lunes, 16 de enero de 2017

Ensalada de hinojo, naranja y granada


Sigo con mi cruzada de recetas ligeras, porque las comidas navideñas necesitan acompañamientos de este tipo, esta fue de Año Nuevo para acompañar a un muslo de pato confitado, a mi me encantan este tipo de ensalada, pero tengo algunos comensales que no las aprecian tanto, por lo que tuve que insistir para  que la probaran, al final  estuvieron todos de acuerdo en que hacen una pareja perfecta...  y el hinojo que algunos no lo conocían, triunfó de pleno!
















Ingredientes:
Un mix de lechugas
1 bulbo de hinojo
1 naranja
1 granada
1 limón
Sal
Aceite de oliva
2 cucharadas de semillas de girasol

Elaboración:
El hinojo se introduce 10 minutos en agua, luego se deja secar y se corta en juliana.
Las lechugas se lavan y se ponen a escurrir.
La naranja se pela, se le retiran todas las pieles blancas y  se separan los gajos a los que también  se le retiran las pieles.
La granada se desgrana, no os explico como, porque haya unas cuantas formulas magistrales por la red, que  cada uno elija la que mejor le va.
Se prepara el aliño mezclando el aceite de oliva, con el zumo de un limón y sal a gusto. Yo pongo tres partes de aceite por una de limón, lo introduzco dentro de un bote y lo agito hasta que se forma una especie de crema que puede apreciarse en la foto de la izquierda.
Colocamos las lechugas en el fondo de una fuente, distribuimos las naranjas sobre estas, el hinojo y los granos de la granada, regamos con el aliño y esparcimos por encima las semillas de girasol... ¡me encanta! 





A los que sois aficionados a seguir mis crónicas viajeras, tenéis una nueva entrada en  http://viajerosnosotros.blogspot.com.es/ , en esta ocasión os cuento algo sobre el Pueblito de los Dominicos, un lugar de visita obligada para los que visitan Santiago de Chile... y muy, muy recomendable ¡os gustará!

http://viajerosnosotros.blogspot.com.es/2017/01/pueblito-los-dominicos-santiago-de.html

¡feliz semana!





viernes, 13 de enero de 2017

Pollo ligero a la naranja


Tenía pensado compartir esta receta el pasado  lunes, porque la consideraba muy adecuada para depurarnos un poco,  después de los atracones navideños, pero no me ha sido posible, la semana se ha ido complicando un día tras otro hasta hace un rato.                                                                                                                                                                                                                        La receta es de un régimen, pero es tan rica que  la hago muchas veces en  época de naranjas, la salsa me encanta y me la puedo comer a cucharadas sin remordimientos... Siempre está buena, pero en esta ocasión si acaso tenia un plus, la naranjas vinieron directamente de la huerta valenciana a mi casa, de parte de mi querida Marisa de Thermofan, mil gracias amiga!

Ingredientes:
2 pechugas de pollo
Sal y pimienta
2 zanahorias
2 naranja
2 cebollas 
5 cubitos de caldo (congelado)
1 vaso de agua (200 ml)

Elaboración:
Sazonamos las pechugas con sal y pimienta impregnándolas bien por todas partes y reservamos. Para que las pechugas no pierdan la forma es aconsejable bridarlas, puede hacerse antes de aliñarlas o después.
Se pelan  y se pican  las verduras en brunoise.
Ponemos una cazuela al fuego con un chorrito de aceite y doramos las pechugas, añadimos las verduras  y las rehogamos unos minutos.
Deshacemos los cubitos de caldo en el vaso de agua bien caliente, incorporamos a la cazuela, tapamos y  dejamos cocer a fuego suave durante 10 minutos.
Exprimir la naranja y verter el jugo sobre el pollo, tapar la cazuela de nuevo y cocer 15-20 minutos, dependiendo del grosor de las pechugas, es importante no pasarse en la cocción a fin de que no nos queden secas.
Retiramos las pechugas y pasamos la salsa por el chino.
Se sirven con la salsa y unas rodajas de naranja.... me encantan acompañas de un cuenquito de arroz blanco y  es un plato de lo más completo.




            ¡Feliz finde amigos!




miércoles, 4 de enero de 2017

Turron de coco y nueces sin gluten


Antes de nada desearos a todos los que pasáis por aquí... un 2017 MUY FELIZ!  Eso indicará que todo os va bien!
He acabado el año con una receta de turrón y voy a comenzar el nuevo, con otra receta de turrón! Hace años que cada Navidad preparo un turrón de coco, es un ingrediente que en casa nos encanta y por ello cada año suena la misma pregunta  -¿tienes esta receta en el blog?-  -¿y yo  puedo hacer este turrón?-, pues a partir de ahora... si a las dos cosas!  Aquí queda la receta y como veréis cualquiera puede hacerla... es bien fácil!


Ingredientes: 
90 g de margarina (he usado margarina de maíz)
90 g de azúcar glass
175 g de coco rallado
100 g de nueces peladas
Una pizca de sal
100 g de leche condensado
200  g de chocolate negro de cobertura
1 cucharada de aceite de oliva gran selección de Aceites Abril

Elaboración:
La mantequilla  debe estar a temperatura ambiente.
Las nueces se parten en dos con las manos.
La mantequilla se mezcla con el azúcar en polvo y se remueve hasta que esté todo integrado. Añadimos el coco y mezclamos y ahora incorporamos la leche condensada, las nueces  y la sal , removemos suavemente la mezcla para que se integren todos los ingredientes.
Preparamos un molde de turrón, preferiblemente desmontable, si no lo es, se fora con un papel parafinado (papel de horno), para poder desmoldarlo con facilidad.
Volcamos la mezcla en el molde la compactamos bien con una espátula de  silicona o una cuchara. Cortamos un rectángulo de papel parafinado  del tamaño del molde, lo colocamos sobre el turrón y lo llevamos al frío durante unas horas (mínimo 2), 
Pasado el tiempo lo desmoldamos y lo colocamos sobre una rejilla.
Fundimos el chocolate... (no hay fotos del proceso) yo lo hago al baño maría y solo la miltad de la cantidad final, en este caso 100 gramos, cuando está fundido, se retira del fuego y se incorpora el resto del chocolate que se irà fundiendo con el calor residual, incorporamos la cucharada de aceite y mezclamos bien. Volcamos la mezcla sobre la tableta que tenemos en la rejilla y cubrimos completamente nuestro turrón de coco. Dejamos enfríar, lo envolvemos en un papel parafinado y lo guardamos en una caja, si no tenemos una caja adecuada , envolvemos el paquetito en papel de plata con la cara brillante en contacto con el alimento que en este caso está envuelto previamente. Se conserva en la nevera hasta el momento de consumirlo.



 Espero que os haya gustado... y que los Reyes Magos sean muy generosos!