Blogging tips
Blogging tips

sábado, 22 de agosto de 2015

Lomo de cerdo al café con chutney de sandia

No esperaba tardar tanto en publicar esta receta, la idea era empezar con la normalidad... no obstante, mi ordenador sigue el pobre hecho polvo, esperaba recuperarlo a lo largo de la semana  pero no fue posible. Yo no quería intimar con otro, pero no quedó más remedio, así que a lo largo del fin de semana espero ponerme al día de vuestras publicaciones.
Y aquí os dejo la receta de la que os hablé en mi anterior entrada, a mi me ha parecido que hacen una pareja estupenda, ... haber que os parece a vosotros!
Como podéis ver es bien sencilla en su elaboración, la gracia radica en ese café de Jamaica que le da un toque genial. El susodicho  me sorprendió doblemente... por su increíble aroma... y por su precio,  50 gramos valen casi tanto como un paquete de 250 g. del que se toma habitualmente, pero si... "París bien vale una misa" esta receta  bien se merece un café así.

Ingredientes:
1 cebolla
1 cucharadita de hojas frescas de tomillo
1 cucharada de semillas de pimienta de Jamaica
900 g de lomo de cerdo
2 cucharadas de café Blue Mountain jamaicano, si puede ser.
2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen
Chutney de sandía
Elaboración:
El día anterior:
Picamos la cebolla muy menudita, machacamos la pimienta de Jamaica; yo lo hice simplemente con el mazo del almirez, mezclamos ambas cosas con el tomillo y frotamos la pieza de lomo. Dejamos marinar hasta el día siguiente en el frigorífico.
El día de:
En el momento de cocinar el lomo, retiramos el exceso de cebolla, tomillo y pimienta con un papel de cocina. Rebozamos la pieza con el café frotando.
Calentamos una sartén tipo plancha, a una temperatura media, pincelamos con aceite y cocinamos el lomo unos 20-25  minutos girando constantemente y presionando para que se haga de manera uniforme. Retirar el lomo de la plancha y dejar reposar 2-3 minutos.
Servimos cortado en rodajas acompañado con el Chutney de sandia¡El contraste es delicioso!


¡Buen fin de semana!


Fuente: Revista MasterChef Portugal nº 8

lunes, 17 de agosto de 2015

Chutney de sandia


Soy una gran aficionada al chutney, desde que hace años llamaron mi atención unas recetas maravillosamente presentadas en una revista alemana, y  no precisamente de cocina... era de moda! Aquellos botes tan bonitos y tan apetecibles me cautivaron,  y mi natural curiosidad hizo el resto, al principio solo me gustaba a mi, pero al final mi marido ha caído en sus redes, para ello ha sido necesario que viajara al otro lado del planeta y viera la enorme cantidad de variedades de chutney que llenan pasillos enteros de los supermercados neozelandeses... Solo hemos podido probar algunos, pero estaban increíblemente buenos!
El chutney o chatni, es una familia de acompañamientos muy popular en la cocina del Sur de la India, con una mezcla variable de especies, verduras y frutas. Se parece a una  confitura agridulce, y resulta una deliciosa compañía para  queso, carne, pescado o simplemente sola sobre una buena rebanada de pan tostado. 
Es una preparación muy apreciada por los británicos desde los tiempos de su Imperio, ellos fueron los que acuñaron el término "Chutney" y quienes lo popularizaron...  pero he de confesar que nunca había visto tantas variedades como en Nueva Zelanda, donde hay lineales enteros en las grandes  superficies, llenos de botes de todas las clases.
La receta de este chutney procede de la revista de MasterChef Portugal, que no se vende (como  la española) con una revista del corazón, y es bastante mejor... para mi gusto!

Ingredientes:
2 k de sandía 
150 ml de vinagre de vino blanco
100 g de azúcar mascovado
25 g de jengibre fresco 

2 dientes de ajo
1 cucharadita de tabasco
Elaboración:
Cortamos la pulpa de la sandía y retiramos rodas las semillas (conservamos la corteza) Trituramos en un robot de cocina. Vertemos el zumo en una cazuela y dejar reducir hasta la mitad (conservamos la pulpa)
Con un cuchillo bien afilado eliminamos la piel verde  de la corteza de la sandía. La parte blanca la cortamos en pequeños cubos. Los  metemos en una cazuela, le unimos el vinagre y el azúcar y llevamos a ebullición, añadimos el jengibre, la pulpa que habíamos reservado, el ajo y el tabasco. Dejamos cocer durante 20 minutos.
Adicionamos el zumo reducido y dejamos cocer hasta que el chutney quede consistente. El tiempo de cocción depende de la fuerza del calor que reciba y del tamaño de la cazuela, cuanto más amplia  más evaporación. Yo he dejado hacer a fuego medio al principio y cuando tuvo el punto que me gusto... que se noten los trocitos de sandía...  elevé la temperatura para evaporar todo el liquido.
Es un acompañamiento perfecto para carne, sobre todo de cerdo.... tendremos la oportunidad de verlo en la próxima receta acompañando un lomo de cerdo al café...



¡Feliz semana!


Fuente: Revista MasterChef Portugal nº 8

jueves, 6 de agosto de 2015

Tejas de lavanda

Que bien huele la lavanda ¿verdad? Pues estas tejas huelen y saben bien!. Yo ya había hecho pastas de lavanda en otra ocasión, y nos habían gustado, por eso cuando vi estas tejas, en una revista de las que me traje de Nueva Zelanda,  me puse a ello, coincidió con una comida familiar y fueron un éxito rotundo. 
La receta pasó a engrosar el borrador  y como tantas otras quedó a la espera.
A principios de julio se dieron dos casualidades que me hicieron buscarla;  una,  que mis lavandas estaban hermosas y pletóricas...
 Y la otra...  que  una blogera encantadora,  y  paisana, publicó en su blog,  unos corazones de lavanda,  en una entrada muy tierna y aromática... Cuando se lo comenté, me respondió que quedaba a la espera de la receta y... Esto va por ti mi querida Chusa!
Ingredientes:
Para 12 tejas
1 clara de huevo
1/4 taza de azúcar en polvo
1 cucharada de extracto de vainilla, puse aroma (no está en la foto, me olvidé)
2 cucharadas de harina
30g de mantequilla, derretida
2 cucharadas de lavanda seca
Elaboración:
Precalentar el horno de 180 °C. 
Cubrir una bandeja de horno con papel de hornear o preparar  un silpat
Batir la clara de huevo, el azúcar y la vainilla en un tazón hasta que esté blanco y espumoso. Agregar la harina y la mantequilla, se remueve hasta que  se forma una mezcla suave. Dejar reposar  durante 15 minutos. 
Poner sobre la bandeja unos montocitos y  extender con una cucharita.  Espolvorear un poco de lavanda seca en cada círculo y hornear unos minutos, entre 5 y 10 dependiendo de cada horno.
Sacar del horno, y rápidamente colocar sobre un rodillo ayudandonos de una espátula para despegarlas con cuidado y que no se rompan. Servir.
¡Fáciles,  y con  un sabor muy original!  
¡A nosotros nos han encantado!


                             Que tengáis una buena tarde.



Fuente: Better Homes and Gardens 12/14

lunes, 3 de agosto de 2015

Crema de albaricoques y fresas con almendras crujientes y chocolate


Los albaricoques se están acabando y a mi como siempre, me van a quedar unas cuantas recetas en el borrador, de este rico fruto, del que soy devota total, y  por lo mismo  de siempre... falta de tiempo, cuando no es por fas, es por nefas, pero lo cierto es que últimamente el tiempo no me llega para nada, así que creo que voy a tener que hacer publicaciones intensivas a ver si aligero el borrador antes de la nueva temporada.
Esta receta surgió de la necesidad de aprovechar unos albaricoques y unas fresas demasiado maduros, y ya por el mismo precio, un granillo de almendra tostado y unos trocitos de chocolate que habían sobrado de otras preparaciones... Resultó un postre estupendo, hasta el gustó a mi costillo que no es precisamente aficionado.
Así que dadas las circunstancias expuestas, es un receta que me parece bastante adecuada para el  Reciclando Sabores, de   Marisa, y Rosalía, que últimamente también tengo algo abandonado.
  Ingredientes:
500 g de albaricoques y fresas
2 huevos
200 g de azúcar (para los dulceros más)
1 cucharadita de harina fina de maíz
50 g de mantequilla
Unas gotas de aroma de vainilla (optativo)
1 cucharada de granillo de almendra
1 cucharada de trocitos de chocolate

Elaboración:
Lavamos y limpiamos la fruta. Reservamos algunas fresas para el emplatado. En un robot de cocina, trituramos la fruta hasta convertirla en puré. Reservamos en un cuenco. 
Batimos los huevos el azúcar y la harina, añadimos a esta mezcla el puré reservado  y la mantequilla atemperada, batimos de nuevo hasta que  la mezcla esté muy esponjosa. 
Introducimos el puré en una cazuela de fondo grueso (o al baño María),  removemos constantemente hasta que la mezcla espese, retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que baje un poco la temperatura de la crema. Cubrimos con un papel film y dejamos enfriar completamente.

Servimos en un cuenco, con las fresas reservadas, el granillo de almendra y los trocitos de chocolate.
La combinación de sabores y la textura es exquisita

¡Feliz semana!

viernes, 31 de julio de 2015

XLVI Festa do Carneiro o Espeto de Moraña

Senda biosaludable de Pontellas

La entrada de hoy no es de  las habituales, pero no deja de ser una receta, y bien completa...  hay buena comida, buen ambiente y un paisaje inigualable, o sea... la combinación de ingredientes perfecto  para pasar un día fantástico!
Y la ocasión ideal  para hablaros de mi querida tierra, de Galicia y en este caso de la Galicia interior, mucho más desconocida que la Galicia costera, pero tan mágica y hermosa como esta.
Senda biosaludable de Pontellas

Que en Galicia se come muy bien lo sabe todo el mundo y que los gallegos tenemos fama de buenos comedores también, por eso a lo largo del año proliferan por nuestra geografía  fiestas gatronómicas con muchísimo tirón y que gozan de gran prestigio entre los amantes de la buena mesa. De la que os hablo hoy pertenece a ese grupo, tanto, que ha sido declarada de Interés Turístico Gallego, y ha convocado en esta 46 edición a 7000 visitantes y más de  2000 comensales, que disfrutaron de este delicioso plato.
Y no es de sorprender, porque el carneiro (cordero) es una delicia, el proceso de preparación un espectáculo (en este enlace podéis  ver imagenes), y el entorno una preciosidad... y para muestra unas cuantas fotos.

Senda biosaludable de Pontellas,  un encantador  sendero apto para todos los públicos  (nos acompañó un carrito con bebe durante todo el recorrido, como podéis ver en la foto), y con unos rincones de lo más agradable... el apellido lo dice todo!

Senda biosaludable de Pontellas


Carballeira  Campo Lebón
Caraballeira  Campo Lebón
 Las carballeiras  son fincas de robles que en pasado fueron muy abundantes en Galicia, desgraciadamente la mayoría se ha perdido en aras del desarrollo, pero en este municipio, haciendo honor a su eslogan #MorañaEco conserva algunas muy hermosas. Tienen un aire mágico con  robles centenarios que llevan grabado en sus troncos el paso de los años. Sitios perfectos para pasar un día en familia disfrutando de la naturaleza. 
En algunas de ellas hay zonas para barbacoas, mesas y parques infantiles. 

Carballeira  Campo  Lebón

Caraballeira de Santa Xusta

Una de las más bellas del municipio, la de Santa Justa,  es la más extensa, con una superficie de 25.400 metros cuadrados y más 450 robles,  tiene además un palco de música, una fuente y una bonita iglesia.
Carballeira de Santa Xusta  

Y estas son algunos de los encantos de Moraña... tiene más, aquí hay un enlace que habla de lo que ver.
 Y está a solo 21 kilómetros de la ciudad de Pontevedra... ahí al lado!

Y para concluir, agradecer a   @FestadoCarneiro, #MorañaEco #CarneirooEspeto y a @galiciagastro, por este día tan especial!