viernes, 29 de agosto de 2014

Bizcocho de remolacha cruda



Que tal? Estamos ya en fin de semana... así que hoy propuesta dulce. Una rebanadita de bizcocho con un té o un café, y una buena compañía, no  es mal plan para pasar un rato de charla con la familia y los amigos... ¿o no?  Pero ya sabéis,  hay muchas verduras en mi huerta... y algunas son  un ingrediente realmente interesante para la bollería...
Hasta ahora mi bizcocho favorito era el de calabacín, pero después de probar este, tengo que confesar que le ha salido un duro competidor: Había hecho bizcochos con remolacha cocida, incluso tengo publicados un cupcakes que son un vicio, pero  lo que nunca había utilizado era la  remolacha cruda, el resultado me ha encantado y  me ha divertido... nadie descubre, que es eso rojo que se ve... y lo he testado con un buen grupo de personas.
 Ingredientes:
135 g de harina integral con levadura
95 g de harina normal
1 cucharadita de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela
1 pizca de sal
150 ml de aceite de sabor suave
120 g de azúcar
150 g de remolacha cruda
2 cucharadas de azúcar invertido (si no tenemos, 30 g  más de azúcar)
3 huevos
20 ml de licor de naranja 
50 g de semillas de amapola
50 g de granillo de almendra.
Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ºC. Y preparamos un molde, yo he usado uno de silicona, si es de metal se engrasa y enharina .
En un bol mezclamos las harinas, el azúcar, la levadura, el bicarbonato  y la sal.
En otro recipiente mezclamos el  aceite y el azúcar, incorporamos  los huevo sin parar de batir de uno en uno agregamos la remolacha, el licor, las semillas y las almendras. Mezclamos con la harina y batimos ligeramente.
Volcamos en el molde que tenemos preparado y llevamos al horno. 
Es una masa muy húmeda por tanto el tiempo de cocción es bastante prolongado, anda por los 70 minutos, para probar si está cocido se   introducir una brocheta en el bizcocho y cuando salga limpia, está lista.
Para servir se espolvorea con azúcar glas.

jueves, 28 de agosto de 2014

Judias a mi manera


















Hola! sigo dando la tabarra con las verduras, pero es que hay muchas y no es cuestión de desperdiciar algo  tan rico y  tan sano... esta vez le toca la turno a las judías, que este año también están muy productivas y que además nos encantan. 
Esta receta es la favorita de mi marido y si por él fuera las pondría siempre así... ¡los tropezones le van en cantidad! Lo cierto es que está muy buena, la salsita resultante es muy tentadora... y con lo que a mi me gusta mojar ¡un peligro!
Ingredientes:
500 g de judías
Aceite de oliva virgen
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 pimiento verde 
1 chile rojo sin semillas (optativo)
1/2 pimiento rojo
50 g de panceta
50 g de jamón serrano
1 vasito de caldo de verduras o agua
2 huevos
Pimienta negra 
Sal
Elaboración:
Lavamos las judas y eliminamos los extremos, las cortamos en dos a lo largo y luego a lo ancho
Cocemos los huevos.
Picamos en brunoise las verduras, excepto el pimiento rojo que cortaremos del tamaño de las judías.
Cortamos en taquitos el jamón y la panceta.
Cubrimos el fondo de una cazuela con aceite de oliva y sofreímos primero la cebolla y el ajo con unas arenitas de sal, durante  5 minutos. A continuación añadimos los pimientos y el chile (si lo ponemos), dejamos hacer unos 8-10 minutos. Incorporamos  el jamón y la panceta, damos unas vueltas  para que se sofrían ligeramente. Volcamos las judías en la cazuela, y las salteamos a fuego fuerte unos segundos, Agregamos el caldo, bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer, el tiempo de cocción depende de las judías, estas recién cosechadas se cuecen enseguida. 
Se sirven con un huevo  cocido cortado en rodajas... la mezcla está buenísima.


lunes, 25 de agosto de 2014

Pashtida de calabacín

Sigo con mi dieta vegetariana con el fin de corregir excesos y de paso consumir las considerables cantidades de vegetales que pueblan mi cocina ¡que pena que todo se concentre en tan poco tiempo! Con lo que disfrutaría yo el resto del año con estas ricas verduras ¡...que mal organizada está esta producción...!
La pashtida es un plato tradicional judío compuesto por huevos y queso, con verdura o carne o una combinación de ambas. Yo casi siempre lo hago con verduras y en esta época... en que  los calabacines producen a destajo, ¿de que iba a ser? Tengo que confesar que me encanta y que me tengo que controlar para no pasarme, la receta que en su origen era de una revista ha ido evolucionando a mi gusto y ahora es... a mi manera.
 Ingredientes:
500 g de calabacín
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 puerro
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
2 tallos de cebolleta 
100 g de queso feta
125-150 de queso de Burgos 
2 huevos 
2 cucharadas de nata
2 cucharadas de harina
Queso rallado
Sal y pimienta
Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ªC
Lavamos los calabacines y los cortamos finos después de haberlos  cortado  en cuatro a lo largo. Los ponemos en un recipiente apto para microondas, lo tapamos y lo cocemos en el micro, 8 minutos. Los colocamos en un escurridor apretándolos con un tenedor para que escurra todo el agua.
Picamos el puerro, la cebolla, los dientes de ajo y la cebolleta y sofreímos en una sartén con aceite de oliva, cuando ya estén hechos agregamos los calabacines y mezclamos, volcamos en un recipiente y añadimos los  quesos desmenuzados,  los huevos ligeramente batidos, la nata y la harina, salpimentamos y mezclamos.
Engrasamos  un molde con un poco de aceite de oliva e incorporamos la mezcla.
Horneamos unos 30 minutos o hasta que esté doradito.




viernes, 22 de agosto de 2014

Calabacines rellenos de seitán

El pasado domingo tuvimos una comida familiar campestre-fluvial.  A una servidora le tocó comprar las carnes para hacer el churrasco...  ¡me pasé tres pueblos!  Menos mal que a los demás le pasó lo mismo con lo que llevaron... (los gallegos haciendo de comer no tenemos arreglo).  



Total que, que siguiendo la filosofía de no tirar nada... en mi casa hemos tenido que comer carne tres días, y ahora para compensar, vamos a estar, por lo menos yo, tres día a dieta vegetariana...  y si todo está tan rico como estos calabacines puede que alguno más.
Ingredientes:
200 g de arroz (mezcla de salvaje, rojo y vaporizado)
4 calabacines (de mi cosecha en este caso)
1 cebolla
2 dientes de ajo
150 g de seitán
4 nueces
2 cucharadas de uvas pasas 
1 cucharadita de cominos
1 1/2 cucharadita de ras-elhanout
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta.
Elaboración:
Pimientos de Padrón para acompañar.
Se cuece el arroz en dos medidas y media de agua durante 15 minutos. Escurrimos, refrescamos y reservamos.
Ponemos las pasas a remojo. Cascamos y troceamos las nueces.
Cortamos un sombrerito a los calabacines y con cuidado de no romperlos, vaciamos su contenido con una cuchara. Picamos menudita la carne del calabacín.
En una sartén con un poco de aceite de oliva, sofreímos la cebolla y el ajo picado en brunoise, añadimos el seitán picadito y la pulpa de los calabacines, removemos y dejamos hacer unos 5 minutos.
Precalentamos el horno a 200ªC. 
Incorporamos a la preparación anterior, el arroz, las pasas y las nueces. Espolvoreamos con el comino y el ras-alhanout. Salpimentamos.
Rellenamos con la mezcla los calabacines y los vamos colocando en una fuente de horno, ponemos sobre cada uno un chorrito de aceite de oliva. 
Introducimos en el horno, bajamos la temperatura a 180ºC, y dejamos cocer de 25 a 30 minutos.
Como en el huerto también tengo pimientos de Padrón, los hice para picotear, pero resultaron un excelente acompañamiento para este plato. 


Buen fin de semana para todos

lunes, 18 de agosto de 2014

Helado de albaricoque



Hola  a todos! Después de una quincena muy ajetreada, vamos recuperando la normalidad... digo vamos, porque la ciudad está en fiestas  (y la comunidad también, en Galicia, somos muy "festeiros") y  eso altera todo lo que me rodea... hoy se acaban, y el miércoles la ciudad vuelve a su ritmo normal y yo espero que también.
Como disfrutamos de unos días de mucho calor, un helado me parece una propuesta muy adecuada... he hecho bastantes este verano y este es uno de los que más me ha gustado; es muy cremoso y tiene un toque ácido que me encanta.
Ingredientes:
200 g de Azúcar
3 huevos, claras y yemas por separado
2 cucharaditas de harina
300 ml de leche (yo usé desnatada)
450 g de albaricoques deshuesados
Zumo de medio limón
Esencia de vainilla
200 ml de nata

Elaboración:
Ponemos  las yemas en un cazo, añadimos la harina,  75 g. de  azúcar y la vainilla, mezclamos con un batidor de varillas, lo disolvemos en la leche y lo ponemos al fuego al baño maría removemos hasta que empiece a espesar. Retiramos del fuego y seguimos removiendo 5 minutos. La crema no quedará muy espesa. Dejamos enfriar y refrigeramos.
Colocamos lo  albaricoques en un cazo con el resto del azúcar y el zumo de limón. Cubrimos de agua y llevamos a ebullición hasta que los albaricoques estén tiernos.
Escurrimos los albaricoques, reservando el almíbar y los pasamos por un tamiz para hacer un puré suave. Completamos hasta 600 ml. con el almíbar reservado, dejamos enfriar y refrigeramos.
Cuando todo esté muy frío mezclamos las  dos cremas y le añadimos la nata montada  con movimientos envolventes.
Si tenemos heladora, introducimos la crema  en la cubeta y seguimos las instrucciones del fabricante.
Cuando la crema esté mantecada, antes de introducirla en el congelador, montamos las 3 claras de huevo a punto de nieve firme y las mezclamos suavemente con la crema, lo volcamos en un recipiente adecuado y  congelamos hasta que esté firme..
Antes de servirlo, lo dejaremos en el frigorífico unos 45 minutos, para que esté más suave y poder disfrutar de todo su sabor

Si no tenemos heladora: Ponemos la mezcla en un molde y lo llevamos al congelador durante dos horas. Sacamos el helado del congelador y batimos hasta que quede suave. Montamos las claras a punto de nieve firme  e incorporamos al helado tierno y congelamos de nuevo siguiendo los pasos anteriores.