sábado, 31 de marzo de 2012

Fritos de bacalao con ortigas



Otra receta con ortigas, la del mes de marzo ¡por la campana!. Como estamos en cuaresma y el bacalao es un alimento muy cuaresmal lo he unido con las ortigas que ¿ no se por qué? me recuerdan a la  cuaresma, porque en alguna ocasión "me dejaron como un Santo Cristo" (mi madre dixit) 

El resultado gastronómicamente es muy interesante. El bacalao tiene un sabor muy definido y las ortigas tienen un sabor neutro que le aporta frescura y jugosidad, con la mezcla de queso y huevos resulta un aperitivo o un primero delicioso.

 Ingredientes:
150 gr de migas de bacalao de buena calidad
80 gr de ortigas escaldadas
80 gr de queso rallado
2 huevos pequeños
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
2 cucharadas de harina
Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Las migas que yo usé vienen lista para cocinar, de lo contrario habría que desalarlas.
Las ortigas también las hay listas para cocinar, estas de la receta son recogidas en el campo. Si no sabes como se preparan pincha aquí


Cubrimos el fondo de una sartén con aceite y  ponemos la cebolla y el diente de ajo picaditos,  sofreímos unos cinco minutos, unimos el bacalao y rehogamos a la vez que lo vamos deshaciendo con una cuchara de madera, a los cinco minutos añadimos las ortigas y mezclamos bien todos los ingredientes, retiramos y reservamos.

Una vez frío, agregamos el queso y los huevos y la harina, e integramos todos los ingredientes. 
Ponemos una sartén al fuego con bastante aceite, un vez caliente vamos echando cucharadas del preparado y las freímos por ambos lados hasta que estén doraditas.
Las ponemos a escurrir en papel de cocina y cuando estén todas listas las servimos. Pueden comerse frías o calientes, están buenas de las dos formas.




viernes, 30 de marzo de 2012

Bandeja pintada


Había una vez, una chica que compró una bandeja, porque le gustaban sus flores. Pero un día se cayó y se rompió. 
Como yo de vez en cuando le hago algún regalo a esta chica, en esta ocasión no tuve que comerme el coco, con hacer una bandeja parecida ¡listo!

Así que manos a la obra. Tenía una bandeja de madera por casa.  La pinté con una laca blanco roto,  transferí el dibujo y me puse a darle a los óleos frenéticamente, 

cuando la cosa me convenció deje que se secara totalmente. 
Una vez seca la barnicé y ese fue mi gran error. Para barnizarla usé un barniz de poliuretano  sintético, lo que hizo que con el tiempo tenga este color amarillento, que no era lo que yo pretendía, pero en fin ¡cosas que pasan!.




jueves, 29 de marzo de 2012

Empanada de maíz con chocos


 La primera plaza de abastos, a la que yo fui de niña fue  la de Redondela, por eso le tengo un especial cariño y siempre que puedo la visito. Es pequeña, familiar y para mi entrañable. En  sus puestos de pescado casi nunca falta el rey indiscutible de la gastronomía redondelana, el choco (jibia). A este exquisito cefalópodo dedican cada año una interesante fiesta en la que cada cocinero rivaliza preparándolo de un sin fin de maneras, todas exquisitas.
En mi casa celebramos la fiesta del choco lo mas a menudo posible, porque nos encanta y hoy os dejo una receta de las que mas.
No es una empanada fácil de hacer, si no se está muy acostumbrado, pero os aseguro que vale la pena!



Ingredientes:
Para el relleno (zaragallada)
2 chocos  y su tinta (1500gr.)
4 cebollas
1 pimiento rojo
2 tomates
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel 
200 ml de aceite de oliva virgen extra 
Sal.
Para la masa:
1 kg de harina de maíz
½ kg de harina de centeno
1 nuez de levadura
1 cucharada de aceite o de mantequilla
Sal
Agua caliente
Elaboración:
Relleno:
Los chocos limpios y bien secos (se pueden secar con un paño), se trocean.
E una cazuela con aceite se pone adorar la cebolla, el pimiento y el ajo picados, damos unas vueltas y añadimos los chocos, dejamos sofreír y añadimos el tomate escurrido, el laurel. dejamos cocer un cuarto de hora a fuego bajo.
Salamos y agregamos la tinta disuelta en un chorrito de vino blanco. Para disolver la tinta la ponemos en un almirez y con el mazo la diluimos en el vino blanco a continuación la colamos sobre la zaragallada, removemos y dejamos que se acabe de hacer el choco unos diez minutos aproximadamente. Dejamos enfriar.
Masa:
Este es el aspecto que tiene
Tanto la harina de maíz como la de centeno tienen que pasarse por un cedazo.
Se pone al fuego un litro de agua cuando llegue a ebullición se asusta con un vaso de agua fría.
La harina de maíz se pone en un cuenco (yo para esta empanada  puse ½ kg) y la sal, se le va añadiendo el agua caliente poco a poco y se va removiendo hasta que se empape la harina, dejamos que enfrié un poco

Añadimos un poco de  harina de centeno sobre 200 gr, la levadura y la cucharada de aceite y mezclamos todo. Vamos añadiendo más harina de centeno y amasando con las manos hasta formar una bola suave, en la que formaremos una una cruz. La tamapos y la dejamos en un sitio cálido para que fermente.
Una vez que la masa ha subido se agrieta, en este momento esta lista para utilizar.
Precalentamos el horno a 200º  (ya sabéis que cada horno es un mundo)
Cubrimos una bandeja con papel de horno de horno 

Estirar la masa de maíz es la parte mas complicada de las empanada,  es muy bladita y no se puede estira con el rodillo, tiene que hacerse con las manos y con un tenedor. Nos facilitará mucho el trabajo si nos untamos las manos con unas gotitas de aceite y un cacharrito con un poquito para limpiar el tenedor de vez en cuando  tampoco nos vendrá mal... vamos allá!
Cogemos unas bolitas que vamos  aplastando con las manos (foto de la izquierda), las ponemos sobre la bandeja y las estiramos con un tenedor dejándola lo mas fina posible.
Añadimos el relleno y repetimos las misma operación , pero esta vez sobre el relleno de la empanada estirando con mucho cuidado, hasta cubrir por completo el relleno. Antes de meterla en el horno  marcamos las raciones con una rueda o con un cuchillo. 
La llevamos al horno y dejamos que se cueza, tarda entre 40 y 50 minutos.
Dejamos enfriar sobre una rejilla.





¡Buen provecho!





lunes, 26 de marzo de 2012

Florentinas


Aquí está la receta de pastas del mes de marzo. He elegido una de florentinas que son unas galletas muy ricas, con unos ingredientes deliciosos, pero eso si, muy calóricas, lo que tiene una ventaja, cunden un montón.




Ingredientes:
100 gr. de mantequilla
180 gr. de azúcar
120 gr. de nata
75 gr. de miel
100 gr. de nueces peladas
50 gr. de orejones
50 gr. de avellanas peladas
150 gr. de pistachos repelados
50 gr. de pipas de calabaza peladas
150 gr. de chocolate de cobertura



Preparación:
Picar groseramente los frutos secos y muy menudos los orejones
Hervir la mantequilla con el azúcar, la nata y la miel, agregar  los frutos secos, los orejones y las pipas. Dejar cocer unos 5 minutos a fuego lento removiendo continuamente. Dejar enfriar un poco.
Precalentar el horno a 180º.
Forrar una bandeja con una esterilla o papel de horno.
Con ayuda de dos cucharitas mojadas en agua fría formamos montoncitos en la bandeja.
Se meten en el horno y a los 3 o 4 minutos se sacan y se les da forma de nuevo con la ayuda de una cuchara, se cuecen 3 o 4 minutos más.
Se dejan enfriar un poco en la bandeja, se retiran y se dejan enfriar completamente sobre una rejilla.
Fundir el chocolate al baño maría. A continuación se pincelan las Esperamos a que enfrié el chocolate y ¡listo!





viernes, 23 de marzo de 2012

Grecia (III) De Delfos a Epidauro


Después de haber dejado atrás las maravillosas Meteoras y sus monasterios nos encaminamos hasta la mítica Delfos.
Dice la leyenda que Delfos, es el centro de la tierra descubierta por Zeus. al liberar dos águilas desde los extremos opuestos del universo para ver donde se cruzaban. A este lugar se le atribuyen poderes místicos. En la antigüedad las sacerdotisas se comunicaban con el oráculo de Delfos que vaticinaban sus profecías.

En la actualidad como 
casi todo en Grecia, son ruinas, si bien dan una clara idea de la grandeza del lugar, tiene además un interesante museo donde no se pueden hacer fotos.













Estas dos nos han costado una soberana bronca.


Una vista desde el pueblo de Delfos sobre el Golfo de Corinto.


El monasterio de Osios Loukás, es uno de los más bellos de Grecia con hermosos frescos bizantinos, está situado en un bonito lugar que mira a un valle y a la elevada cordillera Elikonas. Sus iglesias datan del siglo XI y están cubiertas de maravillosos mosaicos de mármol y de preciosos iconos.




El canal de Corinto
El pequeño istmo que une  la Grecia continental con el Peloponeso fue un motivo de frustración
para los marineros que se veían  obligados a realizar largos y peligrosos viajes al rededor de la península.
Desde los emperadores romanos hasta Alejandro Magno se intentó abrir un canal, 

 pero solo en el año 1893 los ingenieros franceses dinamitaron un paso en la roca que ha dejado la distancia en 6 km y una hora de travesía.

Acrocorinto. Esta elevada roca en las inmediaciones de Corinto fue la fortificación natural más  resistente de la Grecia antigua. Las construcciones que se contemplan hoy son medievales turcas construidas sobre edificaciones más antiguas. La subida es dura, recompensada por unas estupendas vistas.


Al desplazarnos por la zona contemplábamos estas deliciosas imágenes de los almendros en flor.

Micenas es un yacimiento arqueológico de capital importancia para  entender la historia y el arte griego. La acrópolis tiene forma de triángulo irregular y se adapta a  las formas del terreno con una superficie de 30,000 metros cuadrados.

Para calibrar la grandeza  de Micenas además de conocer un poco su historia es aconsejable visitar el museo Arqueológico de Atenas, las salas dedicadas a los hallazgos del alemán Schliemann dejan claro el poderío de aquella civilización que dio nombre a la cultura de los primeros griegos, allá por el II milenio antes de Cristo. En este yacimiento se encontró la famosa mascara de Agamenón, una pieza única, de belleza inenarrable y de la que soy devota admiradora.





La  puerta de los leones es la entrada principal al recinto arqueológico. Es del siglo XV y tiene dos leones rampantes en relieve frente a una columna.






Este túmulo y esta puerta tan espectacular pertenecen a una tumba llamada el tesoro de Atreo  son unas tumbas que están construidas  fuera de las murallas y reciben el nombre de  los tholoi o también tesoros.
La puerta da acceso a una 
cámara circular cubierta por una falsa cúpula.



La fortaleza de Palamedes en Nauplio en donde se pueden contemplar unas espectaculares vistas sobre el golfo de la argólida y sobre el precioso pueblo marinero de Nauplio en donde la cámara se quedó sin batería y nosotros sin fotos, de todos modos si os interesa en la red hay muchas fotos que os mostraran lo bonito que es el lugar. 


Esta es una vista del pueblo desde la entrada de la fortaleza



Para los aficionados al teatro, entre los que me encuentro, este lugar es mágico no solo por el lugar si no por lo que ha significado en el pasado para el desarrollo del arte teatral.

El teatro data del siglo IV a.C.. Es uno de los mejores yacimientos de Grecia y se conserva en perfecto estado. Se le atribuye el diseño a Policleto el joven.  Es el teatro de la antigüedad con mejor acústica del mundo y sirvió  de modelo a numerosos teatros griegos, convirtiéndose en el símbolo del  teatro griego antiguo.

Como dato curioso aquí se proclamó la independencia de Grecia en 1822.

martes, 20 de marzo de 2012

Calamares fritos



Hace años los bocadillos de calamares me encantaban, pero los últimos que comí, aunque me aseguraron un tanto ofendidos sus elaboradores que eran de calamares,  me dio la impresión de comer suelas fritas, por tanto he abandonado aquel viejo placer y ya no los tomo fuera, pero en casa de vez en cuando me doy un homenaje a cuenta de tan rico manjar.
Es un plato fácil, sano y rico. Los calamares fritos se hacen en un periquete ya que requieren poco tiempo de cocción de lo contrario se endurecen y pasa lo que pasa.
Estos calamares son fresco congelados son excelentes para esta receta.

Ingredientes:
1 kg. de calamares
200 gr. de harina
200 ml de aceite de oliva
1 limón

Sal
200 gr. de harina
200 ml de aceite de oliva
1 limón
Sal



Elaboración:
Los calamares una vez limpios se cortan en trozos y se secan en papel de cocina.
Se colocan en una fuente, se les  pone un chorrito de aceite y se remueven.
La harina se pone en un bol, se añaden los calamares y se empapan en harina, a continuación  se sacuden lo máximo posible.
Se fríen en aceite caliente, muy brevemente, ya dije antes que el exceso de cocción los endurece. Se ponen a escurrir sobre papel de cocina.

A medida que se escurren se colocan en una fuente y cuando estén todos listos se sirven con el limón.