lunes, 19 de junio de 2017

Judías de verano para #lunessincarne







Esta receta debe ser antigua,  porque ahora las judías se comen en cualquier época del año, al igual que los otros ingredientes que acompañan este plato (es de un recorte de periódico que estaba en una de mis carpetas). Le conservé el nombre original porque me hizo gracia,  y porque en el fondo considero que tiene razón... las judías de verano son las realmente ricas, las del resto del año unas veces están mejor y otras peor, pero no le llegan a la suela de los zapatos de las de temporada... Y como el verano, al menos el meteorológico ya está aquí, el otro está a punto de aterrizar y en muchas  huertas ya están a punto las judías, os dejo esta forma de prepararlas, tan sencilla y tan rica.






Ingredientes:
1 k de judías verdes
500 g de tomates rojos y maduros
2 cebolletas
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta negra 
Huevos

Elaboración:
Limpiamos y cortamos las judías.
Pelamos el tomate, haciendo una cruz en cada uno, lo sumergimos en agua hirviendo unos segundos, los pasamos bajo el grifo y lo pelamos, a continuación lo cortamos en rodajas  delgadas. 
Cortamos la cebolla en juliana muy fina.
Cubrimos una cazuela de fondo grueso de aceite de oliva, sobre este ponemos una caña de cebolleta, una capa de tomate y una de judías, espolvoreamos unas arenitas de sal y con un golpe de molinillo de pimienta negra, continuamos colocando capas de cebolleta, tomate, judías salpimentadas hasta que se acaben los ingredientes, regamos con un buen  chorro de aceite y ponemos la cazuela a fuego suave, tapamos, dejamos cocinar durante 30 minutos o hasta que las judías estén en su punto.
Este guiso no necesita agua, se cocina con la que sueltan las judías y el tomate, por ello es tan importante hacerlo a fuego moderado.
Estas judías se sirven con huevos duros o escalfados.







¡Feliz semana!





8 comentarios:

  1. Esta es la única manera de que se coman las judías en mi casa. Frías. Da igual si les añado gambas, atún, tomate o incluso patatas y las aliño como ensalada, pero frías forever. Están tan ricas!

    ResponderEliminar
  2. Aunque muchas frutas y verduras podemos encontrarlas todo el año actualmente, cuando mejor están es en su temporada, recolectadas en su punto justo de madurez.
    Un plato muy rico con las judías verdes, sano y completo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Uummmmmmmmmmmm como tienen que estar asi las judias estoy deseando que empieze a tenerlas mi tia para poner tu receta en practica me rechiflan y las como todo el año y como bien dices no le llegan a la suela de un zapato a las que podemmos tomar en verano y mas si son de cosecha propia .
    Anotada queda ya te contare que me han parecido cuando las haga, seguro que estaran de muerte relenta, te han quedado de relujo.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar
  4. Milia, un plato de verano de lo mas rico y sano
    besinos

    ResponderEliminar
  5. Gosto muito de feijão verde, esta é uma sugestão bem deliciosa.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  6. Hola Milia, pues supongo que sí, que es antigua porque mi madre la he visto siempre en mi casa Cierto es que se comía más en verano, por eso de ser frías. la tengo publicada hace mucho tiempo. Te ha quedado estupendo el plato!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Mila para mi no son solo para lunes o martes, son ideales para toda la semana frías en ensalada es que me encantan... un plato diez amiga, bikiños

    ResponderEliminar
  8. Hola Milia! Encantada de haber encontrado tu cocina, está llena de recetas riquísimas y con una presentación que las hace aún mas apetecibles! Muy ricas estas judías, en casa las preparamos parecidas, genial la explicación!
    Me quedo por aqui para seguir disfrutando de tus platos, besos!

    ResponderEliminar

Mil gracias por vuestros comentarios, me encanta leeros... no siempre puedo contestaros con la rapidez que me gustaría, pero sabéis que antes o después voy a visitaros. Bicos