jueves, 11 de febrero de 2016

Bugnes de Lyon, o orejas a la francesa


El año pasado por carnavales, me fui a dar una vuelta por la cocina italiana, hace tiempo que he descubierto que las preparaciones culinaria de estas fechas por las cocinas del mundo, suelen parecerse bastante a las nuestras, así encontré  estos crostoli e galani, que recuerdan bastante a nuestras orejas y estas Girelle di carnevale, que en un principio me sorprendieron, pero que después  también las he  visto por nuestra recetario  nacional. Este año me he ido a Francia, si bien la receta lleva conmigo más de 30 años y ha hecho parte de mis recetas favoritas de carnaval muchas veces, cuenta con dos cualidades que me apasionan en este tipo de preparaciones... quedan muy finitas y son muy, muy crujientes. 
La receta llegó a mis manos a través de un cuadernillo de una revista ya desaparecida, desde la primera vez que las he hecho triunfó y todo el mundo le llamó orejas, y es que el sabor se le parece, ya la forma de hacerlas en este caso difiere un poco y digo en este caso, porque buscando la receta en Internet, lo que encontré tampoco se le parece... lo importante es que están muy buenos, o buenas...  y aquí os la dejo.

Ingredientes:
250 g de harina
30 g de azúcar
1 cl de ron ( yo, 3  cucharadas de aguardiente de frutas)
2 huevos
Ralladura de 1/2 limón (yo de 1 entero)
50 g de mantequilla
3 g de sal
100 g de azúcar glass
Elaboración:
Disponer en un recipiente el licor, la ralladura de limón y el azúcar. Mezclar, añadimos los huevos y la sal. Mezclar de nuevo y añadir de golpe toda la harina, incorporarla. Después añadir la mantequilla reblandecida. Homogeneizar el conjunto. La pasta debe de estar pegajosa y bastante ligera. Se guarda al fresco un mínimo de 12 horas (mejor 24)
Trucos:
No trabajar demasiado esta pasta porque enseguida toma cuerpo.
Extender la pasta con el rodillo enharinándola constantemente, lo más fina posible. Dejarla reposar 20 minutos. Cortarla con la ruedecita dentada, o con un cuchillo, en rombos de 5 a 6 cm de lado, pasar un pincel sobre la pasta ara retirar el exceso de harina y dejarlas entonces reposar y secarse durante 20 minutos.
Es tan importantes que las "bugnes" sean superfinas que no hay que vacilar en pasarles de nuevo el rodillo si es necesario. Estas de la fotografía, fueron estiradas con la mínima harina posible y con un rodillo,  cortadas en tiras, reposo de esos 20 minutos  y luego  estiradas en una máquina de pasta (se me pasó hace la foto),  como ya os he contado la receta la he hecho muchísimas veces y este es el primer año que las he usado la maquinita de pasta, lo digo para los que no la tenéis, siempre lo he hecho con la rodillo.

Freír las "bugnes" en aceite caliente (yo le pongo una piel de limón), a unos 180 grados,  20 segundos por cada lado (Cuidado con la coloración, tiene que quedar ligeramente doradas.) Escurrir sobre papel absorvente
Espolvorear con azúcar glas.




¡Buenas noches!




18 comentarios:

  1. Hola Milia, nunca las he hecho , ni siquiera probado. En mi casa nunca ha habido tradición de carnaval y nunca se han hecho dulces típicos de estas fechas. me apetece mucho probar, las veo en muchos blogs y se ven muy ricas. Mil gracias por compartir!Un beso guapa

    ResponderEliminar
  2. Tienen una pinta que te mueres de rica Milia, crujientes , tostaditas, espectaculares!!!.

    Un abrazo enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  3. Qué rico Milia! Sólo verlas se me cae la baba y no soy muy de dulces, pero viendo esto...imposible no catarlos!! Me recuerda a los buñuelos valencianos, por lo de crujientes y finos y me encantan!! Bss linda feliz finde!!

    ResponderEliminar
  4. Se ve a leguas lo crujientes que han quedado, Milia. Esta receta me la guardo para el año que viene que la repostería francesa me gusta muchísimo y visto lo visto, me gustará disfrutar de estas Bugnes de Lyon.

    Bicossss

    ResponderEliminar
  5. Da igual el nombre o país ,lo importante es que estén buenas , y estas tienen que estarlo, con ese masa fina y crujiente.... deliciosas
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Si que recuerdan mucho a las orejas y es que en el fondo hay recetas muy similares en otros países, con alguna diferencia.
    Se ven muy buenas y tan crujientes que dan ganas de probarlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo crujiente y azucarado es una delícia para el paladar, a mi me encanta esta mezcla y aunque la como poco para no engordar, si tuviera delante esas orejas francesas, o españolas que más da!!!, no me podría resistir.
    BONITO POST DE CARNAVAL QUERIDA MILIA.
    Un abrazo enorme :))))
    Conxita

    ResponderEliminar
  8. Sean de donde sean se ven ricas y crujientes como a mi me gustan! todo un hallazgo, tengo que prepararlas, bicos

    ResponderEliminar
  9. Nunca había hecho las orejas así pero probare a hacerlas porque tienen una pinta muy buena. Un saludo desde experienciasconlafamilia.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  10. Que buena pinta Milia, se parecen mucho a nuestras orejas y seguro que estarán igual de buenas, nunca hice orejasy mira que me gustan, tomo nota de esta receta que el nombre es más enigmático que el de orejas ja,ja,ja.
    Un besito enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Seguro que están buenísimas, habrá que probarlas!!.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  12. Me encantan los dulces de sartén, que ricos, mira que le tengo ganas a las orejas de carnaval y todavía no han caido. TE quedaron de lujo. Beosssss

    ResponderEliminar
  13. Se ven maravillosas sean orejas o no, la verdad se le parecen en la textura, que bien te han quedado y ricas lo estarian y mucho...Bess

    ResponderEliminar
  14. Me dan tantas ganas de ponerme a hacerlas y a comerlas ahora mismo.
    Muchos besos y feliz fin de semana.
    Vero

    ResponderEliminar
  15. Si lo se no vengo sois unas tentadoras entre Marisa y tu vais acabar conmigo hoy me ha dicho mi costillo que me va a cerrar el armario con llave para que deje de hacer dulcerio por que no veas como nos estamos poniendo,de perfil la barriga ya me parece de embarazada jaajaja.
    Divinisimas no lo siguiente ademas de estar deliciosas a pendientes que me las llevo.
    Bicos mil potita mia.

    ResponderEliminar
  16. Mi querida reina mora, no me dejas nunca de sorprender. Desde luego no conocía estas bugnes de Lyon pero la pinta que tienen es impresionante. Y si, ciertamente se parecen mucho a las orejas de carnaval que tanto se ven en estos días por la blogosfera, aunque tenga sus diferencias esenciales.
    Ahí tendría que haber estado yo, azucarando tus bugnes y comiéndome uno si y otro también jaja
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Mira que hay dulces deliciosos por todas las partes y este tiene que estar de escándalo . Lo del nombre es lo de menos , sólo con ver la foto , una deduce porque las vienes repitiendo desde hace tantos años .....Una exquistez Milia !
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. Mi madre siempre me habla de las dichosas orejas francesas así que tomó nota de las tuyas que sabes que ella ahora no se acuerda de las recetas y como tu voy echar mano de esa dichosa máquina que lleva años en el baúl, me trajo el año pasado y se la hice llevar se buelta para su rincón.me gusta probar sabores nuevos.Bikiños

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos