jueves, 4 de febrero de 2016

Galletas grabadas



El mes pasado por casualidad comencé el año,  y el mes con una receta de galletas... así que he decidido continuar con esa  buena costumbre, hacer galletas es una actividad muy placentera y muy entretenida y si hay enanos por  medio, lo de meter las manos en la masa les priva y comerlas tampoco les disgusta nada. Esta receta concretamente es muy apropiada para hacerla con ellos, es muy fácil... solo tiene un inconveniente, la hora de espera, en esos 60 minutos, algunos te pueden preguntar unas 30 veces ¿cuando hacemos las galletas? La solución... preparar otra masa mientras tanto, así aprovechamos el medio huevo que nos sobró,  y para hacerlas distintas le damos otro sabor, cambiamos el cardamomo por canela, alguna mezcla de especies,  ralladura de limón, naranja o lima, algún licor, o sustituyendo alguna cucharada de harina por cacao en polvo... hay muchas combinaciones!


Ingredientes: 
130 g de mantequilla a temperatura ambiente
1/2 huevo
70 g de azúcar
200 g de harina
1 cucharada rasa de polvo de hornear
1 pizca de sal
1 cucharadita de cardamomo
Elaboración:
Batimos un huevo y separamos la mitad.
Mezclamos la harina con la levadura, el cardamomo y la sal. Tamizamos y reservamos.
Batimos  la mantequilla con la mitad del huevo, y el azúcar hasta  obtener una mezcla espumosa. Añadimos  la mezcla a  la harina. Removemos todos los ingredientes hasta formar una mezcla uniforme.
Envolvemos la masa en un papel film y guardamos en la nevera durante 1 hora.
Precalentamos el horno a 180ºC .
Preparamos las bandejas de  hornear cubriéndolas con  silpat o un papel del horno
Sobre una superficie de trabajo extendemos la masa con un espesor  de 10 mm (3/8 ), y la grabamos, yo he usado unas plantillas de grabar las pastas de azúcar,  que venían de regalo en unas  revistas (tenía fotos del paso a paso, pero ¡oh misterio!  han desaparecido), luego las he cortado con diferentes moldes.
Las introducimos en el horno caliente y las dejamos 12-15 minutos o hasta que estén doradas, ya sabéis que cada horno es único.
Dejamos enfriar 30 minutos sobre una rejilla.




¡Buenas  noches!



domingo, 31 de enero de 2016

O Barco de Valdeorras, XVI Festa do Botelo


Que rápido se me ha pasado esta semana, ya es domingo...  y hace más de   una semana de la XVI Festa do Botelo! Por fin este año he podido asistir, en años anteriores lo había intentado, pero por fas o por nefas,  no había podido ser. Aquí en Galicia hay muchas fiestas gastronómicas, pero yo nunca había asistido a ninguna... después de esto, entiendo perfectamente el éxito que tienen... buena y abundante comida y bebida,  precio razonable, camaradería, buen ambiente, música, canciones... En definitiva un día fantástico...  me da que repetiré!

Y todo esto gracias a mi querida amiga  Chus Nenalinda de Siguiendo a Nenalinda, ella fue la que me incitó a asistir a esta fiesta... Gracias Chus, lo he pasado fantásticamente bien!  Fue ella también la que juntó a su alrededor a un pequeño grupo de blogueros, que compartimos pasión por la cocina, por la buena comida, por el compañerismo, por convivir  y disfrutar en armonía de momentos únicos.
Gracias también a a vosotros, Viví Taboada de Ó carón da lareira,  María José Fernandez de Cocinando para ellos,  Juan Carlos Alonso de Gastronomía en verso y sus amigos Pili y Ramón, Majes Rodríguez de Asómate a mi cocina, y a sus respectivas parejas, que contribuyeron a que la jornada resultara perfecta...  fue un placer pasar otro día con vosotros!

El Botelo es un embutido muy peculiar tanto por su continente (el estomago del cerdo, en gallego bandullo) como por su contenido.  El contenido varía según la zona, en el caso del que nos ocupa, el del Barco de Valdeorras, está relleno de costilla de cerdo, adobado con pimentón y con una elaboración muy artesanal, en este enlace de Sigiendo a Nenalinda. se puede ver como se lleva a cabo este

proceso, ella.  nativa del lugar es una persona mucho más cualificada que yo para hablar de este producto. Yo solo estoy cualificada par decir que me ha encantado el botelo y que tiene razón el; refrán popular que dice que,  "de la mar el mero y del Barco el botelo" y que me lo he pasado, o mejor nos lo hemos pasado de miedo mi marido y yo, y que desde luego, volveremos si nos es posible el próximo año.


A todo lo dicho, cabe añadir que el pueblo es precioso, conserva todavía algunas calles antiguas,  llenas de encanto, por las que es un placer pasear, sin ruidos y sin coches, lo mismo que por la rivera del Río Sil, ese caudaloso río (hay un refrán que dice que el Miño lleva la fama, pero el Sil lleva el agua), que allá por donde va aporta un plus de belleza a cualquier paisaje, aquí ocurre lo mismo, y  sus orillas invitan a disfrutar del paseo,   la charla distendida y la contemplación de una naturaleza hermosa y privilegiada.
 Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo unas cuantas para que lo comprobéis por vosotros mismos.








 ¡Feliz semana amigos!

jueves, 28 de enero de 2016

Pan de pagés "Reto Bake The World"


Buenos días! Ya estamos casi a finales de Enero... como pasa el tiempo!  Y como cada fin de mes algunos  panarras,  tenemos un compromiso con las  chicas de  Bake The World.  Este mes nos han llevado a Cataluña, una comunidad con panaderos muy reconocidos, y con unos panes de excelente calidad,   uno de los más emblemáticos,  es sin duda, el que nos han propuesto en el reto de este mes, el  pan  de pagés.
Este mes se me pasó volando y al final me quedé casi sin tiempo, así que recurrí a una receta sencilla, que tuviese poco tiempo de levados, o no me daba tiempo... Es mi primer pan de pagés y reconozco que necesito progresar, pero prometo hacerlo, me ha encantado, pese a que esa greña que tenía que aparecer no se presentó y por ello la miga quedó más compacta de lo que debiera, aún así esa corteza crujiente y esa miga tan tierna, me reconquistaron, estoy deseando hacer otro con masa madre,  y con calma... ya os contaré!


Ingredientes:
Masa blanca fermentada
125 g de harina de fuerza
87,5 g de agua
1 pizca de azúcar
2.5 g de lavadura fresca

Masa de pan
500 g de harina de fuerza
350 g de agua
7, 5 g de sal
100 g de masa blanca fermentada
5 g de levadura fresca


Elaboración:
Masa blanca fermentada
Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa. A la mía tuve que añadirle unas cucharaditas de agua, el liquido no era suficiente para integrar toda la harina.

Cubrimos la masa con papel film  y la dejamos en la nevera toda la noche, al día siguiente ha doblado su volumen ampliamente
Masa de pan

Mezclamos la harina con el agua, amasando unos minutos y la dejamos reposar durante una hora. 

En la cubeta de la panificadora, se pone la masa de harina y agua, la sal, la levadura fresca... y habría que añadir 100 g de  la masa fermentada, pero yo me despisté y la añadí toda. En la panificadora ponemos el programa amasado, la mía, la de Lild, en el  7. Masa para pasta.

Extraemos la masa de la panificadora, la colocamos en un bol y la cubrimos con un paño. A los 15 minutos ponemos la máquina sobre la superficie de trabajo y hacemos un pliegue  tomando la parte más alejada y la doblamos como si fuera un sobre,  la cubrimos de nuevo con el paño y la dejamos reposar 2 horas más.

Espolvoreamos un banetón con abundante harina. Le damos al pan forma de bola y lo dejamos fermentar en el banetón durante hora y media, con el pliegue hacia abajo, esto debía permitir que se greñe solo en el horno... en el caso del mío no ocurrió así! Hay otra posibilidad que es hacerlo al reves y practicarle unos cortes antes de hornear (que era el que debía haber seguido)

Yo lo horneé a 200ºC sobre piedra de hornear y con vapor, se hizo en 40 minutos... tengo la impresión de que la temperatura era demasiado alta... ya sabéis que cada horno es un mundo... y este concretamente, que es e de la casa de la aldea, aún no le tengo pillada la medida.
Dejamos enfriar sobre una rejilla.
Hice una adaptación libre de la receta de: http://petiteboulangerie.blogspot.com.es/2010/10/pa-de-pages.html



¡Que tengáis un buen día!

martes, 26 de enero de 2016

Rollitos de col con gambas y arrroz

Otra receta para los que queremos cuidarnos  y al mismo tiempo disfrutar de un plato muy interesante y con una buena combinación  de alimentos, tiene verduras, proteínas, cereal...  muy poquita grasa... y un excelente sabor. A ver quien se anima!
Ingredientes:
2 raciones
4 hojas de repollo
250 g.de gambas
100 g de arroz
2 cebollas medianas
1/4 de pimiento rojo o amarillo
Aceite de oliva virgen
2 dientes de ajo
Caldo de marisco, pescado o verduras
Sal
Pimentón agridulce de la Vera
Pimienta


Elaboración:
Lavamos las hojas de repollo y le retiramos la parte más gruesa, si el nervio es excesivamente grueso, se rebaja con un cuchillo bien afilado.
Cocemos las hojas de col en agua hirviendo con sal. Escurrimos bien.
Picamos 1 cebolla y el pimiento en brunoise
Ponemos un chorrito de aceite en una sartén y sofreímos unos minutos las verduras con un poquito de sal. Cuando empiecen a dorarse añadimos las gambas y sofreímos un par de minutos, en este momento retiramos unas cuantas gambas que nos servirán para adornar el plato y picar algunas para la salsa.  Condimentamos el pimentón y la pimienta,  agregamos el arroz y mezclamos bien para que se integren todos los sabores, retiramos del fuego y reservamos.
Comprobamos que las hojas de col estén bien escurridas y de no ser así, las secamos con papel de cocina. Las estiramos sobre una superficie de trabajo. Colocamos en el centro de cada hoja,  2 cucharadas de la mezcla de gambas y arroz y hacemos un rollito, lo mismo con las tres siguientes.
Picamos la otra cebolla y el ajo, también en brunoise.
En otra sartén o cazuela con una pizca de aceite, pochamos las verduras, cuando estén bien hechas añadimos el caldo y llevamos a ebullición.  incorporamos 3 o 4 gambas picaditas En este punto a los que no le gusten los tropezones, es el momento de triturar la salsa, en mi casa preferimos a salsa sin triturar...  por tanto, incorporamos los rollitos de col, dejamos un par de minutos, o hasta que se calienten a nuestro gusto.






¡Buenas noches!


viernes, 22 de enero de 2016

Membrillo con granada


























Ya estamos en fin de semana...!  Así que voy  a celebrarlo con un postre... pero con un postre de los míos,.. 0% de grasa y muy poquito azúcar... ya me he pasado bastante en Navidad, voy a pasarme el fin de semana,  y el carnaval está ahí mismo, así que la propuesta es de lo más sano... y de lo más fácil.
Además ya os he contado el otro día que la granada tiene muchísimas propiedades para la salud... incluso dicen que es afrodisiaca...
El membrillo (Cydonia oblonga), tampoco le va a la zaga, es rico en taninos, que tienen efectos astringentes, muy útil en caso de diarrea, posee también un alto contenido en potasio y es bajo en sodio, por lo que es muy recomendable en caso de hipertensión arterial.




















.


Ingredientes:
Entre paréntesis las cantidades de la receta original
(2 personas) (4)
1 membrillo (2)
1 granada (2)
1 rama de canela
2 cucharadas de azúcar mascovado ( 300 gramos de azúcar blanquilla)
1 copita de Oporto =
1 cucharadita de maizena =
1 pizca de sal  (es de mi cosecha )


Elaboración:
Pelamos el membrillo lo cortamos en rodajas y le retiramos las semillas.
Ponemos un cazo al fuego con 200 (300) ml de agua, la rama de canela, 1 (220g) cucharada de azúcar y la pizca de sal, dejamos hervir y añadimos el membrillo, dejamos cocer 15 minutos a fuego medio. Retiramos y dejamos enfriara en el liquido de cocción.
Damos un corte en la piel de la granada por la mitad a lo ancho, para dividirla en dos, una vez dado el corte,  hacemos palanca ligeramente con el cuchillo y  separamos las dos partes, presionando el centro de cada mitad, es muy sencillo conseguir que se separen todos los granos. Reservamos algunos para decorar y el resto los pasamos por un chino o un pasapurés.
Disolvemos la maizena en dos cucharadas de zumo de granada, ponemos en un cazo el resto del zumo, la otra cucharada (80g) de azúcar y el vino de Oporto, dejamos cocer 5 minutos a fuego suave. Añadimos la maizena y dejamos hacer 2 minutos más. Mezclamos con el almíbar de los membillos.
Repartimos os membrillos en platos de postre, cubrimos con la salsa y adornamos con los granos de la granada. 
Esta receta, con algunos cambios, fue inspirada por un libro,  100 Recetas Sanas Con alimentos que curan.