martes, 23 de diciembre de 2014

Nueva Zelanda II, Northland


8 de noviembre 
Hay  veces que es difícil decidirse por una foto de inicio, bien por que no te gusta ninguna, o, como es el caso que te gustan todas, si además te habías quedado prendada del sitio donde las hiciste, más todavía, así que he decido 
poner 5, aunque podría poner muchas más. Este lugar me impresionó por su belleza... llegamos de noche, había luna y ya intuí que el entorno era mágico... cuando muy tempranito levanté la cortina 
de la caravana, comprobé que 
no me había equivocado; estaba amaneciendo y la marea baja... fue una gozada desayunar viendo como iba subiendo, y como el paisaje se transformaba.
Siempre conservaré en mi recuerdo la  primera visión 
mañanera de  esa hermosa Bahía, vista desde un camping de Ruakaka, situado a la orilla del mar y con unas vistas privilegiadas... me costó irme de allí!  Pero el viaje no había hecho más que empezar... 
En la entrada del otro día nos habíamos quedado en  Auckland. Desde allí  nos dirigimos a Northland, una de las 16 regiones de Nueva Zelanda y a la que los neozelandeses llaman "el lejano norte". 
Es una región llena de encanto con  un terreno  ondulado, que me recordó los dibujos infantiles;  el verde lo domina todo, solo las manadas de animales le dan color, hay vacas de todos los colores, ovejas, ciervos, pavos; todos   
pastando en libertad, la
ganadería y  la silvicultura son su principal actividad económica. Es la región menos urbanizada del país, donde solo cerca de la mitad de sus habitantes viven en la ciudad. Whangarei es  la ciudad más grande.
La Cascadas de Whangarei, tienen fama de ser las más fotogénicas de Nueva Zelanda... no lo pongo en duda, pero hay muchas otras muy hermosas. 
Sin ir más lejos, a unos kilómetros nos encontramos las Haruru Falls, no son tan espectaculares, pero  me han  encantado.
Comimos frente a Bay of Islands;  una costa  bañada por el Pacífico y con más de 150 islas, salpicando sus aguas turquesas. es un de los destinos turísticos por excelencia,  desde que en 1930,  se construyo la carretera que entre Northland y Aukland. A  esta bahía  llegaron los primeros europeos que se establecieron en el país. El  primero fue el capitán Cook que visitó estas costas en 1789, poco después llegaron los primeros balleneros y en 1814 se fundó la primera misión.
En torno a la bahía hay ciudades históricas muy interesantes, en una de ellas, Kerikeri se conservan tres edificios emblemáticos:
 el Stone store, la casa de piedra más antigua de Nueva Zelanda,   (la mayoría de las edificaciones del país son de madera); el edificio de la segunda misión (de madera) que se estableció en el país, y la iglesia de St, James Church, construida en 1878 con maderas de árboles kauri y puriri. Del kauri hablamos en breve.
Acabamos el día contemplando una maravillosa puesta de sol sobre el Mar de Tasmania en la playa de las noventa millas y cargando las pilas para la inolvidable excursión que nos esperaba al día siguiente.



  9 de noviembre
A las 9 de la mañana  
nos   recogió   en   el
camping el autobús que nos llevará al punto más al norte del país, Cabo Reinga que está   situado a más de 100 km al norte de la ciudad más  cercana. Hace un día primaveral y
el paisaje es precioso, contemplamos  playas espectaculares, hermosas bahías y esas colinas onduladas como si las hubieran dibujado los niños.

Cape Reinga es un lugar sagrado para los maories, según sus creencias desde este lugar, los espíritus de los muertos emprenden su viaje hasta Hawaiki (isla mágica donde los polinesios sitúan su origen)
Desde un punto de vista más terrenal se considera el punto de separación entre el Mar de Tasmania  en el oeste (a la izquierda del faro) y  con el Océano Pacífico al este  (derecha). Desde el faro es posible observar las corrientes de los dos mares chocando y creando una zona de aguas turbulentas.
La vuelta al punto de partida resultó de lo más entretenida, fue la primera vez que hice un viaje en autobús por la playa y vi practicar surf en una duna de arena. 
Ninety Mile Beach, la playa de las noventa millas, es la más larga del país y constituye casi un desierto con dunas que alcanzan los 143 metros de altura al lado del mar, su arena es tan densa que por ella circulan coches y autobuses... fue una experiencia increíble!
Cuando llegamos al camping quedaban todavía unas horas de luz... como íbamos en plan caracol con la casa acuestas, decidimos adelantar camino, para estar más cerca de la visita del día siguiente, teníamos mas de medio deposito de gasoil,  la primera gasolinera que vimos, estaba a la derecha (aquí se conduce por la izquierda), por tanto, decidimos esperar a la siguiente... era domingo y eran más de la cinco de la tarde... la siguiente gasolinera que encontramos, y la siguiente, y la siguiente... estaba cerradas, teníamos una más en el camino, pero como estaba en una población pequeña y sospechando que podía estar cerrada, decidimos desplazarnos a una población un poco más grande donde habría más posibilidades... pues no... también estaba cerrada... la mayoría cierra los domingos a las 5 de la tarde. Para adelantar camino cogimos un transbordador en donde hice esta foto del sol a punto de perderse en el horizonte... ¡ah..! Y no quedo otra que dormir al lado de la gasolinera... otra experiencia más!
10 de noviembre
Por la mañana muy temprano inspeccionamos los horarios de la gasolinera, abría a la 8, y el supermercado a la 7,30... "...eso me hizo entender por lo que cierra todo tan temprano. Excepto los supermercados en las ciudades grandes, todo lo demás cierra  a las 5 de la tarde..."

Y una vez llenada la pancita de nuestra caravana  nos dirigimos al bosque de Waipoua,  el hogar del Tane Mahuta, el señor del bosque, es el mayor árbol de kauri que existe en la actualidad (4,4 m de diámetro y 17,7 m de altura  
hasta   el    nacimiento    de   la
primera rama). El kauri es una especie de conífera endémica del norte de la Isla Norte de Nueva Zelanda al norte de los 38º lat. S. Personalmente este árbol de la foto, ha sido una de las cosas que más me ha impresionado. Lo descubrí tras un corto paseo por un bosque a primera hora de la mañana, el sol se colaba por entre las ramas, solo se oía el canto de los pájaros, en el ambiente había como magia... y de pronto...  aquella inmensidad de árbol... me quedé sobrecogida!  En el mismo bosque quedan algunos más, pero nada comparable con el Tane Mahuta.

Estos árboles han sido muy importante en el desarrollo de Nueva Zelanda y tiene un importante   museo: The Kauri Museum, al que dedicamos el resto de la mañana. Por la tarde tocó hacer millas para dirigirnos hacía  el Sur... 






Me ha costado muchísimo tiempo preparar esta entrada... un pinzamiento discal me mantiene a medio gas... por eso estoy tan ausente de la red estos días... estoy deseando volver  a la normalidad...  mientras tanto: 
 ¡Feliz Navidad para todos!


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Crumble de ruibarbo, plátano y coco, sin gluten


Por fin he conseguido probar el ruibarbo, hace años que deseaba hacerlo, pero como no tenía materia prima... ¡imposible! Ha sido necesario ir al otro lado del globo terráqueo para conocer, probar y traerme unas cuantas  bandejas de tan preciado ingrediente... que la verdad, no tengo muy claro si es una verdura o una fruta. Su aspecto es claramente de una verdura, pero su sabor es muy frutal, para mi está entre las frambuesas y las grosellas, tiene un toque ácido, que en combinación con ingredientes dulces está increíblemente bueno... 

 Una de las cosas más ricas que descubrí allí,  fueron los yogures de ruibarbo, me los comía a pares... y yo no soy muy de yogures! Cuando llegué a Nueva Zelanda a principios de noviembre había mucho en todos los supermercados, sin embargo, cuando me vine ya a finales, no lo encontré con facilidad, tuve que buscarlo en varios sitios; creo que la explicación está en estas fotos de la planta que hice en una reserva de flora y fauna, el día 25, donde se puede ver que está  en flor y por lo que yo se, es una planta parecida a las acelgas, que como sabemos, pierden sus cualidades cuando florecen. 

Ingredientes:

400 g Ruibarbo, cortado en Trozos
1 plátano firme, en rodajas
1 cucharada de azúcar moreno
1/2 cucharadita de canela 
Para el crumble
Harina de coco 1/2 taza (*)
2 cucharadas de azúcar moreno suave
2 cucharadas de mantequilla
2 cucharada de almendras (trituradas)                                                (*) Para la harina de coco, trituré coco rallado en la thermomix en velocidad progresiva.       


Preparación:

1. Precalentar el horno a 180ºC. Colocamos el ruibarbo en un plato con 1/2 taza agua  y lo llevamos al  microondas a máxima potencia  3 minutos. Lo ponemos en una  fuente de horno con el plátano, el azúcar y la canela.




2. para el topping, Mezclamos la harina, el  azúcar y la mantequilla cortada en daditos, frotamos con los dedos hasta conseguir una textura arenosa, añadimos las almendras. Espolvoreamos la mezcla sobre la fruta.




3. Horneamos 25 Minutos o,  hasta que la fruta esté cocida y la cobertura dorada. Si se dora demasiado rápido la cubriremos con papel de aluminio
Se sirve  con una cucharada de yogur desnatado espolvoreada con canela.
Mi crumble está hecho con la mitad de los ingredientes de la receta...  hay que economizar el ruibarbo, tengo que probar otras recetas.

Fuente:
La receta es de una de las  revistas de cocina que me traje de Nueva Zelanda, he tenido que traducirla y lo he hecho en versión libre, me viene muy bien para refrescar mi oxidado inglés... aquí queda la receta original.

Rhubarb and banana coconut crumble
400g rhubarb, cut in chunks
1 firm banana, sliced
1 tablespoon soft brown sugar
1/2 teaspoon ground cinamon
Coconut crumble topping
1/2 cup coconut flour
2  tablespoon soft brown sugar
2  tablespoon reduce-fat spread
2  tablespoon slivered almonds
1 Preheat oven to 180ºC. Place rhubarb in a dish with 1/2 cup water. Microwave  on high for 3 minutes. Place in ovenproof dish with banana, sugar and cinamon.
2 To make topping, mix flour and sugar together. rub in spread then stir in almonds. sprinkle topping over fruit.
3 Bake for 25 minutes or until fruit becomes soft and topping golden.
Cover with tinfoil if crumble browns too quickly
Serving suggestion serve crumble with a spoonful of low-fat plain yoghurt sprinkled with cinnamon

lunes, 8 de diciembre de 2014

Nueva Zelanda (I). Aukland

Isla de Rangitoto
Hola a todos! Poco a poco voy retomando la normalidad, me está costando,  pero lo doy por bien empleado, la experiencia  ha valido la pena y he cumplido uno de mis deseos desde hace mucho tiempo. Cuando siendo  niña me enseñaron un globo terráqueo y me explicaron que el mundo era redondo, mi primera pregunta fue... ¿quien está al otro lado?
La primera foto desde el avión. El 1º anochecer, el 1º amanecer y la 1ª radiante mañana
 Desde entonces (y ha llovido), conocer las antípodas se convirtió en un deseo largamente soñado, que por fin se ha hecho realidad... eso si, he tenido que pasar 56 horas en 8 aviones,  y 18 horas en 8 aeropuertos... ha sido una buena paliza, pero un enorme privilegio disfrutar de ese pequeño paraíso, tan lejano 


El skayline de Aukland me ha enamorado, Aquí desde Devonport
 y tan cercano a la vez...  es tan acogedor, sus habitantes son tan amables, que  no te sientes extraño en ningún momento... y eso que no los entiendo... hablan endiabladamente rápido... y a mi, el ingles no se  me da bien, pero aún así, nos hemos sentido muy arropados,  sobre todo en un momento de dificultad,  que ya os contaré en su momento.
Aukland desde la carretera nº 1, que pasa por el puente que vemos en la 1ª foto de abajo
El aislamiento geográfico de Nueva Zelanda es notable (de ahí tantas horas de viaje), Australia es el país más próximo y está a casi 2000 kilómetros. El nombre maorí de de Nueva Zelanda es Aotearoa, "tierra de la gran nube blanca" un nombre bien poético! 

Sky Tower, 328 m, 4 miradores  y una  panorámica de 82 km. Esos pies del centro son los míos ¡que vértigo!


Es un país de Oceanía, está formado por dos grandes islas:  la Isla Norte y la Isla Sur y otras muchas más pequeñas, dista de nosotros casi 20 mil kilómetros (19.617 para ser exactos) Posee una exuberante naturaleza,  pujante economía y una sociedad multicultural. Su índice de desarrollo humano fue el 7º del mundo en el 2013; la ausencia de corrupción, el nivel de educación y la libertad económica, la sitúan en niveles muy elevados dentro del escalafón internacional,  y como el país más libre y con el mayor respecto a los derechos civiles del mundo.
Viaduct Basin  
Nuestro viaje comenzó por la Isla Norte, es la más poblada y donde se desarrolla las mayores actividades comerciales y de negocios. Aukland, es la ciudad más poblada con  el área urbana más grande del país y donde hemos iniciada este maravilloso e inolvidable viaje. Es una ciudad que merece una visita mucho más amplia de la que nosotros le hicimos, pero en el poco tiempo que estuvimos nos ha cautivado totalmente. Desde los miradores de la  Sky Tower, es muy fácil hacerse una idea de la belleza de la ciudad. El mar es el principal protagonista, de hecho es una de las pocas ciudades del mundo que tiene dos puertos en dos mares diferentes. El el 2014, la encuesta de calidad de vida la sitúa en el 3º puesto del mundo.
El barrio marítimo de Aukland

Esto fue para abrir boca, lo más espectacular está por llegar... en unos días la 2º entrega.


Feliz semana





jueves, 4 de diciembre de 2014

Empanada vegetariana para el BBSS

Muy buenas...!  Aquí estoy de nuevo... me ha costado...! 12 horas de diferencia horaria  no son fáciles  de superar, así que he tenido que  darme tiempo para readactarme. El viaje ha sido fantástico, Nueva Zelanda es un paraíso... os lo contaré con detenimiento en  próximos posts.  Pero hoy quiero publicar la receta que preparé para el  5º BBSS, que  está a punto de terminar.... y va de pan, que los que me conocéis ya sabéis que me encanta.
Como había varias modalidades de pan para participar, elegí un pan relleno que está muy presente en la gastronomía de mi tierra... y que es el más rico que conozco... admite cualquier relleno, y yo, en esta ocasión me he decantado por uno puramente vegetal, que creo  cumple perfectamente con lo  de Bueno, Barato,  Sencillo y Sano
Me ha contado un pajarito que Marisa,  nunca hizo una empanada, y que tiene muchas ganas de hacerla "...espero  que te sirva de acicate..."




Relleno
Ingredientes:
150 ml de aceite de oliva virgen
4 cebollas medianas
1 trozo de puerro
1 diente de ajo
6 judias verdes
1 zanahoria (las mías eran las últimas de la cosecha, pequeñitas)
1/2 nabo pequeño
1/2 pimiento, rojo, verde y amarillo.
1/2 calabacín
1/2 berenjena
2 tomates
Opcional, un trocito de chile o guindilla .
Sal y pimienta
Preparación:
Limpiamos todas las verduras y las troceamos.
En una sartén  amplia ponemos el aceite y sofreímos las cebollas, el ajo y el puerro,  con un poquito de sal durante 5 minutos, incorporamos las judías, la zanahoria, el nabo y los pimientos, yo pongo un trocito pequeño y sin semillas de chile o guindilla, me encanta ese toque picante, pero está igual de bueno sin él, removemos y dejamos hacer a fuego medio 10 minutos. Añadimos entonces, la berenjena, el calabacín y los tomates, salpimentamos y dejamos cocer 10 minutos más, apagamos el fuego y reservamos.
Masa: 
Ingredientes:
175 ml de agua templada 
1/2 cucharadita de café de azúcar
1 cucharaditas de levadura seca,  o 7 g de la fresca
250+25 g de harina (en este caso es harina gallega molida en molino de agua)
1 cucharada de aceite del sofrito,  o aceite normal
1 cucharadita  de sal
Preparación:
La explicación y las fotos de como hacer esta masa y como se monta una empanada las encontraréis pinchando aquí.





Mi querida Marisa ha llevado esta empanda junto a la de xoubas, al reto Baking Partners,  donde varias blogeras hindúes han inerpretado la empanada gallega con mucha arte... Gracias a todas!