martes, 30 de septiembre de 2014

Pan deli neoyorkino "Reto Bake The Wordl"






Buenos días! Empezamos el nuevo curso panarra... hoy es el día de publicación del Reto Bake the world,
En esta ocasión nuestras mentoras nos han llevado a la gran manzana,  y nos proponen hacer uno de los panes más emblemáticos de esa ciudad, donde son muy habituales los sándwiches hechos con este tipo de pan.
Curiosamente hace tiempo que tengo en mis pendientes este pan, pero es la receta del libro de "El aprendiz de Panadero" de Peter Reinhart, que requiere bastante tiempo, cosa de la que yo carezco ultimamente...  así que a la hora de decidirme por alguna de las recetas propuestas, elegí la más rápida, pese a que los ingredientes estaban medidos en tazas... cosa que no me gusta nada! Sin embargo, el resultado ha sido extraordinario, el pan ha quedado exquisito, con una textura y una corteza perfecta para bocatas y el toque de a alcaravea es el contraste ideal... para mi esta receta, ha sido todo un
descubrimiento,  por el poco trabajo, y por lo buenísimo que está!
Mirando fotos de Nueva York, he encontrado estos delantales tan coquetos de Magnolia Bakery, y no me he resistido a ponerlos.
Ingredientes:
525 ml de agua tibia
1 1/2 cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de azúcar
1 1/2 cucharadas de semillas de alcaravea
300 g de harina  integral de centeno gallego
300 g de harina de fuerza de: El Amasadero
180 g de harina de trigo gallego
8 g de sal.
Para la cobertura:
1 cucharadita de maizena
50 ml de agua
Semillas de alcaravea, para esparcir sobre los panes
Para el bocata:
Pan
Tomate
Cebolla dulce
Caballa en escabeche
Pimientos de Padrón
Sal, aceite de oliva virgen y vinagre
Elaboración:
Se puede hacer en un día, pero a mi me resultó más cómodo hacero en dos.
1º día
Disolvemos la levadura y el azúcar  en el agua tibia.
En un recipiente grande se mezclan las harinas, las semillas de alcaravea y la sal, incorporamos  el agua tibia y  con una cuchara mezclamos todos los ingredientes, yo metí las manos y amasé hasta dejar una masa blanda y algo pegajosa, tapé con papel film y dejé en un sitio cálido algo más de  2 horas. guardé en la nevera hasta el día siguiente.
2º día:
Espolvoreamos una superficie de trabajo con harina, se vuelca la masa sobre la misma, y se amasa ligeramente,

dividimos en tres partes iguales, formamos  3 barras, y dejamos  reposar  algo más de 40 minutos.
A los 20 minutos encendemos el horno a 220º, introduciendo en su interior la piedra de hornear o la bandeja en la que vayamos a cocer el pan.
Mientras disolvemos la maizena con una cucharadita de agua, añadimos el resto del agua y calentamos 1 minuto en el microondas.
Un momento antes de meterlos en el horno, pintamos los panes con la  mezcla de maizena y agua, espolvoreamos semillas de alcaravea sobre ellos y con un cuchillo afilado le damos varios cortes.

Colocamos los panes sobre la piedra o bandeja caliente, bajamos el horno a 200 y en 25 minutos tendremos unos ricos panes, con el que un simple bocata 

sabe a gloria... simplemente el pan, unas lonchitas de tomate, unos aritos de cebolla, aliñados con aceite de oliva virgen ,sal y vinagre;  unos filetes de caballa en escabeche y pimientos de padrón..  ¡diiviinooo!







domingo, 28 de septiembre de 2014

Dulce de manzanas y calabacín




Hola  a todos! Hace ya casi una semana que volví de vacaciones, pero entre las cosas que tenía pendientes y que en Santiago de Compostela,  se ha celebrado Compostela Gastronómica, no tuve nada de tiempo, para dedicarle al blog. 

El festival ha estado lleno de eventos de lo más interesante para los aficionados a la gastronomía... yo ya llegue cuando estaba por la mitad, pero aún así he aprovechado, una ponencia de Mario Sandoval sobre la alta cocina, que en algún momento,  más me pareció estar en una charla científica,   que  de un cocinero ... fue fantástico! Nuestra cocina vuela alto!.  En un taller sobre la tapa gallega renovada a cargo de Hector Lopéz, que  resultó de lo más instructivo y de lo más sabroso. 
Las tapas de Hector López
Con Antonio Muiños,  de Algas Portomuiños y  el cocinero Chechu Rey, amplié conocimientos sobre la huerta marina, su "verduras" las algas,  unas grandes desconocidas llenas de propiedades para enriquecer nuestros platos y nuestra salud. Y con Javier Peñas, algo de fotografía gastronómica...  ha sido una semana realmente provechosa!  
Las tapas con algas de Chechu Rey

Y ahora vamos con la receta:
Este año he tenido tantos calabacines que he hecho de todo... muchas recetas saladas, algunas dulces y para ir un poco más allá, me lancé a las mermeladas y  chutneys, el resultado fue tan excelente que decidí probar hacer uno de mis dulces de fruta, pero mezcladas con calabacín... 
1º intento
 El primer intento estaba muy bueno de sabor, pero no me convenció su presentación y además tardó mucho tiempo en hacerse. Lo hice con la thermomix y seguí el mismo proceso que en los dulces anteriores (tenéis las recetas, aquí, aquí y aquí).
1º intento


En el primer caso, trituré  las manzanas el calabacín sin pelar, el limón y el azúcar  la noche anterior.  Cuando al día siguiente  fui hacerlo, estaba muy liquido, así que tras los 30 minutos a temperatura varoma y con cestillo (al que de vez en cuando le retiro el vapor con una servilleta de papel), seguía bastante blando, le di 10 minutos más, pero nada... y en estos casos en que no está en su punto, prefiero dejarlo enfriar y volver de nuevo a empezar el proceso... mi larga experiencia en estos menesteres me ha enseñado que es la mejor formula, Así que al día siguiente volví a repetir el proceso durante 30 minutos, 
El resultado lo veis aquí en las fotos que pone 1º intento, Está más oscuro, ha mermado mucho,  tiene muchos ajugeritos  y se ven unas pintitas oscuras que es de la piel del calabacín... claro que la solución es cortarlos con un cortador bonito y quedan divinos de la muerte... 
Y ahora vamos con la definitiva:
Ingredientes. 
900 g de manzanas,  maduras y mejor si son harinosas
400 g de calabacín, pelado 
2 limones pelados sin pepitas  y sin nada de piel blanca y el zumo  de 1/2  limón
1 cucharada de jengibre rallado
1 cucharadita de canela
600 g de azúcar
Elaboración:Las manzanas se lavan y se trocean con piel,  las rociamos con zumo de limón, pelamos el calabacín y lo troceamos y hacemos lo mismo con los limones, ponemos todo en el vaso de la thermomi y trituramos 30 segundos a velocidad 5-7   incorporamos el azúcar,  el jengibre y la canela y trituramos de nuevo de igual manera, ayudándonos de la espátula. Programamos 30 minutos, velocidad 5, temperatura varoma sin cubilete y tapado con el cestillo,  si este acumula mucho vapor de agua se le retira con una servilleta de papel.
 


Transcurridos  los 30 minutos comprobamos  el punto del dulce,  tiene que estar espesito...En este enlace tenéis fotos del proceso.
Lo volcamos en un cuenco de cristal y dejamos enfriar.
Una vez frío lo ponemos en un taper, lo cubrimos con papel de horno, cerramos, etiquetamos y guardamos en el frigorífico.



domingo, 21 de septiembre de 2014

Aish Baladí, pan de pita egipcio


Buenos días! Hace más de una semana que no aparezco por aquí... Estoy de vacaciones, y  pensaba tener tiempo para hacer  alguna entrada, pero al final no fue posible... A la hora que se publique esta entrada, espero estar haciendo una visita a Badajoz, y  si todo va según lo previsto, dormiré en casa... y ya empezaré a dar los toques finales a mi próximo viaje... que será en breve... y muy lejos!
Y hablando de viajes....?  Que tal si nos vamos de viaje gastronómico!  Hoy es día de publicación del reto Cocinas del Mundo, en esta ocasión la guia es Mar, del blog La cocina de Mar, la expedición es  a un país con una cultura milenaria que a pesar del tiempo transcurrido desde su decadencia, sigue dejando con la boca abierta a todos los que hemos tenido la suerte de pasar por allí...
Su gastronomía es muy rica con claras influencias de dos gastronomías que me encantan, la mediterránea y  la árabe. Una de las cosas que  me entusiasma  de la cocina árabe es su pan,  y el de Egipto no ha siso una excepción, por eso cuando vi el reto,  pensé que era la oportunidad de intentar hacer un pan que comí allí, que me había entusiasmado. Encontré una receta con unas fotos que me parecieron muy parecidas a aquellos... y me lancé... Como la receta venía en tazas, hice cálculos para hacer la mitad... 16 panes me parecían muchos... ¡los hubiéramos comido tranquilamente... rellenos están buenísimos.
Los hice con harina integral, aunque creo que los que tomé allí eran mezcla.
Ingredientes:
1 cucharadita de levadura seca
150 ml agua
250 g de harina integral  y un poco más para trabajar
1 cucharada de a ceite de oliva
1 cucharadita de sal
Preparación:
Hacemos previamente una esponja de la siguiente manera:
Se espolvorea la levadura  en los 150 ml de agua tibia (Yo tengo la costumbre de añadír una pizca de azúcar). Dejar reposar 5 minutos.
Incorporamos 150 g de harina y se remueve durante 1 minuto, tapamos y dejamos levar. Yo la dejé 2 horas.
Espolvoreamos la sal sobre la esponja, añadimos el aceite de oliva y mezclamos bien, ahora vamos agregando la harina poco a poco, cuando todo esté integrado, volcamos sobre una superficie enharinada y amasamos 8-10 minutos, hasta conseguir una masa suave y lisa.
Ponemos la masa en un bol ligeramente aceitado, tapamos, colocamos el bol en un  lugar cálido y dejamos que doble su volumen.
Colocamos la bandeja en el horno y precalentamos este a 220°.
 Volcamos la masa sobre la mesa enharinada, amasamos ligeramente para desgasificar, formamos una bola que dividimos en dos partes, cortamos cada parte en cuatro, con cada una de esas partes hacemos una bola. Como en cada fuente de horno caben cuatro, voleamos primero cuatro, 
pasamos el rodillo por el primero que habíamos formado, dejándolo de 1/2 centímetro de grosor. Repetimos la operación con los demás.
Abrimos el horno  con cuidado de no quemarnos y con el mismo cuidado colocamos los panes en la bandeja, cerramos el horno y enseguida veremos que se inflan como un globo y empiezan a ponerse doraditos. Tardan en cocerse 3-4 minutos.
* Alguno no se inflo  del todo, pero se abrió sin ninguna dificultad.
* Rellenos con un sofrito de verduras de mi huerta, con jamón... están de vicio!
En este enlace tenéis todas las recetas participantes.









martes, 9 de septiembre de 2014

Papilote de Pollo, verduras y mozarella

Hola! es público que me encanta cocinar,  me parece una actividad muy creativa, con un resultado doblemente útil, nos alimenta,  y nos  proporciona muchas satisfacciones...  y de vez en cuando te da unas gratas sorpresas, esto es exactamente lo que me ha ocurrido con este invento... dos trozos de pollo sobrantes, medio calabacín y medio puerro, y lo que había por la nevera dieron como resultado un  plato y una salsa que nos ha encantado y que ya convertimos  en un  plato habitual.
Como la receta va de reciclaje, colaboraré con con mucho gusto,  a incrementar la estupenda colección de recetas de este tipo del Reciclando Sabores de mis amigas Marisa  y  Rosalía, donde queda patente el ingenio de los participantes, en el arte de las segundas oportunidades.
Ingredientes:
2 trozos de pollo que haya sobrado de  algún guiso anterior
½  calabacín
½  puerro
1 cebolla roja
½ pimiento rojo
½  pimiento verde
3 dientes de ajo
1  Chile sin semillas (opcional)
1 tomate
6 hojas de pasta brik
Aceite de oliva virgen
Pimienta 5 bayas
Sal
Salsa:
1 yogur griego 
1 medida de yogur llena de verduras
Sal y pimienta


Elaboración:
Limpiamos,  lavamos  y cortamos las verduras.  
Cubrimos el fondo de una sartén con aceite de oliva virgen y rehogamos las cebollas  y el puerro 5 minutos, añadimos la zanahoria,  los ajos, los pimientos,  y el chile, sofreímos 5 minutos más. Incorporamos el calabacín y el tomate (pelado y cortado en cubos), salpimentamos y mezclamos, dejamos cocer hasta que todo esté hecho a nuestro gusto, en mi caso  al dente. Probamos el punto de sazón, retiramos y reservamos.
Precalentamos el horno a 180º.
Extendemos una hoja de pasta brick, la pintamos con un pincel y un poquito de aceite, cortamos por la mitad otra hoja de pasta, doblamos una mitad y la colocamos en el centro de la hoja anterior, colocamos sobre ella un cucharada de verdura, sobre esta, trozitos de pollo desmenuzado y sobre estos, laminas de mozzarella, cerramos los paquetitos y los pintamos con unas gotitas de aceite.  Los vamos  colocando sobre la bandeja de hornear, cuando estén todos listos, los llevamos al horno caliente y los dejamos hasta que estén doraditos, tardan unos 10 minutos.
Los míos están hechos en el microondas... Es dual y tiene función crisp, tardaron 8 minutos.
Como sobraron verduras, las aproveché para hacer una salsa que acompañara a los papillotes... también se ha hecho una habitual en casa, porque es deliciosa y sana! En esta ocasión la hice con un yogur griego, pero otras veces la hago con uno desnatado  y también está muy rica. Consiste simplemente en triturar las verduras y el yogur y sazonar a gusto, en este caso como las verduras tenían un chile, la salsa ya tenía un punto picante solo fue necesario añadir una pizca de sal.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Helado de moras


He estado toda la semana bastante liada, así que casi no pude visitaros y tampoco publicar ninguna receta; haber si esta semana que viene puedo resarcirme. La última entrada que hice fue un helado y allí os comenté que estaba muy bueno solo, pero que era una excelente base para hacer  otros helado, pues en esta entrada os dejo la prueba de ello. Estamos en tiempo de moras y el pasado domingo mi marido hizo una buena recolecta. las moras me gustan de cualquier forma, pero suelo  tomarlas mucho con yogur, me encanta la combinación.... así que pensé, que si las añadía al helado de yogur y nata podía resultar una mezcla muy interesante... no me equivoqué en absoluto, solo hay un problema, cuando empiezo no soy capaz de parar.


 En mis pocas visitas por la red esta semana me he enterado que Sofía de Mil Ideas Mil Proyectos,  está de aniversario, su maravilloso blog ha cumplido 3 años y para celebrarlo propone, poner un helado en la mesa... así que mejor ocasión para participar imposible. "...Espero que te guste Sofía,  y Feliz cumple blog...."

CONCURSO
        
Ingredientes:
1 helado de nata y yogur
350 g de moras
4 cucharadas de azúcar invertido
1 chorrito de  crema de moras  (optativo)
Elaboración:
Preparamos el helado de nata y yogur de la receta anterior.
Pasamos las moras por un pasa puré con la rejilla fina con el fin de que no pasen  las semillas de las moras.
Mezclamos el puré de moras  con el  helado de nata y yogur, añadimos el azúcar invertido y mezclamos bien, Si todos los ingredientes estaban fríos, podemos hacer el helado;  bien en la heladora siguiendo las instrucciones del fabricante,  o bien lo colocamos en el congelador y lo dejamos durante dos horas, transcurridas estas,  lo sacamos y lo batimos. Repetimos la misma operación tres veces más, dejando transcurrir una hora entre cada batido.
No es un helado demasiado dulce, así que le puse un chorrito de la crema de moras que preparé el año pasado y es muy dulce... ¡me encantó!





















Os deseo a todos una buena semana

lunes, 1 de septiembre de 2014

Helado de nata y yogur


Hola a todos! Ahora que el verano casi se termina, se ha acordado ¡al fin!, de que por aquí solo  había pasado de puntillas, así que nos está deleitando  con unos días de calor que es de agradecer. Yo pese a no hacer mucho calor, hice helados igual, pero si llueve no me apetece poner una receta de helado, así que aprovecho los 32º grados de hoy, para compartir con vosotros uno de mis imprescindibles, es un helado que sirve de base para hacer otros, por eso siempre está presente en  mi selección de temporada.
Por  supuesto,  también  se  toma  solo,  tiene  un  intenso  sabor lácteo,  y  un  sirope   de   fresa  o   de  chocolate  le  queda... de muerte! 





En compañía de otros sabores está también exquisito y pone ese toque blanco tan luminoso en cualquier combinación.
Ingredientes:
3  yogures
1 cucharada de vainilla
1 sobre de azúcar vainillado
2 cucharas de azúcar invertido
300 g de nata montada

Elaboración:
En un bol ponemos los yogures, los azúcares  y  la  vainilla,  con    una  batidora  batimos 3-4   minutos, añadimos la nata  montada,  mezclamos  y  ya  tenemos   lista la preparación  para congelar. Si  tenemos  heladora  seguimos las instrucciones del aparato y si  no  la tenemos, lo  guardamos  en el congelador durante    hora   y   media. Lo  sacamos   y  batimos  con  fuerza, volvemos   a  guardar  de  nuevo  en  el  congelador para que se solidifique del todo.
Cuando vayamos a comerlo, conviene sacarlo del congelador  a la nevera,  media hora antes de consumirlo... a mi personalmente me gusta que esté la bolita algo desecha... aprecio mejor su sabor! 



Feliz semana para todos

viernes, 29 de agosto de 2014

Bizcocho de remolacha cruda



Que tal? Estamos ya en fin de semana... así que hoy propuesta dulce. Una rebanadita de bizcocho con un té o un café, y una buena compañía, no  es mal plan para pasar un rato de charla con la familia y los amigos... ¿o no?  Pero ya sabéis,  hay muchas verduras en mi huerta... y algunas son  un ingrediente realmente interesante para la bollería...
Hasta ahora mi bizcocho favorito era el de calabacín, pero después de probar este, tengo que confesar que le ha salido un duro competidor: Había hecho bizcochos con remolacha cocida, incluso tengo publicados un cupcakes que son un vicio, pero  lo que nunca había utilizado era la  remolacha cruda, el resultado me ha encantado y  me ha divertido... nadie descubre, que es eso rojo que se ve... y lo he testado con un buen grupo de personas.
 Ingredientes:
135 g de harina integral con levadura
95 g de harina normal
1 cucharadita de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela
1 pizca de sal
150 ml de aceite de sabor suave
120 g de azúcar
150 g de remolacha cruda
2 cucharadas de azúcar invertido (si no tenemos, 30 g  más de azúcar)
3 huevos
20 ml de licor de naranja 
50 g de semillas de amapola
50 g de granillo de almendra.
Elaboración:
Precalentamos el horno a 180ºC. Y preparamos un molde, yo he usado uno de silicona, si es de metal se engrasa y enharina .
En un bol mezclamos las harinas, el azúcar, la levadura, el bicarbonato  y la sal.
En otro recipiente mezclamos el  aceite y el azúcar, incorporamos  los huevo sin parar de batir de uno en uno agregamos la remolacha, el licor, las semillas y las almendras. Mezclamos con la harina y batimos ligeramente.
Volcamos en el molde que tenemos preparado y llevamos al horno. 
Es una masa muy húmeda por tanto el tiempo de cocción es bastante prolongado, anda por los 70 minutos, para probar si está cocido se   introducir una brocheta en el bizcocho y cuando salga limpia, está lista.
Para servir se espolvorea con azúcar glas.