... impresionante! 



Prospekt Mira, otra joya del subsuelo moscovita! Mármol por doquier, arañas impresionantes, relieves cerámicos en elegante color   marfil,  sobre  fondo  dorado,   que   rinden   tributo   a   la 
agricultura soviética, todo sobre un pulido suelo ajedrezado  de granito gris y negro. 



Komsomolskaya... palaciega total! Derrocha opulencia, con su grandioso techo estilo barroco, pintado de amarillo, con incrustaciones de mosaicos representando la lucha del pueblo ruso por su independencia, enmarcados por moldes florales blancos,  sustentado sobre elegantes  columnas de mármol  con capiteles jónicos; las lamparas son espectaculares, los suelos perfectos , las forjas maravillosas... todo, absolutamente todo está

a la altura de cualquier palacio europeo.


En  un  extremo del anden central
hay un busto de Lenin, y detrás enmarcándolo un arco con un diseño floral dorado, todo coronado  con el escudo de armas Soviético.





Plóshchad Revolyutsii,  es una de las visitas  imprescindibles, en realidad más que una estación parece una galería de arte. Sus arcos son de mármol rojo y amarillo, que descansan sobre un soporte de mármol negro armenia. Cada arco está flanqueado por un par de esculturas de bronce de Matvey Manizer,  que representa al pueblo y a los soviets en un tamaño superior al real, hay un total de 76... son impresionantes!

La estación se inauguró en 1938, su arquitecto fue Alexey 
Dushkin.  



Y una foto de  Arbatskaya, maravillosa como todas, es una de las mas largas y de las más profundas, está a 41 metros bajo tierra. Estaba destinada a ser refugio antiaéreo. Suelos y bancos  de mármol rojo, alto techo abovedado  y profusamente decorado con ménsulas ornamentales, relieves florales y preciosas lámparas de araña... otra preciosidad. 



Y ya para concluir,  algunos detalles más,  de los muchísimos que adornan una gran parte de las estaciones de metro de esta ciudad y que dejan patente el derroche de arte y  belleza que atesora el suelo de Moscú. 


¡Feliz semana !






7 comentarios:

  1. Guuuuuaaaauuuuuuuuuuuu sin palabras me he quedado que preciosidad de estacion no me extraña que le hayas de dedicado una entrada es preciosaaaaaaaaaaaaaa desde el primero al ultimo de sus rincones, me ha encantado el post.
    Si te sirve de consuelo mi ordenador tambien necesita ir al medico pues esta un poco empachado tambien pero solo pensar que estare sin el unas semanas me da algo mientras aguante de aqui no se mueve.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  2. Lo he visto en fotos y reportajes y me ha parecido siempre un lugar o lugares llenos de belleza, más que un transporte, una obra de arte. Por lo que comentas y veo en tus fotos, además está todo extremadamente limpio y has recordado una frase que siempre ha dicho mi madre, que no es más limpio quien más limpia, si no quien menos ensucia, ya podríamos tomar nota y tener nuestros transportes públicos y calles mucho más limpias, que no es tan difícil!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ohhhhh, no habrá receta, pero me has dejado babeando igualmente.
    Ay, mi Reina Mora qué bien lo cuenta tóóóó - oño !!! Si te digo la verdad, cada vez que he visto un documental sobre Moscú, me ha llamado muchísimo la atención la austeridad del pueblo y el contrapunto de su metro.
    Una belleza para visitarla sin cansarse y sin prisas, porque seguro que a cada paso se descubre algún detalle sin igual.
    Gracias, mil gracias por esta maravilla de entrada, cómo la he disfrutado, no te haces una idea.
    Besotes gordos mi querida Milia, feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Por Diosss mi querida MILIA... ha valido la pena el esfuerzo, porque las imágenes que nos dejas son realmente ESPECTACULARES!!!
    Que belleza!!! y tal como dices cuidado en la conservación que no es tan solo la limpieza... En fin que nunca hubiera imaginado una cosa así, no me extraña que quisierais volver a pisar esta parte de mundo que encierra tanto patrimonio artístico.
    MIL GRACIAS CHIQUITA, CUÍDATE Y CUIDA DE TU MARIDÍN que te tiene que acompañar en muchos, pero que muchos viajes más.
    BESOS DE CORAZÓN :)))

    ResponderEliminar
  5. Vaya expectaculo para la vista nos traes, bien se merece un reportaje asi, menuda cantidad de arte tienen en el metro, seguro no hay tanto en los museos, Ya lo habia visto en las fotos de MªLUz y me quede anonadada, un viaje de lo mas bonito Milia, bsss

    ResponderEliminar
  6. Como me gustaria verlo, es una belleza bajo tierra.

    ResponderEliminar
  7. Wow, que belleza. La verdad que son palacios subterráneos.
    Gracias, Milia querida, por compartir tu viaje con nosotros.
    Un beso y buen fin de semana,
    Vero

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos