jueves, 31 de mayo de 2012

Trufas al licor de ortigas

Me quedaba por publicar este mes la receta con ortigas. Ya había adelantado el mes pasado que usaría el licor que había preparado. Pues aquí tenéis: unas trufas que me acabo de inventar y que si os gustan este tipo de cosas os las recomiendo, están deliciosas, el licor es totalmente prescindible y más si hay niños, si no los hay y queréis ponerle, un poquito de licor le da  un puntito de chispa que le está muy bien.
Ingredientes:

200 me de nata
200 gr de chocolate negro
150 gr de nueces
150 gr de pastas o galletas crujientes
4 rodajas de naranja confitada
1 copa de licor de ortigas
Fideos de chocolate

Elaboración:

Ponemos la nata en un cazo a fuego suave y dejamos que se caliente un poco.
Añadimos el chocolate y removemos para que se vaya fundiendo, cuando esté medio deshecho lo retiramos y dejamos que se funda del todo fuera del fuego.
Agregamos el licor de ortigas, removemos y lo dejamos un ratito para que pierda temperatura.
Las nueces se trituran groseramente, a mi me gusta encontrar los trocitos. Yo las meto en una bolsa de papel y las trituro con el rodillo de cocina.Con las pastas sigo idéntico procedimiento.
Las rodajas de naranja las corto muy finitas.
Ya con todos los ingredientes preparados los añadimos a la trufa y los mezclamos muy bien. Dejamos enfriar.
Una ves fría guardamos en la nevera unas horas hasta que endurezca.  Las deje toda la noche.

Al día siguiente se moldea la trufa, la mejor manera es con unos guantes de látex con los que no se pega el chocolate ni se derriten los fideos. A medida que las vamos moldeando, las rebozamos en los fideos de chocolate y las colocamos en cápsulas de papel. Si la temperatura es muy elevada conviene trabajar la trufa en pequeñas porciones.



miércoles, 30 de mayo de 2012

Moscú (I)

Día 1
Hace poco más de un año estuvimos de visita en Moscú, nos recibió con una temperatura fresquita, 5 grados bajo cero y nevado, pero nada de eso fue un inconveniente para disfrutar de una ciudad preciosa y con un encanto especial, eso si algunas fotos tienen poca luz. 
Llegamos por la tarde y mientras fuimos al hotel se hizo de noche, así que la primera visita a Moscú fue nocturna. Todas las ciudades tienen un encanto especial por la noche, la ciudad de los zares no podía ser menos,   tiene muchos y muy bellos monumentos y lugares para ver,  pero hay  dos muy conocidos entre otras cosas   por su belleza.
¿Quien no ha oído hablar de la famosa Plaza  Roja o el Kremlin ?
Hay que decir antes de nada, que su fama la tienen muy merecida son realmente bellos lo mismo de noche que de día.
Nuestra primera visita fue después de la cena, el frío era realmente considerable. Hicimos la primera parada en: 
El Monasterio de Novodevechi, es el segundo conjunto arquitectónico de importancia en Moscú después del Kremlin.




Lo veremos de día más adelante









Monumento a Pedro el Grande, Al fondo iluminada la catedral del Cristo Redentor.



















En la Plaza de  Meneznaia,  palpamos la proximidad de la mítica Plaza Roja y del Kremlin, esta es la entrada norte y entre la noche, la nieve, las luces y la belleza de las edificaciones, las imagenes que nos deja son inolvidables.


La Plaza Roja es realmente hermosa, es una de las plazas más grandes del mundo con una extensión de 74.831 metros cuadrados, 695 metros de largo y 130 de ancho. Está flanqueada por las murallas del Kremlin al oeste, los almacene GUM y la pequeña Catedral de Kazan al este y la catedral de San Basilio al sur. 




Nada más entrar el la Plaza Roja nos encontramos con la diminuta Catedral de Kazan que es una replica de 1993 de  la original,  que como otros muchos monumentos moscovitas fueron demolidos por la ...  humana.

Al lado de la pequeña catedral están los famosos Almacenes GUM, que ocupan 250 metros distribuidos en tres pasajes repletos de las más lujosas tiendas. 

por la noche su iluminación es espectacular , fue  una iluminación navideña que tuvo tanto éxito que ha quedado par siempre.      
  
La Catedral de San basilio. Desde que vi por primera vez siendo niña en un viejo manuscrito y en un dibujo a lápiz, me entusiasmó. A lo largo de mi vida ha habido muchas cosas que al verlas de cerca me decepcionarón, pero este no ha sido el caso, me parecía maravillosa antes de verla, ahora un año después me lo sigue pareciendo.













Vista de lejos, de cerca, de noche o de día, resulta un monumento lleno de encanto.
Desde San Basilio se ve en el  extremo norte de la plaza el Museo  de Historia. un edificio precioso.
Una vista nocturna de Moscú en donde destaca el edificio de la universidad.
Día 2

Por la mañana nos sorprendió Un rayo de sol reflejado en un edificio bastante curioso que teníamos delante del hotel. Esa mañana tocaba visita panorámica y la idea de tener un día soleado  nos gustaba, pero fue solo para que lo viéramos, enseguida se ocultó y se puso a nevar, lo que tuvo una ventaja dejo Moscú inmaculado a esas alturas últimos días de marzo, nos contaron que la nieve está ya muy sucia y no es tan bonita como cuando acaba de nevar.
La noche anterior la Catedral de San Basilio iluminada me había parecido preciosa, a la luz del día no ha perdido ni un ápice de su encanto.

La mañana es fría y desapacible, pero la San Basilio sigue siendo impresionante.
El Museo de Historia con la luz del día resulta igual de bonito.

Los Almacenes GUM, La pequeña catedral de Kazan y el Museo de Historia.


A la derecha el interior de los almacenes




Nuestra siguiente parada es La Catedral de Cristo Redentor  fue destruida por Stalin en 1931. La actual es una reconstrucción llevada a cabo entre 1993 y 1997.
Delante de la Catedral hay un puente que cruza el río Moscova, desde él, se contemplan unas maravillosas vistas sobre el Kremlin.
Podemos apreciar varias de sus torres, el Gran Palacio del Kremlin, el campanario e Iván el Grande y el Campanario de la Asunción.




El árbol de los candados. En Rusia es costumbre que el día de la boda los novios cierren un candado sobre un puente lo que hace que en muchas ocasiones se acumulen candados sin ton ni son sobre los puentes.Este es un puente peatonal delante de la catedral del Cristo Redentor, en el  han colocado unos árboles de hierro  para tal fin que  han acabado por convertido en una atracción turística y hay colas para hacer fotos.




El Parque de la Victoria
conmemorativo de la II Guerra mundial




En el se puede ver una muestra del pasado esplendor militar ruso.


Este Rascacielos gotico-estalinista es la Universidad Estatal de Moscú. 

Está situada en la Colina de los Gorriones y es visible desde  casi, cualquier lugar de la ciudad.
Aquí concluyó la visita de la mañana, luego vino la consabida visita  a la tienda correspondiente, comida y tarde libre en la ciudad, lo más destacable de la tarde para mi fue un visita a la cafetería del hotel Carlton desde donde hay una bellas vistas  del Kremlin y la Plaza Roja.

Dejo para la proxima entrega, el Kremlin, el famoso metro, Sergueiv Posad, Novodévichi, etc.


lunes, 28 de mayo de 2012

Bombones de colores y sabores


Hace tiempo que me rondaba por la cabeza este experimento. Los chocolates de colores llamaron mi atención la primera vez que los vi, pero nunca encontraba el momento para ponerme a ello. Otra cosa que me apetecía  era participar en el reto de Film & food. Como este mes el reto es de dulces y además de pequeños caprichos individuales no he querido dejar pasar la oportunidad.
Ahora que ya están hechos y con las fotos subidas al blog, tengo que reconocer que la cosa ha sido un poco laboriosa, pero os aseguro que ha valido la pena ¡los bombones están de cine!



Ingredientes:


De color rosa
150 gr de pepitas de chocolate negro
1 copita de licor de naranja
4 nueces
4 rodajas de naranja confitada
1 cucharadira de mantequilla
100 gr de pepitas de pepitas de chocolate de sabor fresa


De color verde
150 gr. de pepitas chocolate blanco 
2 cucharadas de avellanas
2 cucharadas de semillas de calabaza 
4 orejones de albaricoque
1 cucharada de fideos de chocolate
100 gr. de pepitas de chocolate con sabor a limón



De color naranja
150 gr. de chocolate con leche
2 cucharadas de almendras tostadas
2 cucharadas de piñones tostados
1 copita de licor de naranja
100 gr. de pepitas de chocolate de sabor naranja
Elaboración:
De color rosa
Se funde el chocolate negro al baño maría, añadimos la cucharadita de mantequilla y la copita de licor.
Se pican las nueces y rodajas de naranja menuditas. Las añadimos al chocolate fundido y se mezcla. Lo reservamos en la nevera hasta que endurezca un poco.
De color verde
La elaboración es igual, salvo que los fideos de chocolate se añaden cuando haya enfriado, para que no se funda.
De color naranja
Lo mismo que los anteriores. Los tres han de permanecer en la nevera hasta que se endurezcan.
Una vez en su punto, nos ponemos unos guantes finitos y hacemos unas bolitas con 3/4 partes de la pasta, con el 1/4 sobrante prepararemos bombones de otros colores. Volvemos a dejar en la nevera. 

Debemos preparar algo en que podamos pinchar los palillos en que tendrán que secarse los bombones. Yo utilice la espuma de floristería que uso para las flores envuelta en papel film y después en papel de plata metida dentro de un taper.

Ponemos las pepitas de  chocolate  a fundir al baño maría y mientras tanto pinchamos con un palillo cada bolita que luego iremos recubriendo con el chocolate de color que le corresponda, pinchamos en la espuma y dejamos enfriar en la nevera.

Con parte de la pasta que reservamos, hacemos unos rulos que luego unimos y volvemos a formar un rulo y lo llevamos al congelador hasta que esté firme, una media hora, retiramos y lo cortamos en rodajas. Este es el aspecto que presenta .



Con el resto de las pastas mezcladas hacemos bolitas lo mismo que con las sobras del chocolate de colores.





¡Son exquisitos todos!


viernes, 25 de mayo de 2012

Licor de naranja


Hace unos meses unos amigos me regalaron unas botellas de aguardiente de una excelente calidad.  Hace poco otro amigo me regaló un cajón de naranjas, así que antes de que se estropeen decidí darles uso de distintas maneras y aquí os muestro una de ellas:

Ingredientes:
1 litro de aguardiente
4 naranjas de zumo
8 clavos de olor
250 +350 gr de azúcar
4 granos de café
1 palo de canela
Elaboración:
Las naranjas se lavan y se cepillan a conciencia.
Insertamos en cada una 2 clavos de olor y las colocamos en un bote de cristal de cierre hermético.
Añadimos 250 gr. de azúcar, los granos de café y un palo de canela.
Cubrimos con el aguardiente y dejamos macerar durante un mes en un lugar seco y oscuro, conviene darle un meneito de vez en cuando para que se disuelva el azúcar.


Un mes después:
Se filtra el aguardiente y medimos el licor obtenido.
Con la mitad del licor y el azúcar preparamos un almíbar que dejamos hervir durante 10 minutos.

Se deja enfriar, se filtra y se mezcla con el resto del licor para finalmente envasarlo y etiquetarlo.
Se sirve frío en vasos pequeños