miércoles, 29 de abril de 2015

Tallarines con gambas y grelos al azafrán

Seguramente estos serán los últimos grelos de la temporada, son unas verduras amantes del frío y aunque no hace mucho calor y llueve de vez en cuando, ya se va pasando la época de este producto que me encantan y que suelo preparar de infinidad de maneras. En esta ocasión,  combinado con gambas,  pasta y aromatizado con azafrán... una verdadera delicia! 
Cuando publico alguna receta con grelos, siempre hay comentarios de que no los encontráis... Deciros que los hay en lata, con un sabor muy aceptable... los he probado!
 Ingredientes:
1 manojo de grelos cocidos y troceados
3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 cebolla cortada en juliana
2 dientes de ajo
Unas cucharadas de caldo de pollo o agua (optativo)
Sal
500 g de gambas peladas
2 sobres de azafrán, uno en polvo y otro en hebras
400 g de tallarines
100-200  g de queso parmesano (depende de lo que nos guste, a esta receta le queda particularmente bien)

Elaboración:
En una sartén rehogamos la cebolla y el ajo, con aceite, sal y dos cucharadas de caldo de carne;  el truco de rehogar la cebolla con dos cucharadas de caldo  lo descubrí en esta receta, aunque en este caso su autora usaba agua, pero como yo tenía un caldo de pollo recién hecho, probé, y el resultado me gustó, por eso lo comparto, por supuesto es optativo, la otra opción es echarle más aceite.
Una vez que  la cebolla este hecha, añadimos las gambas y dejamos hacer unos minutos. Disolvemos el azafrán en polvo en una cucharada de caldo y lo añadimos a la sartén, damos unas vueltas para impregnar todas las gambas, agregamos los grelos y   removemos para mezclar todos los sabores.
Cocemos la pasta al dente, escurrimos, dejamos secar con su propio calor y mezclamos con las gambas y los grelos.





Fuente: cousas de milia

sábado, 25 de abril de 2015

Ajoarriero de langostinos

Como estamos en fin de semana, voy a compartir una receta  festiva, al menos para mi... me encanta su color y su presentación, pero por encima de todo... me apasiona su sabor! Llegado a este punto tendré que confesar que soy una forofa del bacalao, porque conozco a unos cuantos que no lo soportan! Tiene además otra ventaja para hacer parte de un menú festivo, puede estar casi todo preparado  con antelación, así a la hora de comer, en unos minutos lo tenemos listo, con lo que ya solo queda,  emplatar, servir  y...  ¡buen provecho!


Ingredientes:
750 g de langostinos
400 g de bacalao desalado y sin espinas
3 pimientos choriceros
1 tomate
50 cl de aceite
1 cebolla
4 dientes de ajo
1 guindilla (opcional)
Sal
Preparación:
Poner a remojo los pimientos choriceros para sacarles la carne.
Cocer los langostinos en agua hirviendo con sal y laurel, 2 minutos. Escurrirlos. Dejar templar y pelarlos, colocarlos en un cuenco, espolvorear con pimienta blanca y zumo de limón.
Saltear a fuego lento la cebolla picadita, el tomate pelado y picado y la guindilla. Una vez sofrita añadir la carne de los langostinos y de los pimientos Choriceros.
En otra sartén sofreír los ajos picados, cuando empiecen a dorarse, agregar el bacalao cortado en trozos y rehogar unos segundos para que tome color y se impregne del aroma del ajo..
Mezclar el bacalao con los langostinos y esperar que comience a hervir para que se unan todos los sabores
 Servir caliente .






















¡Os deseo un buen fin de semana!


Fuente: Cocina ligera, especial nº 6

jueves, 23 de abril de 2015

Suspiros de Dulcinea






















Ya que hoy se conmemora  el día del libro y el aniversario de la muerte del creador del Quijote,  nuestra novela más universal... es una buena ocasión para compartir una receta que tiene un titulo muy evocador de esta obra, no en vano el nombre de Dulcinea, está presente en muchas de sus páginas. Confieso que cuando leí lo de suspiros, pensé en algo dulce, pero no... es una tosta salada de lo más sencillo, y desde luego...  está para suspirar!

Ingredientes:
4 rebanadas de pan manchego (en mi caso pan da vila)
1 diente de ajo (yo use 2)
Aceite de oliva 
250 g de setas
100 g de pollo ( yo 1/2 pechuga)
4 huevos
Sal y pimienta
Nuez moscada (la mía del Comercio Justo)
1 cucharada de hierbabuena fresca picada (usé menta
Preparación:
En la receta original el pan va  untado con ajo y después frito, pero da opción personal de tostarlo en una tostadora eléctrica,  o a la plancha, yo utilice la de la tostadora. Una vez tostadas las  untamos  con el ajo.
Calentamos 2 cucharadas de aceite a fuego suave en una sartén, y pochamos ligeramente el diente de ajo extra, añadimos las setas, limpias y troceadas (yo las troceo a mano), las  sofreímos hasta que se consuman en su propio jugo.
Agregamos la pechuga de pollo, partida también en tiras muy finas. Incorporamos los huevos batidos y salpimentamos al gusto. Añadimos la nuez moscada; removemos para mezclar y cocinamos, sin dejar de remover, hasta que los huevos se cuajen. 
Dividimos el revuelto en cuatro porciones iguales y las colocamos sobre las rebanadas de pan.
Espolvoreamos la hierbabuena por encima y servimos

¡Feliz día del libro!



Fuente:  Ollas, Sartenes y Fogones del Quijote 

martes, 21 de abril de 2015

Galletas de avena y centeno con aceite de oliva


Últimamente tengo las  galletas  muy  abandonadas,  ni siquiera en Navidad puse recetas, pese a que hice una cuantas y algunas están en el borrador casi listas para publicar, pero  con tan poca dedicación, publico lo primero que aparece, generalmente lo último que hago, que es el caso de estas galletas, que las hice la semana pasada y todavía hay una cajita. La receta es de una revista vegetariana de hace mucho tiempo y tienen una composición de lo más sano, además son crujientes, sabrosas y fáciles de hacer... ¡todo son ventajas!


Ingredientes:
90 g de almendras
100 g de harina de avena
50 g de harina de centeno
50 g de azúcar moreno (yo puse panela del Comercio Justo)
1 cucharadita de canela 
40 ml de aceite de oliva
40 g de miel
2 cucharadas de zumo de limón
50 ml de zumo de naranja recién exprimido
Elaboración:
Precalentar el horno a 180ºC
Moler bien todas las almendras.
En un bol mezclar las harinas, las almendras, el azúcar y la canela.
En otro recipiente mezclar bien el resto de los ingredientes y añadirlos al bol de la mezcla anterior. Remover muy bien con una cuchara, tiene que resultar una mezcla pegajosa. 

Cubrir una bandeja de horno con papel de hornear, hacer bolitas con las manos mojadas con agua,  aplastar entre las dos manos y colocar sobre el papel con separación entre ellas, para que no se peguen. 

Meter en el horno y dejar cocer 15-20 minutos. Enfriar sobre una rejilla










Fuente: Cocina Vegetariana nº 40

viernes, 17 de abril de 2015

Landbrot. Pan alemán rústico de centeno

Cuanto tiempo hace que no publico una receta de pan! Y mira que me gusta... casi por igual comerlo que hacerlo. Este de hoy es de centeno, uno de mis favoritos desde pequeña, y  además me trae muchos recuerdos entrañables, mi madre siempre que veía alguno lo compraba para mi, y también me lo hacía de vez en cuando, en esto formato precisamente, por eso cuando vi este en uno de mis libros de pan, lo marqué como favorito, porque además es alemán y por aquellas tierras se hacen unos excelentes panes de centeno. Como todos los panes artesanos requiere algo de tiempo, pero el resultado merece la pena, sabe a pan de centeno de los de antes.










Ingredientes:
Para la masa madre
1/2 cucharadita de levadura seca
3 cucharadas de agua
30 g de harina de fuerza
1 cucharada de leche
Para la masa
1 1/2 cucharaditas de levadura seca
350 ml de agua
350 g de harina de centeno
100 g de harina de fuerza 
2 cucharaditas de sal.

Elaboración:
Para la masa madre 
Esparcir la levadura en un tazón con agua. Dejar durante 5 minutos; remover para que se disuelva. Mezcla en la preparación la harina y la leche. Tapar  con un paño de cocina y dejar fermentar a temperatura ambiente de 12 a 18 horas

La mezcla se llenará de burbujas y tendrá un agradable aroma ácido.
Para hacer la masa
Esparcir la levadura en un tazón con 250 ml de agua. Dejar durante 5 minutos;  remover para que se disuelva. 
Mezclar las harinas en un recipiente grande. Hacer un hoyo en el centro, añadir el agua con levadura y la masa madre.


Con una cuchara de madera hacer caer poco a poco  la harina de los costados recipiente y mezclar para formar una mezcla espesa. 
Tapar con un cubre recipiente de plástico o un papel film,  y dejar "esponjar" hasta que la masa haga espuma y haya fermentado de 12 a 18 horas.
Añadir la sal a la masa fermentada, después se agrega mezclando la harina. Añadir el agua, según sea necesario, hasta formar una masa dura y pegajosa.
Se vuelca la masa sobre una superficie enharinada, se amasa durante unos 10 minutos, hasta que la masa quede homogénea y elástica. Dejar reposar durante 10 minutos.
Dar a la masa la forma de un pan redondo, poner sobre una placa de hornear enharinada. Espolvorear con harina. Hacer un corte de un centímetro de profundidad en forma de cruz.
Tapar con un paño de cocina y dejar fermentar hasta que duplique su tamaño 1,30 mn  más o menos.
Meter en el horno precalentado a 200ºC. y dejar 60-70 minutos o hasta que el pan suene a hueco cuando se golpea la base. Dejar enfriar sobre una rejilla.























Yo ya había publicado antes un pan de centeno, en este caso rápido, pero también muy rico!
Pan de centeno danes   ¡claro que yo soy una adicta!




¡Feliz fin de semana!



Fuente: El libro del Pan de Eric Treuille y Ursula Ferrigno


lunes, 13 de abril de 2015

Limoncello

Hola! Llevo unos meses como el Guadiana, aparezco y desaparezco... Las razones no son demasiados buenas, mis problemas con un pinzamiento de la famosa L5-S1 (¿o vaya usted a saber que...?) continúan,  y pese a hacer todo lo que me mandan y más, no hay manera de que pueda hacer una vida normal... Hacer lo fundamental me agota, así que con  todo lo demás por mucho que me guste,  no queda otra que esperar a tiempos mejores.
Esta receta hace tiempo que la tengo en el borrador, el licor por el contrario, hace mucho que desapareció, es más ya casi ha desaparecido el siguiente que hice, pero como tengo un limonero muy prolífico ya está otro en los últimos días de reposo... me han contado que fresquito está muy bueno! A mi los licores me gusta hacerlos, lo de beberlos ya no me va tanto, no obstante este en concreto me trae muy buenos recuerdos, lo probé en la Isla de Capri y ese entorno tan extraordinario es inolvidable.



Ingredientes:
La 1º vez,  he hecho solo la mitad de la receta...  grave error!  Casi no puedo fotografiarlo, tuve que esconderlo, en las siguientes retifiqué, pero las fotos son de esa ocasión.
1 litro de alcohol de 95º (adecuado para uso alimentario, no vale el alcohol  normal)
10 limones grandes ecológicos
1'5 litros de agua
800 gramos de azúcar
Elaboración:
Los limones se lavan a conciencia,   se pela  la parte amarilla de la piel,  y se introduce en un bote de cristal con el alcohol, en donde se dejará reposar 20 días en un lugar fresco y oscuro.
Transcurridos los 20 días,  se pone el agua en una cazuela y  se llevar a ebullición, añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva; retirar la cazuela del fuego;  mezclar con el  alcohol y la piel de limón;  filtrar y embotellar. 
Y de nuevo toca esperar 40 días, que debe permanecer en ambiente   fresco y oscuro, transcurridos los mismos se introduce en el frigorífico y se consume fresquito.


¡Feliz semana!


Fuente: idea cucina nº 2

sábado, 4 de abril de 2015

Hot cross buns (panecillos de Pascua)


Hace tiempo que tenía guardada en mi carpeta de pendientes la receta de estos bollos, que en algunos países son  típicos de Pascua, y  suelen comerse el día  Viernes Santo, de ahí esa cruz que los corona, como simbolo de la crucifixión. Hasta ahora nunca encontré el momento de hacerlos, pero  al fin este año lo he conseguido... y seguro que los repetiré!


Estos bollitos especiados y delicosos, tienen una larga historia, que fue sin duda,  lo primero que llamó mi atención... Yo, no voy a hablar  de ella, ya que hay páginas en la red que lo hacen con mucha más propiedad...!  De lo que si puedo hablar es de lo ricos y esponjosos que están y de lo sencilla que es la receta, sobre todo si se hace con la panificadora, que se encarga del amasado y ya solo queda formar los bollos, dejarlos levedar, hacer las cruces... y al horno! 



Ingredientes:
1 huevo batido
274 ml de leche
60 g de mantequilla ablandada
1/2 cucharadita de sal
2 cucharaditas de surtido de especies (canela, nuez moscada, cardamomo)
500 g de harina de fuerza
30 g de azúcar mascobado
15 g de levadura fresca
100 g de chocolate
Para las cruces
4 cucharadas  de harina
1 cucharadita de aceite de girasol
4-5 cucharadas de agua
Para el acabado
4 cucharadas de leche
2 cucharadas de azúcar blanquilla
Elaboración:  
Extraemos el molde del pan de la máquina, ajustamos las cuchillas e incorporamos los ingredientes al molde, excepto el chocolate, siguiendo el manual de la panificadora.
Encajamos el molde en el interior de la máquina,  se cierra la tapa, seleccionamos el programa para masa y añadimos el chocolate cortado en trocitos cuando la máquina pite.
Finalizado el programa se vuelca la masa en una superficie enharinada, se divide en 8 trozos, y se forman bolas que se van depositando sobre una bandeja cubierta con papel de hornear, dejando una separación entre ellas. Se cubre con un paño de algodón y se deja en un lugar cálido entre 20-30 minutos.
Para las cruces; mezclamos batiendo, las harina, el aceite y el agua, para elaborar una pasta, que introducimos en una manga pastelera (o en su defecto, en una esquina de una bolsa de plástico), se decoran los bollos formando cruces.
Se precaliente el horno a 220ºC y se hornean 15-20 minutos, hasta que suban y se doren.
Para el acabado; Se calienta la leche y el azúcar hasta que este se disuelva, pintar con esta mezcla la superficie de los bollitos y dejar enfríar.













Feliz Pacua para todo@s!